Urbanismo

La Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía ha desestimado las alegaciones realizadas por el Ayuntamiento de Marchena a la ampliación del conjunto histórico de nuestra localidad. El alcalde y los constructores mantuvieron ayer una reunión donde el primer edil les informó brevemente de la noticia. Los constructores manifestaron al alcalde que pida una reunión entre Cultura de la Junta y ellos para conocer directamente las causas de la desestimación, de las que el alcalde se ha negado de momento a informar a La Voz de Marchena ante la rueda de prensa que le espera en la mañana de hoy, en la que ofrecerá su valoración a los compañeros de El Mundo y Diario de Sevilla. Cultura ha enviado una nota donde defiende que el delegado provincial de este área de la Junta en Sevilla, Bernardo Bueno, ha recibido en varias ocasiones al alcalde y técnicos municipales "tratando de ajustar todos los intereses, respetando siempre la defensa del Patrimonio como es nuestro cometido".


El estudio realizado para el Consistorio por María del Mar Casillas y el catedrático en Arquitectura de la Universidad de Sevilla Luis Recuenco y a partir del cual se han realizado las alegaciones a la ampliación del casco histórico de Marchena, dictado por la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía a final de año pasado, concluye que la figura de la ampliación del casco histórico no es adecuada cuando se quiere proteger integralmente un territorio o zona, no tiene sentido incluir a todo un pueblo.

El primer edil de nuestra localidad concluyó en el mes de junio que la respuesta de la Junta de Andalucía aún no llegaba (las alegaciones se habían enviado el 24 de abril), debido a que “este enorme estudio muy bien trabajado realizado por el Ayuntamiento les ha pillado de sorpresa y han debido replantearse muchas cuestiones”. Pero como han podido comprobar, el replanteamiento que se debió pensar la Junta según el alcalde, de momento no se ha producido.

Los constructores han optado por conocer de primera mano de parte de la Dirección General de Bienes Culturales los motivos concretos de la desestimación, en los que tampoco se entró a fondo en la reunión de ayer, después de mantener numerosas conversaciones con el alcalde y enviar algunos de ellos alegaciones a titulo particular.

Lo cierto es que esta decisión de desestimación ha hecho que los constructores contemplen futuras protestas ante las puertas de la delegación de Cultura, si bien han insistido en que antes de que esto se produzca, quieren una reunión entre costructores y Junta de Andalucía, que aún no se ha producido, a la vez que están ya cansados de que enfrentamientos políticos hayan derivado en que la situación sea la que sea a día de hoy, es decir, fracaso total de las negociaciones para las que incluso de creó una comisión técnica mixta entre ambas administraciones.

El asunto en cuestión, que provocó una manifestación de cientos de constructores en la pasada primavera, provocó unas manifestaciones del alcalde de nuestra localidad en el mes de junio indicando que la tramitación del expediente para la ampliación del casco histórico “no se ha seguido correctamente, no debería haber prosperado porque no están todos los informes que un expediente de este tipo requiere, urbanístico ni medioambiental, además los plazos han debido caducar, se comenzó en abril de 2003 y se concluyó en septiembre de 2008, cuando hay establecidos 6 meses” para la realización de una ampliación de casco histórico.

Como ya conocen, la ampliación del casco histórico hace que aproximadamente el 80 por ciento de las edificaciones de nuestra localidad se cataloguen como protegidas, ya que incluye, además de San Juan, los barrios de San Miguel y San Sebastián.

El alcalde insistió en su momento en que no se puede considerar ampliación del casco histórico la actuación de la Junta de Andalucía porque “las viviendas de ambos barrios históricamente son de nueva construcción, no tienen más de 50-60 años, no tiene sentido impedir en estas viviendas segregaciones ni parcelaciones”, lo que ha obstaculizado la actividad constructora en el último año en estas zonas según los propios constructores han venido manifestando.Rodríguez Aguilera apostilló que en Marchena “se ha sido tan respetuoso siguiendo una forma de construir adecuada que ha podido llevar a engaño a algunas personas que hayan interpretado que es necesario y merece la pena proteger una zona tan amplia”, a la vez que abogó por la protección de determinados inmuebles o entornos históricos o de las Iglesias de forma aislada y mediante su inclusión en los catálogos oficiales de elementos protegidos.

De todas formas, sorprende la negativa de la Junta de Andalucía a estimar las alegaciones municipales, después de que hace varias semanas el alcalde declarara en internet que había "puntos comunes" tras la última reunión con Bernardo Bueno. Juan Rodríguez Aguilera acusó ya el 2 de marzo a la delegación de "retrasos en las tramitaciones de licencias" por el paso obligatorio de las condiciones de algunas construcciones por la Dirección de Bienes Culturales, ante lo que la Junta envió por entonces un comunicado a los medios de comunicación indicando los pasos dados en todo este proceso, el cual nos ha trasladado en esta ocasión a La Voz de Marchena y que reproducimos íntegramente:

"El pasado 20 de octubre de 2008 se publica en BOJA la incoación del procedimiento que modifica la delimitación del Casco Histórico de Marchena para su ampliación. No obstante, con fecha 24 de septiembre se notifica al Ayuntamiento esta resolución de 8 de septiembre y publicada en BOJA el 20 de octubre".


"No es hasta el 24 de noviembre de 2008 cuando esta Delegación empieza a recibir proyectos  que provienen del Ayuntamiento de Marchena en relación a la ampliación del Casco Histórico.  Desde la Delegación se ha detectado que dichos proyectos ya proceden del Ayuntamiento con una demora de 3 o 4 meses, es decir, desde que el Ayuntamiento recibe estos proyectos hasta que se registran en la Delegación provincial de Cultura suceden algunos meses".


"El tiempo que emplea la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico en informar los proyectos oscila entre los 15 y 30 días. Excepcionalmente algún proyecto ha sido informado en mes y medio puesto que su tramitación ha coincidido con el periodo vacacional de Navidad.  Además, la Delegación recuerda que el pasado 14 de enero se produjo una Comisión de Patrimonio monográfica sobre Marchena, con el fin de de colaborar y acelerar en la medida de lo posible los proyectos del municipio".


"Actualmente han pasado por Comisión de Patrimonio 45 proyectos, de los cuales 25 han sido informados favorablemente, y para otros 20 ha sido requerida documentación complementaria puesto que éstos han llegado a la delegación incompletos".
      

Más allá de los desencuentros técnicos y políticos que se han producido en torno a esta ampliación del casco histórico, constructores y albañiles de Marchena se encuentran muy preocupados por la situación y van a acometer medidas urgentes en los próximos días.