Urbanismo

Los cambios de tubería que se están produciendo en la calle Mariana de Pineda, popularmente conocida como La Mona, fueron el desencadenante de una avería que hizo que el sábado y el domingo saliera agua turbia del grifo en muchos puntos de Marchena después de que hubiera de cortarse el agua el viernes hasta las diez de la noche. La avería ya está solucionada y las nuevas tuberías de PVC que se colocarán en la calle aportarán mayor presión en el suministro del agua a dicha calle.

 


 

En la calle Mariana de Pineda se están cambiando las antiguas tuberías de plomo, muy estrechas, y el alcantarillado de la calle al completo. Las tuberías de esta calle conectan con la red general por la calle Rojas Marcos.


En concreto, el enganche de la tubería de la calle La Mona con la de Rojas Marcos hizo prever para la zona más cercana a estas calles una parada del servicio durante varias horas, que se extendió a toda Marchena con posterioridad al no cerrar bien el cierre hermético de una válvula en calle Boteros, por lo que se tuvo que cortar el suministro desde el depósito central para todo el pueblo, restableciéndose por completo a las diez de la noche una vez solucionada la avería, según nos informó el concejal de Medio Ambiente, Manuel Ponce, tras consultar con los técnicos de Aquagest Sur.

 


Ello provocó que en el restablecimiento quedara suelta alguna arenilla como consecuencia de la avería que se produjo y por ello la turbidez del agua en distintos puntos de Marchena como las cercanías de la Avenida de la Constitución, barriada de San Juan o algunos lugares de San Sebastián, según nos han comunicado varios vecinos.


Las nuevas tuberías de PVC, de mayor envergadura, harán que la presión con la que salga el agua sea mayor en la calle La Mona, donde los trabajos que están haciendo levantar toda la calle al estar las tuberías anteriores muy viejas, continuarán durante varias semanas una vez restablecido el problema surgido.

A partir del domingo al mediodía, el agua comenzó a salir con normalidad del grifo sin la turbidez del día anterior y la mañana de ese mismo día.