Urbanismo

El equipo de Gobierno acusó al anterior Gobierno socialista de haber perdonado a la Junta de Andalucía aproximadamente un millón de euros en contribuciones, hecho sobre el que el alcalde dijo que "detrás de todo esto hay favores políticos", por lo que aprobó solicitar una compensación de deuda recíproca y el fraccionamiento de la deuda con la administración autonómica. En un enfrentamiento dialéctico, el concejal del PP Antonio Calle, manifestó a Zambrano que "mucha gente que esté escuchando la televisión tendrá ganas de venir y decirle cuatro cosas bien dichas", mientras que el concejal socialista Sánchez Metro pidió al alcalde que reprima términos como "golfería" pronunciados por el portavoz popular, "ya que sólo nos advierte a nosotros".

 


 

El fraccionamiento de la deuda con la Junta de Andalucía y la compensación de la deuda recíproca que solicita el Ayuntamiento de Marchena que arroja unos 60.000 euros a pagar por el Ayuntamiento contó con el voto favorable de IU por "poder disponer de más dinero para otras cosas" y también con el del Grupo Socialista.

Sin embargo, al final de un caliente debate, el concejal del Grupo Popular, Antonio Calle, al que el portavoz socialista Juan Antonio Zambrano le llamó la atención para que le permitiera hablar, respondió a éste que no le estaba interrumpiendo, ante lo que Zambrano dijo "encima, mentiroso".

Después de toda la intervención respecto al asunto por parte de todos los portavoces, no exenta de términos no menores que el referido, el concejal del Grupo Popular, como ya hiciera con el portavoz de IU cuando sacó a relucir su compensación de impuestos, exigió disculpas al portavoz socialista, que se las negó mientras su compañero Antonio Luis Sánchez Metro manifestaba " y ustedes no habeis insultado nunca..hombre, usted ha hablado y yo he sido testigo de ello", ante lo que Calle respondía que hablaba sobre "líneas políticas" con su compañero mientras Zambrano hablaba y Sánchez Metro expresaba que "decir golfería no es insultar ¿no?", en referencia al sustantivo utilizado por Vega para mencionar el hecho de que Zambrano alegue y en consecuencia "obstruya" la aplicación de la nueva tasa del agua.

Sánchez Metro, dolido por la actuación del alcalde de reproche a Zambrano por no disculparse del "insulto", manifestó insistentemente al alcalde que "mire para los dos lados, no sólo para éste" cuando se produzcan expresiones altisonantes en el Pleno, mientras el concejal Antonio Calle solicitaba disculpas hacia su persona reprochando a Zambrano que "se dedique usted a lanzar tiros al aire, no vuelva a decir usted que yo no tengo vergüenza, usted es un acusador negligente y compulsivo".

Mientras tanto, el alcalde trataba de explicar que "golfería", expresión utilizada por Vega, "no es un insulto" en el sentido de que no había dicho golfo. Respecto a esta cuestión, el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua recoge que "golfería es la acción propia de un golfo", y que golfo se denomina aparte de a la porción de mar que se interna en tierra entre dos cabos, a "la persona que lleva una vida desordenada y desprecia las normas sociales" o en una segunda acepción "a una persona de comportamiento sexual deshonesto", por lo tanto entendiéndose el desorden y deshonestidad implícitos en el calificativo de golfería, según recoge el diccionario RAE.

En el punto en cuestión, Jorge Vega, portavoz del Grupo Popular, comenzó su ya habitual discurso de que la oposición se había convertido en el ballet nacional de Marchena pasando de puntillas por el asunto, criticando que no les merezca "una valoración política ni moral" cuando " a todos los marcheneros cuando no pagan la contribución se les manda por vía ejecutiva, menos la Junta, a la que no se le reclama, y deja de preinscribir automáticamente".

"En la relación de deudores nos hemos tenido que ir a un epígrafe global de contribuciones pendientes de cobro, porque el OPAEF ha seguido las instrucciones que tenía desde tiempos inmemoriales", añadió Vega, "¿a quién beneficia que dejen de venir 50-60.000 euros anuales al Ayuntamiento de Marchena? Usted fue delegado de Hacienda, señor Zambrano, ¿le sobraba el dinero? Esto no tiene otra explicación que ustedes quisieran llevarse bien con sus jefes para conseguir carreras políticas, gerente de Turismo de la Provincia, Gerente del Agua, el otro coordinador de Fibes, grandes sueldos sin ejercer sus funciones, salvo usted que sí las ejerció".

El portavoz del Grupo Popular Jorge Vega, recordó otras cantidades no empleadas como las de la piscina cubierta, hechos que "resuelven ustedes con un pase de rigodón, de mazurca, de vals.., qué más le gusta bailar, con su vestidito de tul (tejido transparente de seda, algodón o hilo que forma una pequeña malla), pero pasan de puntillas sobre estos asuntos y van predicando que son los defensores del bien público. Hay que tener criterios morales, y si no pierde legitimidad moral para hacer cualquier otro tipo de juicios,¿cómo nos podemos fiar de usted?", dijo a Zambrano.

Juan Rodríguez Aguilera, alcalde de Marchena, utilizó la expresión 'era de Zambrano' para decirle al portavoz socialista que "lleva 20 años ahí sentado en lo que esto ha funcionado con conchaveos, como un cortijo particular, no me cobres esto, te coloco aquí..." para manifestar "¿en base a qué tenemos que perdonarle el IBI a la Junta de Andalucía? Y de esto no he visto ningún reproche de usted, señor Rey, cuando en los últimos cuatro años se nos deben 227.000 euros y porque se puede reclamar nada más que desde 2006 en adelante...y encima nos reclaman unas casas que se habían reformado en la Plaza Arriba en el año 83, 27 años después, eso es de juzgado de guardia", concluyó, añadiendo que "detrás de todo esto hay favores políticos, los que han estado aquí sentados han hecho carrera política para dar el salto para arriba".

Francisco Rey, portavoz de IU, respondió a Vega que el traje de tul es "un atuendo más decoroso que el de la bola de plástico rojo delante de la nariz", señalando que las administraciones son deudoras por una parte y acreedoras por otra, añadiendo que la gente "se harta de insinuaciones", dijo respecto a lo anteriormente referido por los portavoces de Gobierno.

Juan Antonio Zambrano, que llamó la atención a Antonio Calle para que le dejara empezar a hablar, señaló al concejal popular que en efecto le permitiera continuar hablando: "Está usted ofuscado, nervioso", para proseguir que la comunidad autónoma no cobra el IBI en asuntos como infraestructuras educativas, férreas, servicios públicos de comunicaciones...y que en el caso actual "no hay un contribuyente, sino 320 fundamentalmente de las barriadas de Ciudad Jardín y La Alameda, por lo que si alguien se ha beneficiado en algún caso hubieran sido los vecinos".

Respecto a las acusaciones de favores políticos, Zambrano invitó nuevamente a los miembros del equipo de Gobierno a acudir a los Juzgados "si tenéis la más mínima sospecha", concluyendo que el actual equipo de Gobierno se centra en "hacer oposición de la oposición".

Jorge Vega, portavoz popular, llamó "profesional de la mentira" a Zambrano nada más iniciar su turno de intervención, ya que "lo que hay son 322 fincas, hay un único contribuyente que es la Junta de Andalucía, es increíble su nivel de cinismo".

El portavoz del Grupo Popular acusó a Zambrano de crear "agravio comparativo entre vecinos", ya que "¿los vecinos de San Miguel, de San Sebastián, de Madre de Dios, no tienen derecho a que se les bonifique".

Por último, dijo que "la Junta está abusando de la buena voluntad de los vecinos, a los que les está pretendiendo vender sus actuales viviendas y luego no se molestan ni en entregarle las escrituras, ese es el PSOE de Andalucía y el de Marchena", para a continuación centrarse en Francisco Rey, a quien manifestó que "algunos hacemos de payaso, pero él solo es capaz de montar un circo y ocupar todos los papeles, el de papagallo, el de presentador, el de trapecista, y por supuesto, una generosísima aportación de ballet clásico".

Finalmente, dijo que lo sucedido con las contribuciones "responde a la voluntad política de intercambiarse favores y a una falta de diligencia enorme" por parte del Gobierno anterior del PSOE, además de "engañar al pueblo" e "hipotecar el futuro".

El alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera, volvió a reprochar a Rey que no manifestara en términos duros contra lo sucedido "porque cuando hay un concejal que cobra por trabajar, usted dice que si se lo lleva calentito", añadiendo "usted cállese, que no tiene uso de la palabra", dirigiéndose a Rey, mientras que de Zambrano manifestó: "Usted favorece a la Junta porque espera algo a cambio, lo tengo clarísimo".

Posteriormente llegó el episodio referido al principio con las peticiones de disculpas hacia su persona por parte del concejal popular Antonio Calle.

Cesiones de edificios

En un punto tratado a continuación, el equipo de Gobierno solicitó nuevamente la cesión del edificio del antiguo ambulatorio de calle San Sebastián, quejándose de la dilatación en el tiempo de notificaciones y cambios de propietario, mientras que el PSOE señaló a través de su portavoz Juan Antonio Zambrano que "se podría haber pedido a la Seguridad Social hace tiempo como ya le dijimos" y no a la delegación de Salud de la Junta de Andalucía.

El alcalde señaló que esta situación se produce también con el "boicot del PSOE" a ceder el centro de Menores al Ayuntamiento, ante lo que Zambrano dijo que "al igual que otros edificios en los que se realizan ciclos formativos y son de la Junta en este ocurre lo mismo", mientras que Vega señaló que "fui con el alcalde a la dirección general de Patrimonio, pero lo tenían cedido indefinidamente".

El debate se cerró con acusaciones mutuas de "chaquetero", de Vega  a Rey por "aspirar a ser apéndice del PSOE", comparando su actuación con la de Rosa Aguilar, ex alcaldesa de Córdoba por IU y ahora ministra socialista de Cultura, mientras que el portavoz de la coalición de izquierdas le recordó un amistoso encuentro casual que mantuvo con Julio Anguita, ex líder nacional de IU, al que Vega reconoció votar, lo que el portavoz popular defendió manifestando que lo hizo como ciudadano libre sin estar afiliado a ninguna sigla política.