Urbanismo

vertedero 2

 

El concejal de Servicios Municipales, Manuel Suárez, ha informado de que el Ayuntamiento de Marchena está estudiando colocar puntos de recogida de basura más dispersos por la zona del Monje, donde recientemente eliminó varios contenedores de basura en los que se depositaban residuos de toda la zona de forma descontrolada e incívica. Tal es el incivismo, como algunos vecinos nos han puesto en conocimiento, que incluso con los contenedores retirados, hay personas que depositan grandes cantidades de basura en el lugar una vez que hace algo más de dos semanas se retiraron los contenedores. La colocación de contenedores más dispersos por distintos puntos de los caminos de la zona de casas de campo y chalets se realiza para evitar concentraciones de basura de estas magnitudes, que hicieron que la administración superior medioambiental advirtiera al Ayuntamiento para, como finalmente hizo, retirar los contenedores de una zona en la que se está generando una especie de vertedero sin control. Manuel Suárez nos explica cómo sigue el curso de los acontecimientos en torno a esta cuestión.

 


 

 manuel suarez ok

 

En primer lugar, el concejal recuerda que la administración municipal, en este caso los Ayuntamientos, no tienen la obligación de colocar contenedores fuera del casco urbano del municipio, y que, el mantenimiento de la tasa de basura responde a que la generación de residuos de esos chalets existe, y la obligación de sus inquilinos es depositarlos en los contenedores más cercanos que tengan, ya sea en los del Monje como hasta hace unas semanas, en algunos cercanos que siguen estando en las proximidades de la venta del Río o en los que se encuentren en el término urbano de Marchena.

 

No obstante, el equipo de Gobierno municipal, apostó por situar los contenedores de basura en la zona del Monje para dar respuesta a la demanda vecinal, concretamente en una de las entradas. Desgraciadamente, el incivismo se ha apoderado de una parte de las personas que, una vez que ven llenos los contenedores no acuden a otros o que directamente de manera descuidada depositan escombros en torno a los mismos.

 

vertedero 1

 

Ante esta situación, y sumado a la advertencia de Medio Ambiente de que se está generando un vertedero en la zona, que el Ayuntamiento siguiera manteniendo estos contenedores habría sido considerado por la administración superior un delito medioambiental, de modo que la propia situación en sí y los escritos de la administración medioambiental, precipitaron la retirada de los contenedores.

 

A pesar de ello, y como nos muestran imágenes cedidas por vecinos, la costumbre de arrojar todo tipo de enseres y escombros a la misma zona donde estaban los contenedores, pero donde a día de hoy ya no están, persiste en algunos individuos. Como la cantidad acumulada de basura es inviable de recoger con los camiones de recogida de basuras, el Área de Servicios Municipales ha emprendido una limpieza a fondo de la zona.

 

Además, la Policía Local de Marchena ha realizado varios apostaderos, lo que unido a la colocación de cámaras, ha dado lugar a inicio de procedimientos sancionadores a algunos vecinos que indiscriminadamente depositaban allí sus escombros, en este caso siendo los sancionados vecinos de La Puebla de Cazalla.

 

Como recalcamos al principio de la información, el concejal Manuel Suárez nos explica que se estudia colocar contenedores más dispersos en varios enclaves de la zona, más repartidos, y satisfacer así la necesidad de los vecinos que han demostrado un comportamiento cívico, tratando de esta manera, a su vez, de evitar concentraciones de basura como las que lamentablemente se han dado en el punto anterior donde estaban varios contenedores juntos.

 

Para ello, se están efectuando pruebas de recorrido de los vehículos de la limpieza y se está estudiando cómo encajar los tiempos del servicio de la recogida de basuras para que esta zona sea cubierta.

 

Por último, el concejal informa de que,  al igual que varios radares móviles para controlar velocidades excesivas de los vehículos se están colocando en el núcleo urbano de Marchena con afán disuasorio en sintonía con campañas de la DGT, se colocará uno en la zona de los caminos, también cercano al Monje, una vez informado de que, con más frecuencia de la debida, se cometen imprudencias en cuanto a la velocidad alcanzada por los vehículos en esta zona rural.