PC Asesores


Urbanismo

fotovoltaica plano copia


El Taller Verde-Ecologistas en Acción de Marchena ha alegado ante el Ayuntamiento de Marchena y la Junta de Andalucía que la planta producirá efectos perniciosos sobre aves protegidas y distintos elementos de biodiversidad, así como en la agricultura de la zona. La extensión de la planta, que se ubicará en término municipal de Marchena a 2,5 kilómetros al este del núcleo urbano, será de 1.729 hectáreas, una superficie de casi el doble que otras megaplantas como las de Usagre (Badajoz) y Mula (Murcia). "Energías renovables sí, pero no así", reivindica el Taller Verde, que advierte de la "transformación radical" del paisaje que supondría la construcción de esta planta que contará con un vallado perimetral de 2,10 metros de altura con dos hileras de alambre espino que ocupará más de 80 kilómetros de perímetro y una longitud de unos diez kilómetros desde las cercanías de Marchena hasta el Cordel de Jarda, además de una línea de evacuación de la energía de 50 kilómetros, que llegará hasta Alcalá de Guadaira cruzando parte de los términos municipales de Paradas y Carmona.


 

antonio merida


Hemos mantenido un encuentro con Antonio Mérida, portavoz del Taller Verde, que ha expresado su más absoluto rechazo, en nombre de la asociación ecologista, a este proyecto: “La transición energética que produce el abandono de la energía producida por fuentes fósiles como carbón, petróleo y gas y el paso a las energías renovable es el sueño de cualquier ecologista y la sociedad en general apuesta por ello a fin de contaminar menos, pero no estamos de acuerdo con el modelo y con este megaproyecto en el que participarán fondos de inversión, que tiene como objetivo únicamente hacer negocio con la energía solar y venderla fuera de nuestra provincia e incluso de nuestra comunidad”, frente a lo que el Taller Verde apuesta por una producción local, propia, comunidades de cooperativas, para que “nuestra riqueza en sol se quede en la gente del pueblo y no se entregue a especuladores que hacen negocio con los recursos naturales. Energías renovables sí, pero así no”, recalca Mérida.


“Se vuelven a reproducir las lógicas de expolio como hace 60 años se hizo con nuestras costas y playas el desarrollismo turístico. Además, una vez más, este modelo beneficia a los grandes inversores y especuladores nacionales y extranjeros en detrimento de la eficiencia energética y del acceso a las energías limpias por parte de la ciudadanía”, incide el Taller Verde en las alegaciones presentadas.


“Las dos plantas solares más grandes de Europa”, que se encuentran en nuestro país como indicamos anteriormente, tienen unos 500 megawatios pico de producción (Mwp), mientras que la de Marchena, apunta Mérida, tendrá 680,21.


La planta contará con 1729,09 hectáreas, que casi duplica a las ahora más extensas, de manera que las consecuencias ambientales “serán terribles”, señala el portavoz del Taller Verde recordando el vallado de espino y el paisaje de cables, drenaje y hormigón que va a quedar en esta zona de término municipal de Marchena que discurre apenas pasados 2 kilómetro del casco urbano hasta el límite con el Cordel de Jarda, atravesando el arroyo del Salado y el pasillo ribereño del Corbones, de ahí que el impacto medioambiental sea “directo” en la naturaleza. Nada más y nada menos que diez kilómetros de instalación de placas solares continuos, y que para que se hagan una idea visual, quedarán a uno y otro lado de la carretera SE-7202 que une nuestro pueblo con La Lantejuela. Además, la línea eléctrica de alta tensión para la evacuación de la energía, de 50 kilómetros, llegará a la SET Don Rodrigo de Alcalá de Guadaira.

 

linea evacuacion


La ubicación condiciona el desarrollo de la vida de las numerosas especies que hay en la zona y se encuentra próxima a una ZEPA (Zona Especial de Protección de Aves) de avutardas.


La ocupación de los terrenos, a cambio de indemnizaciones a propietarios agrícolas ya acordadas y que superan los rendimientos agrícolas promedios, se produce en una zona donde existen 300 hectáreas de olivar y entre 1.300 y 1.400 de cultivos de secano. Algunas de esas indemnizaciones está siendo de 1.600 euros por hectárea y año.


“Es evidente que esta instalación va a provocar una radical transformación de nuestro paisaje. Todo este enorme espacio va a quedar totalmente desnaturalizado haciéndolo inviable para el turismo, para actividades deportivas o recreativas, para la fauna y flora que en la zona se desarrollan o simplemente, para su disfrute. A ello hay que añadir la fragmentación del territorio, dado que estas instalaciones se encuentran valladas. La construcción de un proyecto como el solicitado, y teniendo en cuenta la acumulación con los numerosos que todavía están en fase de tramitación, supondrán una alteración gravísima e irreversible del paisaje y, sobre todo, de la continuidad de los ecosistemas naturales y sus aprovechamientos agrícolas”, expone el Taller Verde en sus alegaciones.


Antonio Mérida incide en que las consecuencias de esta transformación “no sólo se extenderán durante los 25 o 30 años de duración de la concesión, sino en el futuro mucho más a largo plazo del territorio, como estamos hartos de comprobar cuando se abandona un proyecto y solo quedan a largo plazo restos de las instalaciones”.


Respecto a las alteraciones en la economía de la zona, las actividades asociadas a la agricultura, como mano de obra, mercado del abono o maquinaria, se verían afectadas, y se produciría un descenso del empleo por cuanto “estas instalaciones fotovoltaicas solo necesitan un reducido grupo de trabajadores para labores de mantenimiento y seguridad”.
La alternativa del Taller Verde a este modelo pasa por la concentración de la energía en comunidades de pequeños propietarios y porque las administraciones públicas abran líneas de subvención a este modelo que fomente el autoconsumo, así como que implanten la energía solar en edificios públicos.

 

Llamamiento al Ayuntamiento de Marchena para que se posicione


El Taller Verde ha solicitado a la Consejería de Transición Energética de la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Marchena que “sea rechazada cualquier autorización, licencia o permiso que permita la ejecución de la planta solar fotovoltaica”.


La alcaldesa de Marchena ha respondido acerca de este proyecto, que ocuparía un 5 por ciento del término municipal, que el Ayuntamiento no es el organismo competente en la materia.


Aun siendo así, pues la competencia corresponde a administraciones superiores como el Ministerio de Transición Ecológica, el Taller Verde entiende que “el Ayuntamiento de Marchena tendrá que expresar cuanto antes su postura ante la avalancha de propuestas e iniciativas de este tipo que, por las características ideales de nuestro territorio (terrenos sin demasiada elevación y muchas horas de incidencia de luz solar), se pueden producir, y hacer saber qué modelo de desarrollo de energías renovables quiere en nuestro pueblo y así establecer las estrategias necesarias para evitar aquello que no nos gusta y potenciar lo que nos parece bien”.

 

RESUMEN DE DECLARACIONES EN VÍDEO


La empresa impulsora se siente apoyada por las líneas gubernamentales de promoción de la energía solar


El estudio de impacto ambiental encargado por la empresa impulsora de la planta fotovoltaica incide en que la energía solar es “sostenible a largo plazo”, reduce los efectos contaminantes de la energía producida por combustibles fósiles y que el proyecto se ajusta a objetivos como la reducción de gases de efecto invernadero, la utilización de recursos renovales o reducir la dependencia energética exterior de las referidas fuentes fósiles, entre otros, además de adaptarse a los acuerdos políticos nacionales e internacionales para impulsar las renovables, adaptándose a objetivos del Estado como “optimizar la participación de las energías renovables en la cesta de generación energética y, en particular, en la eléctrica”. De hecho, se prevé que el nivel de penetración de las energías renovables en el sector de la generación de energía eléctrica sea del 74 por ciento en 2030 frente al 38-40 por ciento actual.


Asimismo, señala que para proteger a la fauna se abrirán algunos huecos entre vallas cada 150 metros para que puedan pasar pequeños animales o salvapájaros, entre otras.
Respecto a las normas urbanísticas subsidiarias municipales del Ayuntamiento de Marchena, el informe de impacto señala que la empresa deberá solicitar que el Ayuntamiento aclare qué criterios prevalecerán, pues “de forma general, el art. 91 de las Normas Subsidiarias (NNSS) de Marchena recoge que, con carácter de excepcionalidad, se permitirán edificaciones e instalaciones de utilidad pública como la que nos ocupa, en aplicación de la Ley del Suelo, que hayan de emplazarse en el medio rural. Asimismo, el art. 102 especifica que en el SNU de especial protección por el planeamiento urbanístico: Espacio Natural (N), se prohíben aquellas actuaciones que impliquen la transformación del espacio forestal, no obstante, se trata de espacios agrícolas a excepción de los cursos de agua y las zonas de dehesa comentadas, por lo que, a priori, no resultaría ninguna incompatibilidad sobre esta clasificación del suelo en las parcelas seleccionadas. Sin embargo, el mismo art. 102 especifica que serán compatibles o prohibidos los usos contemplados en el PEPMF (Plan Especial de Protección del Medio Físico); en este sentido, al Complejo Ribereño de Interés Especial denominado “Ribera del Corbones” (RA-6) le son de aplicación las Normas Particulares 35, 40 y 41 del PEPMF que podrían suponer una limitación a las instalaciones industriales y a las actuaciones de carácter infraestructural, por lo que será necesario contar con informe municipal que aclare esta posible incompatibilidad en las parcelas al este sobre SNU de Especial Protección por legislación específica”.

 

Naturaleza del lugar

 

El Taller Verde recalca que algunas de las especies que pueblan el terreno del proyecto la planta fotovoltaica en un muy bien conservado bosque de galería donde destaca como especie dominante el Taraje (Tamarix africana), junto con fresnos (Fraxinus angustifolia) álamos (Populus alba), zarzas (Robus sp), rosales silvestre (Rosa canina), adelfas (Nerium oliander), además de una extensa flora herbácea, entre los que destaca el perifollo (Anthriscus cerefolium), aros (Arum maculatum), nuezas (Bryonia cretica),…


El número de especies de fauna inventariadas y presentes asciende a 151 especies de vertebrados terrestres. Se trata de una cifra elevada que sin duda pone de relieve la importancia faunística de la zona de estudio: 2 anfibios, 9 reptiles, 19 mamíferos y 121 aves. Por otra parte, estas especies de aves se clasifican como “En Peligro de Extinción” según el Libro Rojo de las Aves de España (águila imperial ibérica, águila perdicera y milano real), y 10 de ellas se clasifican como “Vulnerables” (buitre negro, cernícalo primilla, aguilucho cenizo, avutarda común, sisón común, ganga ortega, pagaza piconegra, carraca europea, canastera común y terrera común). Igualmente, queda patente la importancia de esta área como hábitat para especies clasificadas como En Peligro de Extinción o Vulnerable según el Libro Rojo de las Aves de España.


Muchas de las especies de aves aquí nombradas utilizan éste área como lugar de alimentación o descanso durante su paso migratorio post y pre-nupcial, o en sus desplazamientos no migratorios fuera del periodo reproductor. Se debe hacer mención especial a la importancia de esta área como zona de alimentación del cernícalo primilla, especie excepcionalmente numerosa en el término municipal, cuya colonia está sometida a seguimiento por parte de la administración, y tramitándose para ser catalogado sus lugares de cría dentro de la localidad de Marchena como ZEPA Urbana. El área de estudio, en casi su totalidad, donde estaría ubicada la PSFV, es de suma importancia para la reproducción del sapo corredor.


La zona elegida está ubicadas muy próxima a la figura de protección englobada en la Red Natura 2000, ZEPA Campiñas de Sevilla quedando ubicada en el cinturón periférico a una zona de vital importancia para las aves.


Otra figura de protección de la Red Natura 2000 que se verá totalmente afectada es la ZEC Río Corbones, un corredor de vital importancia para especies como la nutria paleártica (Lutra lutra), gineta (Genetta genetta), meloncillo (Herpestes ichneumon), tejón (Meles meles), martín pescador (Alcedo atthis), ardéidas como la garza real (Ardea cinerea) e imperial (Ardea purpurea) o martinete (Nycticorax nycticorax), infinidad de pequeños paseriformes de bosques de ribera, etc.


Coincidente en un alto porcentaje del área de estudio se encuentran dos figuras de protección: el IBA “Llanura cerealista de Écija-Osuna” y la ZIAE “Campiñas de Osuna-Écija”.


“Estamos asistiendo, así, a una destrucción del campo, de la Naturaleza, de producción y empleo agrario y del bienestar de los lugareños sin voz a marchas forzadas utilizando para ello el propagandístico eufemismo de la energía ‘verde’ y la ‘sostenibilidad’. No podemos permitir que se esté produciendo un expolio de tierras agrícolas a favor de las empresas eléctricas, una nueva desamortización agraria, cuyas nefastas consecuencias pagaremos todos, antes o después, no sólo en el recibo de la luz (que incorporará los altos precios pagados hoy a los propietarios de tierra rural), sino también en pérdida de paisaje, biodiversidad, producción de alimentos, empleo agrario directo e indirecto, avifauna y deterioro del medio ambiente, incluso calentamiento de las zonas ahora ya reconvertidas en industriales, paradójicamente en nombre de la lucha contra el cambio climático”, concluye el Taller Verde en sus alegaciones.