Sociedad

La mediadora intercultural del Área de Inmigración del Ayuntamiento de Marchena, la venezolana Jacqueline, expuso ayer en la sala Carrera semblanzas de mujeres que han dado pasos importantes en la historia; desde Pratibha Patil, primera presidenta india, a la pintora mexicana Frida Kahlo, la actriz japonesa Rinko Kikuchi o la conocida como 'mujer árbol', la keniata Wanjari Maathai, premio Nobel de la Paz, así como la escritora marroquí Fátima Mernissi, la empresaria venezolana Carolina Herrera o la bailaora Lola Flores. Una inmigrante lituana también relató sus vivencias.


Ante la presencia fiel de las mujeres marcheneras y antes del viaje rumbo a Granada con el que se cerrarán esta semana las actividades relacionadas con el día de la Mujer, se desarrolló una conferencia de exposición de la situación de las mujeres a nivel mundial y de ejemplos de todos los ámbitos y épocas para mostrar que las mujeres son capaces de desenvolverse con capacidad y éxito en todos ellos.

En primer lugar tomó la palabra una mujer lituana que lleva cinco meses viviendo en Marchena, la lituana Vitalija expuso como su país natal ha estado ocupado por Alemania durante las Guerras Mundiales y la URSS hasta1991, a lo que se ha sumado que no ha sabido desarrollar una economía fueryte propia desde su independencia y la actual crisis económica que ha coincidido con una oporunidad de futuro como la entrada en la UE en 2004.

Durante la exposición fue lo más chocante observar el contraste entre las muchas mujeres que en Lituania tienen titulaciones universitarias y trabajan, por ejemplo, de profesoras o directoras de empresas, que por primera vez hay una presidenta, Grybauskaite, y el salario bajo con el que cuentan y que hace que tengan que compaginar su actividad con las labores domésticas y ocios como el cine y el teatro sean caros para una mujer con un buen trabajo; por lo que en general, la población se ha visto obligada a emigrar. Después de ello, sí incidió en que en Lituania el día de la Mujer, por tradición soviética, es especial con regalos de flores, chocolate o pequeños detalles de hombres a mujeres, o de los alumnos a sus profesoras, y en alguna anécdota como la adopción de distintas terminaciones del apellido paterno en mujer e hijas, en estas últimas cambiantes si están casadas o solteras.

Posteriormente, la mediadora en Inmigración, Jacqueline, expuso casos de mujeres destacadas a lo largo de la historia como la primera presidenta india en un país con grandes dificultades para mujeres que viven al borde del tercermundismo y donde ha demostrado tener liderazgo y ganar las últimas elecciones con claridad. Contrapuso en un curioso ejemplo como "la habilidad, capacidad o autoridad" de Patrihba Patil estuvieron en repercusión mediática por debajo de "la esbeltez y belleza" de la mujer del presidente francés Sarkozy, Carla Bruni.

Estas exposiciones fueron intercaladas con la presentación de trajes típicos de cada país de la mujer en cuestión, llegándose a un segundo canso desgarrador para insistir en la superación de los contratiempos físicos y de discapacidad, el de la mexicana pintora Frida Kahlo, que sufrió una poliomelitis que la dejó en los huesos y un accidente de coche espeluznante que desembocó en 32 operaciones de costillas, cadera, tobillos, hasta que le dio por pintar con los pies cogiendo el pincel con el apoyo de su marido, uno de los muralistas más importantes de México, Diego Ribera y llegó al punto de acudir a una famosa exposición de sus cuadros sentada en la camilla donde estaba enferma. Frida Kahlo dividió su corazón siempre entre México y Francia, donde vivió durante muchos años.

Caso ejemplar también el de Wangari Mathaai, premio Nobel de la Paz, después de reforestar con la participación de mujeres de las zonas rurales de Kenya este país a través de 30 millones de árboles, impactada por la desaparición de los bosques en favor de plantaciones cafetales y la pobreza que generó la escasez de recursos en la población, una vez que volvió de estudiar Biología en EEUU, algo que consiguió con el apoyo de su madre, que pronto vio en ella un talento.

Encabezando el famoso movimiento Cinturón Verde, de apoyo a la mujer y a la defensa del medio ambiente, sufrió amenazas y varias detenciones, quedando para la memoria su reflexión de que cada árbol plantado es un pensamiento que perdura.

No sólo se habló de mujeres experimentadas o que ya no están. Un caso de mujer que ha roto moldes en su tiempo es el de la joven japonesa Rinko Kikuchi, que en el Japón de moral estricta e introvertida, ha interpretado papeles de desnudo en el cine en películas como Memorias de una Geisha, abriendo las puertas a una mayor participación de las mujeres en el cine.

Lo propio en el mundo empresarial hizo Carolina Herrera, venezolana y diseñadora de prestigio internacional, que ha diversificado su importante negocio en joyas, perfumes, calzados y accesorios o la marroquí Fátima Mernissi, criada en el entorno de un harén y que ha ido más allá realizando estudios coránicos que determinan que Mahoma era feminista y que el machismo imperante en los países islámicos "son fruto de algunos hombres y no de Mahoma", por lo que su papel de reivindicación y enfrentamiento al poder político y religioso ha sido importante, al punto de que algunos de sus libros han sido prohibidos en Marruecos.

Papel especial para cerrar para la mujer saharaui, para el colectivo de mujeres que incluso luchan participando en la vida diaria como agricultoras o formando asociaciones en los campamentos del desierto y que, como el resto de la población en este caso, se ve apartada y desabastecida, para Celia Cruz por su carisma y alegría a pesar de que nunca pudo volver a Cuba ni siquiera para enterrar a sus padres, de hecho fue la primera persona no norteamericana en gozar de un funeral de Estado en el país vecino. Jacqueline bailó incluso unos pasos con traje caribeño al son de Esta vida es un Carnaval, famosa canción de la cubana.

Aprovechó este caso y el de otras mujeres latinoamericanas para condenar "el machismo lamentable" que existe en la América Latina en la mayoría de los países, y para amenizar puso unas imágenes paradisiacas de una playita caribeña.

Para concluir, nos quedamos en casa con el camino que se abrió en el arte en una época difícil Lola Flores y que trasladado a la actualidad podría ser el ejemplo de "sacrificio y constancia" de Penélope Cruz, que "ha tenido paciencia en lograr lo que quería desde chiquitita", siendo actriz respetada en Hollywood.

Después de los casos en los que se vio otra vertiente importante como la universalidad de estas grandes mujeres que cada una de ellas ha recorrido varios países del mundo, concluyó una frase de Virginia Wolff: "Como mujer no tengo patria, como mujer no quiero patria, como mujer, mi patria es el mundo entero".