Sociedad

El Certamen de Villancicos de Marchena se celebró en la noche de ayer en el templo de Santo Domingo, completamente lleno para presenciar los coros de La Fragua, La Piedad, El Camino, Agrupación El Rocío, Juventud 2000, La Muralla, Santa Isabel y San Miguel, desde los estilos más flamencos a los más navideños, pasando por los más corales propiamente dichos. Con este certamen, clásico en nuestra localidad, se puede decir que comienza oficialmente la Navidad en Marchena.


La Fragua cantó algunos villancicos flamencos con Ruperto a la guitarra, Puri y Cele en las voces, Ismael y Antonio en el acompañamiento por palmas y Baeza en el cajón, con buenos remates finales instrumentales y unas voces de extraordinario sentimiento.

Por su parte, el coro de San Miguel demostró una fuerte conjunción con voces dulces y guitarras melódicas que comenzaron con el Adeste Fideles su repertorio de villancicos. Hay que destacar el uso de elementos tradicionales de la música popular navideña como panderetas, triángulos e instrumentos que de esta manera no se pierden al menos durante estas fiestas.

Del coro de El Camino se puede decir que además de cantar con una potencia de voz fenomenal y notarse la experiencia que llevan por delante este grupo de amigos, las letras de sus "asevillanados" villancicos siempre se dirigieron a insistir en el valor de encuentro y nostalgia hacia los que no están en estas entrañables fechas.

Son algunos de los coros que pudimos presenciar anoche, donde las agrupaciones más representativas de nuestra localidad mostraron lo mejor de sí y recibieron al término de cada actuación un regalo conmemorativo del certamen, con la presencia del hermano mayor de Cristo de San Pedro, Antonio Guisado, la presentación del acto a cargo de José López, presidente de Asicom, y la presencia de los concejales de Festejos, José Antonio Fernández, Asuntos Sociales, Carmen Baco, y Cultura, Antonio Calle, además del alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera.