Sociedad

En la madrugada del martes al miércoles, un joven guardia de seguridad natural de la localidad sevillana de Camas que trabajaba vigilando la planta fotovoltaica que se encuentra cercana al Camino del Loro y carretera de Paradas, resultó brutalmente agredido por una serie de personas que robaron cables de cobre. El joven se encuentra en estado muy grave en la UVI y no se descarta que sufra graves secuelas de las agresiones. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Carmona investiga los hechos para lograr localizar a los agresores. La Policía Local de Marchena se encontró al agredido tumbado en el suelo a las cinco de la madrugada del martes al miércoles con graves heridas en la cabeza.


Los hechos se produjeron en la madrugada del martes al miércoles a una hora aún por determinar, ya que el guardia de seguridad mantuvo el último contacto con la empresa para la que trabajaba a las diez de la noche de día anterior, ya que trabajaba en turno nocturno, por lo que el guardia pudo estar incapacitado para moverse debido a la paliza que le propinaron los agresores igual pocos minutos que hasta 7 horas.

La Policía Local se encontró a este joven natural de la localidad sevillana de Camas impactado y dolido de sus heridas en la cabeza, al punto que aún se  investiga si no pudo hablarle a la Policía cuando los agentes le preguntaron por los hechos, bien por el estado de shock en el que se encontraba o bien por las lesiones muy graves que le han ocasionado las heridas.

El guardia de seguridad, que trabaja para una empresa con sede social en Baeza, permanece en estos momentos ingresado en la Unidad de Vigilancia Intensiva del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, desde donde el encargado de los guardias de seguridad de la zona de Marchena y alrededores, no ha descartado a la Policía Local de Marchena que el joven agredido pueda sufrir daños cerebrales y secuelas de esta paliza en el futuro. Por lo pronto, permanece ingresado en estado muy grave.

El jefe de la Policía Local de Marchena, José Mantilla, se encuentra en permanente contacto con los investigadores y encargado de la empresa y va a visitar personalmente al agredido para interesarse por su evolución. La Policía Judicial estuvo captando huellas y tomando fotografías del lugar de los hechos hasta bien entrada la mañana.

La Policía Judicial trata de investigar si fue uno o fueron varios los agresores, que apalearon al joven con objeto de llevarse cables de cobre de la central fotovoltaica, como así sucedió, y está agilizando los trabajos para tratar de localizar al o a los agresor/es y ladrón/es.

Las plantas fotovoltaicas son generadoras de electricidad y es uno de los sectores de energías renovables más apetecibles en estos momentos.