Sociedad

La familia del cantaor Pepe Marchena (1903-1976) ha recibido como un jarro de agua fría la suspensión del tradicional Concurso Nacional de Colombianas que se desarrolla en esta parte final del año, hecho ya públicamente anunciado por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Marchena, Antonio Calle, que ha alegado como principal motivo la crisis económica. El sobrino de Pepe Marchena, Alfonso Díaz, ha manifestado que "la viuda del cantaor está muy dolida de que le hagan esta faena, después de haber cedido su patrimonio al Ayuntamiento de Marchena; además no hay derecho que nos quiten a los 4.000 pensionistas lo que más nos gusta, el auditorio se llena con este concurso, hay dinero para tantas cosas y ahora ¿esto va a dejar de existir?", declaró. Díaz añadió que cuenta con un patrimonio de Pepe Marchena expuesto esporádicamente el año pasado en el Club de Pensionistas, que ha ofrecido al Ayuntamiento para que se constituya una Muestra Permanente de biografía, imágenes y curiosidades sobre los eventos y vivencias del cantaor.


 

El ex directivo y ahora socio del club de Pensionistas de Marchena Alfonso Díaz, ha recogido por una parte el sentir de la familia y por otro el de los pensionistas de Marchena, a raíz de la suspensión del concurso de Colombianas: "Doña Isabel Domínguez Cano, viuda de Pepe Marchena, está ya mayor y muy indefensa por no poder desahogarse de la faena que le han hecho, en la última legislatura del anterior equipo de Gobierno ofreció el patrimonio de Pepe Marchena al Ayuntamiento en acto público con el salón de Plenos hasta la bola, que está grabado, le ha cedido al Ayuntamiento el monumento, el azulejo del cementerio o la misma medalla de Oro que le otorgó el pueblo", expresó.

Alfonso Díaz, aficionado al flamenco y seguidor incondicional de Pepe Marchena, recordó que "tiene mucho mérito e importancia en la flamencología" la invención de las colombianas por parte del cantaor marchenero, influido en un viaje a Buenos Aires en 1945 para crear este palo, precisamente el que da nombre al concurso: "Un concurso de tanta categoría, los pensionistas no estamos dispuestos a que desaparezca, como si tenemos que ayudar a Ayuntamiento a buscar dinero, incluso colaborar los pensionistas para que no se quite, se podrían rebajar los premios un poco, pero esto no puede desaparecer". El sobrino de Pepe Marchena y un grupo de pensionistas tiene previsto dirigirse al Ayuntamiento para entablar las conversaciones oportunas de cara a que el Concurso de Colombianas no deje de existir: "Ya nos quisieron quitar un módulo de la caseta de Feria y peleamos para que al final no fuera así y ahora no vamos a dejar que se le quite a los pensionistas, con todo lo que han hecho por Marchena, lo que más les gusta".

Díaz prosiguió con el malestar que ha generado en familia y en gran parte de la tercera edad la supresión por este año del Concurso de Colombianas: "¿Tiene que ser forzosamente el concurso de Colombianas lo que se elimine? Los artistas nos están llamando para preguntar qué pasa este año y se sorprenden cuando le hemos dicho que el concurso no se va a celebrar. No es posible que haya dinero para tantas cosas y para este concurso de tanta categoría no".

Recientemente, como aficionado incondicional de Pepe, Alfonso expuso en el club de Pensionistas con motivo del XXV Aniversario una colección de fotografías y material de todo tipo relacionado con el artista con momentos de su vida y arte inéditos que "he ofrecido al Ayuntamiento de Marchena para que organice una exposición permanente, si en este pueblo hay un museo Collaut Valera, ¿cómo no va a poder haber uno dedicado al artista más grande que ha llevado el nombre de Marchena por todo el mundo?", manifestó. "No hace falta nada inmenso, sólo un pequeño espacio para que todos los marcheneros y visitantes de nuestro pueblo puedan disfrutarlo".

Por último, uno de los grandes retales que guarda Alfonso es el libro "La dimensión infinita de Pepe Marchena", del que el empresario Braulio Medel regaló en el homenaje que se le otorgó en junio de esteaño 500 ejemplares a todos los asistentes, una joya valorada en 180 euros con las vivencias más variopintas del cantaor que es parte importante de la historia del flamenco del siglo XX: "Es lo mejor que se ha hecho de Pepe Marchena, este libro y el concurso han sido un gran empujón al flamenco y ahora no se esperaba que se haga lo que se ha hecho", concluyó.