Sociedad

 

El alumno A.R.M., de 2º de Bachillerato en el curso 2009/2010, ha obtenido la razón en un recurso contra la calificación final de curso (4) en Inglés, ya que la Junta de Andalucía le puntuó con un 6 tras una segunda reclamación después de que en la primera el Departamento de Inglés del centro le mantuviera el 4. El alumno se siente agraviado, aunque el centro defiende que "ha podido recurrir conforme al procedimiento establecido" y que la razón de no haber podido realizar selectividad es otro suspenso en Matemáticas.


El caso del alumno A.R.M. es un claro exponente de la difusa línea que separa la justicia de la injusticia en el mundo académico, más en un contexto de realización de una prueba tan determinante para el futuro como la Selectividad, y siempre dentro de que el IES López de Arenas, ha cumplido en efecto con el procedimiento de reclamaciones, si bien el perjuicio de dos puntos sufrido por el alumno, siempre le va a quedar para sí. Antes de en la parte inferior de la noticia mostrar las valoraciones del caso, les ponemos en, como se diría en el lenguaje jurídico, los antecedentes de hecho.

Es por ello que le vamos a exponer el caso en sí con las versiones de unos y otros, que no difieren tanto en sí como las apreciaciones que sobre el mismo ambas tienen.

En primer lugar, puestos en contexto, el alumno A.R.M., obtuvo una calificación de 4 en el examen de septiembre de este año, según acta de 3 de septiembre de 2010, formulando el 6 de septiembre, dentro de plazo, una reclamación por "corrección injusta".

El Centro, el IES López de Arenas, había de presentar el día 7 de septiembre todas las solicitudes de alumnos para realizar la Selectividad.

El 8 de septiembre de 2010, el Departamento de Inglés del López de Arenas acuerda por unanimidad de los cinco profesores, incluido el jefe del Departamento y profesor del alumno A.M.R. en la materia, mantener la calificación de 4 al alumno A.R.M: "La calificación es negativa al no haber superado los criterios de evaluación establecidos en la programación", aplicados "fiel y completamente" conforme al "proyecto curricular en lo referente a procedimientos e instrumentos en la evaluación del alumno", explicando que "hay una correcta adecuación de los objetivos, contenidos y criterios de evaluación aplicados al alumno con los recogidos en la programación didáctica de 2º de Bachillerato".

El 10 de septiembre de 2010, A.M.R. recurre en segunda instancia y conforme a los plazos y requisitos establecidos, ante la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía estimando que la segunda corrección, efectuada por el Departamento de Inglés del López de Arenas "se realizó de forma poco objetiva, primordiando el corporativismo, en vez de examinar de forma coherente y responsable" dicha prueba, lo que según la parte reclamante se deduce de que "volvió a ser corregida por el profesor en cuestión, con su grupo de Departamento, del cual es jefe".

El alumno incluye que la calificación era de 4,35 y no de 4 en sus alegaciones a la Delegación Provincial, exponiendo que ha demostrado "el conocimiento necesario en cuanto a objetivos, contenidos y criterios de evaluación de 2º de Bachillerato y no se han aplicado fielmente ni profesionalmente los criterios señalados en el proyecto curricular con respecto a la evaluación del alumno", añadiendo un último punto en el que señala que "hay que recalcar que un profesional de la educación debe tener rigor e imparcialidad, midiendo a todos sus alumnos por el mismo rasero y con un criterio común y equitativo".

Ante ello, el 24 de septiembre se pronuncia la Delegación Provincial, que estima que la calificación del alumno es de 6, en lugar de la de 4 con la que le puntuó el centro en el examen final de Inglés, por lo que obliga al López de Arenas a rectificar la nota en base a que se han aplicado todos los requisitos legales y administrativos en esta corrección de la administración autonómica y se han analizado los documentos aportados por ambas partes, determinando que "se verifica que en los criterios de calificación y evaluación establecidos en la programación didáctica" y que la Comisión correctora, la Comisión Técnica Provincial de Reclamaciones, "ha seguido los criterios establecidos para este tipo de pruebas en las directrices y orientaciones generales para las Pruebas de Acceso a la Universidad, curso 09/10 en materia Lengua Extranjera Inglés".

Por ello, la resolución resuelve que "aplicando los criterios de calificación mencionados" debe modificarse la calificación "de 4 a 6 puntos", concluyendo que, terminando en este punto la vía administrativa, "es obligado, por tanto, a tenor del dictamen antedicho del órgano citado, que está motivado y razonado de forma suficiente, y que se incorpora al procedimiento a los efectos probatorios oportunos, estimar la presente reclamación por no haber actuado el centro educativo de forma respetuosa con la norma".

Valoraciones

Un portavoz de la familia, nos ha comunicado que "el perjuicio ha sido muy grande" para A.R.M., que "está perdiendo un año como oyente en el otro instituto para poder presentarse a Selectividad".

Desde el punto de vista del alumno, se considera que "si en vez de un 4 le ponen un 6 desde el principio, podría haber hecho la Selectividad", y se estima que esta diferencia de 2 puntos "es algo que sabemos y tenemos constancia de primera mano, que muy pocas veces se da, es muy extraño y demuestra que desde el primer momento llevamos la razón".

Por su parte, desde el IES López de Arenas, la directiva del centro defiende haber realizado todas las diligencias internas perceptivas y se insiste en que "no se ha conculcado el derecho del alumno a reclamar, ni de este alumno ni de otros muchos a los que les han sido rechazadas" las reclamaciones correspondientes.

"La grandeza del sistema es que se tiene derecho a seguir un procedimiento, que se ha seguido escrupulosamente, y que éste le ha dado la razón" al alumno.

No obstante, desde el centro se ha querido aclarar que el alumno también tenía suspensa la asignatura de Matemáticas con un 2, en el acta del 3 de septiembre de 2010, ante lo cual no presentó reclamación, y que "si sólo hubiera suspendido Inglés, hubiera podido realizar la Selectividad, ya que se puede realizar con una asignatura suspensa mediando reclamación, pero cuando a nosotros nos llega su reclamación también ha suspendido Matemáticas".

Por último, se añade que "para nada en el centro vamos a proteger ni impulsar ningún tipo de corrección imparcial, ya que en la Selectividad está en juego el trabajo de los profesionales de nuestro centro, y está acreditado que en el López de Arenas hay un 100 por 100 de aprobados en los alumnos que se presentan a Selectividad en los últimos años, y de un 90 por ciento este año".

En efecto, el alumno tiene derecho a realizar la Selectividad con una asignatura suspensa siempre que la reclame, caso en el que se le guarda la nota a falta de que en el curso siguiente apruebe dicha asignatura, ahorrándosele así el esfuerzo de estudiar todas las materias objeto de Selectividad, actualmente llamada PAU (Pruebas de Acceso a la Universidad).

No obstante, el portavoz de la familia entiende que "con una diferencia tan abismal de la nota, no se debería haber llegado ni a producir este caso" y aunque reconoce que el centro ha seguido el proceso, el alumno "va a perder un año" y si hubiera tenido el 6 desde el principio en la corrección del Departamento de Inglés del Centro, "hubiera realizado la Selectividad".