Sociedad

La noche de Halloween se vivió al cien por cien en el Centro Comercial Planelles, con la asistencia de numerosos niños disfrazados, que al igual que se han hecho ver por las calles del pueblo en esta mística noche, salieron a divertirse al centro comercial, donde pudieron compartir una animada velada de juegos llena de colorido.


Disfraces de brujitas, calaveras, dráculas, tridentes, capas, espadas, caras y ojos pintados...En el Centro Comercial Planelles se vivió una divertida noche con algo de anticipación a la fecha real de Halloween, pero no con menor intensidad, ni mucho menos.

El colorido de los disfraces y la animación de Diego y Juan Carlos sirvieron para que todos disfrutaran de esta noche con olor a misterio, desde un punto de vista divertido y con una gran alegría, jugando a asustarse, y riendo con las peculiaridades de cada disfraz.

Cafetería Matine y el Keebah del Centro Comercial obsequiaron a las familias presentes y participativas con las mejores tapas y productos al mejor precio en esta noche del misterio.