Sociedad

Los componentes de la banda municipal de Música se han encontrado inundado esta mañana el local de ensayo que comparten junto a la banda Castillo de la Mota en los jardines de la Avenida. Las fuertes aguas caídas durante el sábado parecen ser la causa de estas inundaciones.


No ha sido una pesadilla fruto de la efémeride de Halloween ni de Todos los Santos, sino la realidad del despertar de estos jóvenes músicos, que en su primer ensayo de noviembre han visto como la sala principal y las distintas dependencias estaban llenas de agua, ramajos y la consiguiente suciedad que les ha impedido ensayar en el local.

Los músicos no lo han dudado y han sacado atriles e instrumentos al exterior para limpiarlos al aire libre en la soleada y fría mañana.

Esperemos que por el bien de los jóvenes de ambas bandas, no se repitan estos problemas causados por la meteorología, por si faltara ya alguno que añadir al historial de las bandas de Música en Marchena.

Para concluir, agradecemos nuevamente las fotografías enviadas a nuestro e mail, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.