Sociedad

Los juegos tradicionales volvieron a las zonas de recreo de Marchena, como el parque de la Avenida e impulsados por la asociación cultural de El Roete, que invitó a los niños del club San Ginés a un Desayuno Sano en el bar Andrés y posteriormente llevó a cabo actividades recreativas que recuerdan a épocas de antaño.



Es extraño ver un sábado por la mañana o cualquier día de fin de semana el parque de la Avenida o cualquiera de Marchena ocupado por niños que juegan, corren, saltan y se divierten.


Desgraciadamente, contamos más número de botellas, porros, suciedad (aunque no es el caso preciso de este parque) en zonas al aire libre que bien merecerían que más a menudo se produjeran estas estampas, difícilmente repetibles salvo en las zonas de columpios propiamente dichas.

Pero sin más material que la imaginación y las ganas de divertirse, el pillar, el pañuelo, el banderín, el escondite, juegos que se van perdiendo a pasos agigantados ante la proliferación de videojuegos y también ante otros factores como la invasión de otros vicios menos recomendables en las zonas al aire libre, que echan para atrás a los padres a la hora de llevar a los niños a jugar.


Lo pudimos ver todos esos juegos tras la celebración de un desayuno sano con molletes, aceite, frutas, zumo, leche...que impulsa un año más la Asociación Cultural del Roete, y que comenzó este fin de semana con la invitación a los niños del club de San Ginés, en la apertura de esta saludable actividad a diversos colectivos de Marchena, en una labor loable de recuperación de raíces y espíritu de sociabilidad de los niños, si bien hay que destacar que muchos padres fueron muy partícipes y se divirtieron de lo lindo el sábado.


En cuanto a los desayunos, el próximo es el 27 de noviembre, realizándose uno por mes por lo tanto, y en ellos, diversos profesionales incidirán en la importancia de una alimentación equilibrada en los niños, y también en situaciones más específicas como el tratamiento de las diabetes o la intolerancia a la lactosa, entre otras.


Por último, los alumnos del Roete ya ensayan temas como alegrías de Chano Lobato, el Soy Gitana de Shakira o Un chavico, de Estrella Morente, entre otros, para incluirlo en su repertorio de próximas actuaciones.


Es grato ver como muchos niños prosiguen con la tradición flamenca en sus más diversas modalidades, de la mano de la directora Ángeles Acedo y la monitora Ana Martín, que a los más pequeños inculcan técnicas y ejercicios de movimientos de brazo y muñeca que posteriormente serán elementales para bailar con todo el arte del mundo y el máximo rigor posible, pero siempre para pasarlo bien y desarrollarse como persona.