Sociedad


Las obras de la Unidad de Estancia Diurna para Mayores de la Residencia y que será futuro centro de día, avanzan a paso firme con la culminación de las instalaciones del salón. Tomás Burgos e Hijos, un auténtico ejemplo de superación empresarial, se encuentra abrillantando las nuevas instalaciones que están quedando impecables con la mano de estos trabajadores, que también han pulido el suelo y están colocando nueva solería. (En breve imágenes de la inauguración del salón este mediodía)



Más de 700 metros de solería y azulejos y 400 de grés, más de 600 de rodapiés, conforman esta obra de grandes dimensiones que está abordando en su faceta de abrillantado la empresa marchenera Tomás Burgos e Hijos, un modelo de crecimiento desde la modesta iniciativa emprendedora del marchenero Tomás Burgos, un albañil que después de 29 años dedicados a la construcción y trabajos de albañilería decidió hace dos años formar esta empresa referente en materia de pulido, solería y abrillantado en nuestra localidad, algo que es más meritorio visto el poco tiempo conseguido.


A las pruebas nos remitimos una vez que hemos podido observar como han dejado su huella y su impronta en la residencia de ancianos de Diputación en todas las instalaciones.


Después del pulido con máquinas tres piedras de 60, 80 y 2'20 dejando sin resaltes las losas, las máquinas abrillantadoras, perfectamente homologadas y modernas y recientemente adquiridas por la empresa, están dejando el nuevo salón de la unidad de día con un aspecto inmejorable que ofrecerá sin duda una cara radicalmente distinta al vetusto edificio.


Los empleados, muchos de ellos familiares de Tomás Burgos y de joven edad, se dedican a fondo a dejar con el máximo esplendor la calidad del suelo mediante el abrillantado, incluida la elaboración de las propias moñas para las máquinas abrillantadoras, después de ellos mismos haber colocado la solería.


Además, en pasillos, oficinas y baños que aún están por terminar, ya se puede observar la solería que ha colocado Tomás Burgos, perfectamente encajada y que le dan un aspecto sensacional a las nuevas instalaciones de la residencia.


Una obra laboriosa que servirá para que de 10:00 a 17:00 horas personas mayores de fuera del centro puedan disfrutar de esta nueva unidad de estancia diurna, trabajada por una empresa marchenera que actúa en viviendas particulares y también cuyo buen hacer le ha llevado a emprender obras civiles como ésta o la del pabellón de la avenida de la Paz o el centro social de Heliópolis en Sevilla.


Tomás Burgos se arrepiente dado el momento de dinamismo y buen funcionamiento ganado a pulso que atraviesa su empresa, de no haber emprendido antes la iniciativa, pero sin lugar a dudas que se muestra orgulloso de contar a sus espaldas con 10 trabajadores y de que después de meses de trabajo y todavía con alguno por delante, esta obra en especial vaya a tener el valor social de dejar las nuevas instalaciones a personas mayores, perfectamente y en unas condiciones impecables y modernas.