Sociedad

 hoac ok ok

 

Hoy 7 de octubre es el Día Internacional por el Trabajo Decente. "Un trabajo decente, tiene que ser un trabajo saludable", expresa el Manifiesto al que se han sumado varias organizaciones eclesiales, entre ellas la Hermandad Obrera de Acción Católica, cuya delegación en Marchena nos envía este documento que reivindica principalmente que "el trabajo es un medio imprescindible para el reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas, y sin embargo a menudo ausente o precarizado". En lo que va de año, recuerda el Manifiesto, han muerto 399 personas en el trabajo en España, de modo que "no hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo", como afirma el Papa Francisco en consonancia con el objetivo nº 8 de la agenda 2030 de la ONU: “Trabajo decente como la oportunidad de realizar una actividad productiva que aporta un ingreso justo, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias”.

 


hoac logo

 

 

En 2023 queremos hacer especial hincapié en la importancia que tiene la seguridad en los lugares de trabajo, de acuerdo con nuestro lema de este año: “Un Trabajo Decente tiene que ser un Trabajo Saludable”, porque el trabajo no puede considerarse como un castigo para las personas, sino como dice el papa Francisco: “el trabajo es lo que hace al hombre semejante a Dios, porque con el trabajo el hombre es un creador, es capaz de crear” . Por ello denunciamos la situación precaria de muchas personas trabajadoras de nuestro país, centrándonos en que la siniestralidad en el trabajo aumenta en lugar de disminuir y esta triste lacra hemos de denunciarla.

 

 Con motivo del 28 de Abril (Día de la Seguridad y la Salud en el Trabajo) la Iglesia también alzó su voz preocupada a través del documento “Un trabajo que cuida” que indica “la falta de salud laboral como un problema social que requiere de soluciones colectivas”, ejemplos de estas situaciones:

 

Especialmente preocupante en los trabajos feminizados (limpieza, cuidados, enfermería…) son los muchos casos de cargas esqueleto-musculares, así como los problemas de salud mental que originan estos trabajos planteados exclusivamente desde el punto de vista económico y no desde la perspectiva humana.

 

Miles de personas siguen hoy en día sin acceso a trabajo, mientras las condiciones precarias siguen instaladas entre la clase trabajadora, perpetuando la vulnerabilidad. Un informe elaborado por Esade denota esta preocupación por el bienestar mental, como una de las causas prioritarias a la hora de abandonar un puesto de trabajo, seguida de la búsqueda de mejora de condiciones y las mayores posibilidades de conciliación.

 

Por todo esto, los movimientos impulsores de esta Iniciativa, seguimos demandando un trabajo en el que no sufra nuestra salud, y exigimos, junto a otros colectivos de trabajadores, la implantación y el cumplimiento de los medios de prevención de riesgos laborales que defiendan la vida de los trabajadores. Así mismo, recordamos un año más las reivindicaciones de la humanización del trabajo, y pedimos a las Instituciones y Administraciones un compromiso de promoción del trabajo decente que evite la exclusión y la precariedad.

 

Firman el manifiesto la Hermandad Obrera  de Acción Católica, Cáritas, Confer, Juventud Obrera Cristina, Juventud Estudiante Católica y Justicia y Paz.

 

 

DATOS DE SINIESTRALIDAD LABORAL 2022


Fuente: Ministerio de Trabajo y Economía Social

 

826 personas trabajadoras han muerto en el trabajo. Dos al día. La mayor parte de los siniestros mortales se producen por infartos y derrames cerebrales, accidentes de tráfico, atrapamientos y amputaciones, caídas y colisiones contra objetos en movimiento.


3.801 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral de carácter grave.


631.724 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral con baja.


564.701 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral sin baja.


22.589 personas trabajadoras han sufrido una enfermedad profesional.

 

ENERO-JULIO 2023


399 personas trabajadoras han muerto en el trabajo.


2.693 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral de carácter grave.


360.594 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral con baja.


328.078 personas trabajadoras han sufrido un siniestro laboral sin baja.