Sociedad

El Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos, ya cuenta con 6 inscripciones que han llegado en los últimos días, fruto del trabajo de concienciación que se ha hecho para que los marcheneros vayan inscribiendo a sus animales, mayoritariamente perros, en dicho registro para que estén regulados. Por otra parte, la Policía Local recuerda que todos los perros, sean peligrosos o no, requieren llevar microchips.


Los propietarios de perros potencialmente peligrosos que no pasen por Registro Municipal pueden ser sancionados hasta con 30.000 euros, según la ordenación reguladora de animales potencialmente peligrosos, se ha de recordar.

Los ciudadanos pueden acudir a la Policía Local de Marchena para cumplimentar un registro de inscripción en el que vienen perfectamente explicados los requisitos y desde donde se les facilitará todas las gestiones para tramitarlos al Registro autonómico. Pitbull, Staffordshire, Rotweiler o muchos bóxer, son considerados perros potencialmente peligrosos.


Desde febrero 2008, la normativa autonómica sobre animales potencialmente peligrosos obliga a los propietarios de estos animales a realizar una serie de registros obligatorios para tener regulado a sus animales y poder responder ante incidencias. Al principio parecen pequeños cachorros y hay veces que el propietario es reacio a reconocer la potencial peligrosidad, pero luego se desarrollan en pocos meses muchas de estas razas total o parcialmente peligrosas.

Uno de los primeros animales en inscribirse en Marchena, entre los seis primeros, ha sido el sharpei llamado 'Bronko', propiedad de David Martín y que tiene dos años de edad. Hay razas de por sí consideradas peligrosas, y otras no, como es el caso, pero la acumulación de varias características que puedan hacer al animal potencialmente peligroso, es vinculante para su inscripción en el Registro.

En la Policía Local se observa "una progresiva aceptación de la existencia de este registro" por parte de la ciudadanía marchenera, por lo que "cada vez son más los que teniendo animales que cumplen las características, se están animando a inscribirlos".

Si no se hace, caben dos riesgos, el primero que no esté regularizado y el dueño haya de pagar por completo las consecuencias de un ataque a terceros; la segunda, se produzca o no el ataque, ser detectado por la Policía Local que está en su derecho de denunciar la existencia de perros potencialmente peligrosos no inscritos en el registro.


En la sede de la Policía Local de Marchena, Germán, encargado del Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos que funciona aproximadamente desde hace tres meses y medio; y si no, cualquier otro agente, facilita un modelo por el que pueden solicitar la inscripción de su animal, que posteriormente se entrega en el Registro del Ayuntamiento, donde se sella, y pasa a inscribirse en el Registro de la comunidad autónomo de Andalucía si cumple evidentemente los requisitos.


Ese formulario  otorga la licencia administrativa de tenencia de animales potencialmente peligrosos durante una vigencia de 5 años renovables por el mismo período. Certificado que directamente no podrán obtener personas condenadas por delitos de homicidio, lesiones, torturas contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual, la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico o personas sancionadas jurídicamente por un delito relacionado con la propia tenencia de animales, todo lo que tiene objeto de evitar que los animales potencialmente peligrosos caigan precisamente en manos precisamente de personas potencialmente peligrosas, aspectos los cuales conllevan las mayores incidencias y que se pretende evitar negando la posibilidad de adquirir la licencia y, por tanto, no poder ser propietarios de perros, a este tipo de personas.


Para obtener un certificado de no haber sido sancionado en los últimos tres años por infracciones graves o muy graves relacionadas con lo anterior, deberán solicitar un certificado acreditativo que les es facilitado en la misma sede de la Policía Local de Marchena, mientras que en calle Gudiel, en la misma sede de obtención de reconocimiento médico para carnés de conducir, donde se le dará informe de aptitud psicofísica emitido por el médico.


Asimismo, los requisitos para obtener la licencia, una vez unidos los certificados anteriormente citados, pasan también por pagar un seguro de precio orientativo 77 euros de responsabilidad civil por daños personales y materiales a terceros ocasionados por esos animales potencialmente peligrosos que son de su propiedad, seguro que tendrá una cobertura de daños no inferior a 175.000 euros por siniestro.


Con la presentación de DNI y demostración de ser mayor de edad y de que los animales están inscritos en el registro oficial de veterinarios, todos estos certificados se enviarán desde el Ayuntamiento de Marchena al Registro Central de Penados y Rebeldes (en el caso concreto del certificado de antecedentes penales) y todos ellos al Registro Central de Animales de Andalucía, donde serán sellados oficialmente para que quede constancia en el Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos de Marchena de que ha llegado a las máximas autoridades en la materia.

El siguiente paso es la entrega al propietario de una tarjeta que le acredita como poseedor de la licencia administrativa de animales potencialmente peligrosos, para evitar complicaciones burocráticas y asistencia personal a la Policía para demostrar que se es propietario en caso de serlo.

En dicha tarjeta, que por cierto cuenta con un diseño bastante vistoso, aparecen los datos del propiertario, la raza del animal y también su propio perro, de esta forma presentando un contenido más personalizado.

Las razas potencialmente peligrosas de perros, ya que son los animales más frecuentes con los que se trabaja, aunque también con serpientes o gatos, entre otros, son las siguientes, según quedan establecidas en el Artículo 2 de la Ley estatal 50/1999 de 23 de diciembre y que se aplica en la normativa reguladora andaluza:


Los animales que perteneciendo a fauna salvaje puedan causar muerte o lesiones. En perros, estas razas o cruzados de las mismas:


Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rotweiler, Dogo argentino, foila brasilero, Tosa Inu y Akita Inu.


Además de estas razas, los que cumplan la mayoría de las siguientes características, y de cuyo grupo como nos informan el encargado del Registro de Animales Peligrosos de Marchena, suelen formar parte los bulldog y los bóxer, son considerados potencialmente peligrosos:


Configuración atlética, robusto, musculoso, pelo corto, marcado carácter, gran valor.


Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, cráneo ancho, mejillas musculosas y abombadas, mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda, cuello ancho, musculoso y corto.


Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas, formando un ángulo moderado.


Perímetro torácico comprendido entre los 60 y los 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros, más de 20 kilos de peso.


Siempre, especialmente en los últimos tiempos, hemos escuchado y leído noticias de animales potencialmente peligrosos que atacan a seres indefensos como niños, con noticias escalofriantes como la muerte de dos niños de dos o tres años en Canarias y Galicia últimamente, por poner algunos ejemplos, y sin duda es positivo que se den estas medidas para dentro de lo posible promocionar el buen uso o evitar el mal uso de estos animales de compañía, para lo bueno, pero que por desgracia no dejan a veces de ser animales.