Sociedad

El pasado domingo por la mañana, un empleado del cementerio encontró 35 escaleras de los nichos detrás de la tapia de este recinto y advirtió a la policía de su presencia en dicho lugar. Al parecer, la noche anterior habrían sustraído las escaleras y las dejaron fuera todas bien organizadas y juntas para volver a por ellas y robarlas, aunque al final no pudieron conseguir su objetivo.


El Jefe de la Policía Local, José Mantilla, explica que en la madrugada del viernes 17 al 18 de julio sábado, un grupo de personas sustrajo las escaleras, pero "bien por miedo o porque en ese momento alguien les observara, o por cualquier otro motivo, las dejaron tras la tapia para volver luego a por ellas". Las escaleras, según las fotos de la mañana del 19 de julio que tomó la Policía Local se encontraban "totalmente preparadas para ser transportadas", justo detrás de la tapia del cementerio al lado de unos olivos.

No obstante, bien por la presencia de la Policía Local tras la llamada del ayudante de sepulturero el 19 de julio por la mañana o porque "su vehículo no daba cabida a tantas escaleras", los ladrones no se organizaron lo suficientemente bien para robar definitivamente las escaleras. Un curioso "robo" que da fe de las anécdotas que a veces tienen lugar en Marchena. Las escaleras las emplean habitualmente los familiares de los fallecidos para colocar flores en las partes de nichos más altos.