Sociedad

El bar del Casino de Marchena ha sido asaltado por tercera vez en dos meses, después de que desde inicios de mayo se hayan llevado a cabo robos en el lugar. Esta noche, un ladrón del que los propietarios sospechan que es el mismo que perpetra muchos de los robos, se ha llevado dos jamones, dos quesos y 150 euros del bar del Casino, que se suma a otros 500 euros, botellas y helados que en las dos anteriores ocasiones fueron robados. Los propietarios de la zona habían llevado el asunto a los Juzgados el pasado martes.

 


 



El encargado del bar, Rafael Montero, llamaba a la Policía Local, aunque finalmente el asunto ha sido competencia de la Guardia Civil, que a media mañana ha realizado un trabajo de recopilación de huellas y ha tomado nota de la declaración del propietario para denunciar este último robo.

 


Los tres robos del Casino se han producido de noche, al igual que este último por el que según los propietarios del Casino y de negocios de la Plaza de Abastos, el ladrón entraría por la puerta de la Plaza de Abastos que da a la calle Santo Domingo, saltaría con agilidad hacia la azotea que conforma la cara exterior de la parte superior de los puestos del interior de la plaza por su parte lateral, y abriría una de las puertas, ya que parece ser que se ha convertido un experto en forzar puertas.

(parte de la plaza con la cual se corresponde el lateral de la azotea del Casino mostrada)


Como inciso, los robos de la plaza, de los que como decimos los propietarios sospechan de una persona a la que uno de ellos vio a las 5.30 de la madrugada del día de uno de esos robos en una de las puertas, se hubieran producido entrando el ladrón por una pequeña ranura o espacio entre la azotea y la puerta o bien forzando la puerta de chapa como ya sucedió una vez.


Continuando con el robo del Casino, el ladrón accedería a la parte baja bien por unas escaleras interiores de los salones o por las del patio, volviendo a forzar un par de puertas hasta llegar al bar, donde ya accedió de idéntica forma el 8 y el 11 de mayo según se refleja en denuncias del encargado del bar.


"La primera vez se llevaron 290 euros y tres cajas de helados, la segunda 200 euros y pico y estuvieron aquí bebiéndose seis chupitos y dejando los cristales de los vasos por el suelo y ahora se han llevado 90 euros de la caja, 60 en billetes y el cambio", indica Rafael.


En total, una cantidad cercana a 700 euros aproximadamente que ha perdido en dos meses el encargado del bar, cuando sabemos todo lo complicado que es llevar 1.000 euros mensuales para una familia en Marchena. Pues en dos, para que se hagan la idea, ha perdido 700, un porcentaje nada desdeñable de lo que puede ser el sueldo mensual de un trabajador normal como es el caso del propio Rafael Montero.


En www.lavozdemarchena.es, ya reflejamos la detención el día 2 de este mes, del autor de un robo en San Jerónimo por parte de la Policía Local, que definía el robo "de las mismas características" que los de la Peña Bética, Casino y Plaza de Abastos, entre otros, por lo que los propietarios de varios bares y negocios, ya el martes de la pasada semana presentaron una declaración ante el Juzgado de Marchena.


Aquel detenido por el robo de San Jerónimo quedó en libertad tras ser puesto a disposición judicial, aunque en cuanto a la edad no coincide con el que describen los denunciantes propietarios de bares y negocios y que habría perpetrado según ellos los robos del Casino y varios más.

Se trata esta última de una persona natural de Marchena “de entre 27 y 28 años de edad”,  según describen, y que aparece en la denuncia del día 20 de julio ante los Juzgados formulada por Rafael Montero, José Ramón López y Leocadio Luna, con nombres y apellidos como el individuo contra quienes la formulan y del que creen que ha cometido varios de estos robos.

A la denuncia colectiva del 20 de julio después de tres meses de continuos robos ya mencionados, una vez más Rafael Montero ha procedido a denunciar individualmente ante la Guardia Civil este nuevo caso de la noche de hoy, tercero que sufre en 75 días.