Provincia

alt

El recién reelegido presidente de la Diputación ha vuelto a reclamar la salida de la capital del plenario provincial y ha emplazado al debate sobre la segunda vuelta en las municipales. El actual presidente de la entidad intermunicipal ha revalidado su cargo gracias a los votos de los 17 representantes que el PSOE ha obtenido en el hemiciclo provincial tras los resultados electorales del pasado 24 de mayo. Dichas áreas se agruparán en torno a cuatro ejes estratégicos que serán los de Cohesión Social, Igualdad, Cultura y Ciudadanía; Administración y Gestión Económica; Cohesión Territorial y Servicios Públicos Básicos; y por último, Concertación y Desarrollo Local y Tecnológico.

 


 


Villalobos, que accedió a la presidencia en 2004, revalida así el cargo por tercera vez, tras las investiduras como regidor en 2007 y 2011.

Tras la constitución de la esa de edad y la toma de posesión de los 31 diputados que conforman el plenario, Villalobos cedió la palabra a los portavoces de todas las fuerzas políticas con representación -Participa, C's, IU, PP y PSOE- y, después, desbrozó las líneas de la nueva etapa que acaba de abrir.

Entre las cuestiones que ha sacado a relucir en su discurso de investidura, Villalobos ha vuelto a poner el acento en  “la necesidad de alcanzar la suficiencia financiera para las entidades locales, acompañada además de competencias que garanticen la prestación universal y gratuita de los servicios públicos básicos a toda la ciudadanía”.

 Para ello ha emplazado a “revisar el texto de mayor rango de nuestro ordenamiento jurídico, la Constitución, con objeto de fijar una financiación justa para Ayuntamientos y Diputaciones o, con otras palabras, desandar el camino de restricciones competenciales que últimamente se ha trazado en materia local”.

En defensa de cómo han venido cumpliendo las administraciones locales con su deber, Villalobos ha argumentado que “en este mandato, hemos hecho un esfuerzo titánico de adaptación a los preceptos de estabilidad y cumplimiento de deuda, lo que ha hecho que hayamos reducido en un 60% nuestra deuda pública entre 2010 y 2014”, desde los 140 a los 57 millones de euros.

Según el presidente, “todo ese trabajo bien hecho se va a traducir en que, si el gobierno levanta el pie del freno en las restricciones, esta institución estará en disposición de poner encima de la mesa un importante y potente plan de inversiones para la provincia”.

tro aspecto en el que se ha detenido el presidente electo ha sido en la posición que en el plenario provincial sigue ostentando la capital. Al respecto, Villalobos ha enfatizado que “la representatividad existente en nuestro plenario no casa con la naturaleza política de esta Diputación ya que, en este caso, deben ser los 104 municipios sevillanos los depositarios de la soberanía de este plenario”.

Al hilo de esa representatividad en el pleno de la Diputación, Villalobos ha enlazado con otro asunto que puede adquirir relevancia a partir de ahora, como es el de la posibilidad de instaurar la segunda vuelta electoral en las próximas elecciones municipales.

Al respecto, el mandatario intermunicipal ha dicho que “desde la calma y el sosiego poselectoral propongo una segunda vuelta de elección que traería consigo que, una vez conformada la representatividad del plenario en la primera vuelta, se decidiese en esa segunda ronda quién debe ser el que lidere el gobierno local de entre las dos fuerzas con más apoyos”.


En el ámbito de gestión, el presidente ha hecho hincapié en que la prioridad será el fomento del empleo. Ahí, ha dicho, “a los tres mil millones que quiere invertir la Junta, esta institución provincial va a sumar también su granito de arena para atenuar la situación de aquellos a los que les viene faltando la alegría”, en alusión a los parados de los 104 municipios sevillanos.

“Para no defraudar a toda esa gente, esta Diputación va a tener las cosas muy claras durante estos cuatro años de gobierno y va a conformar un gobierno ágil, con reflejos y de respuesta rápida a aquello que nos demandan nuestros Ayuntamientos, con cuatro grandes áreas de gobierno'” ha desvelado Villalobos.

Dichas áreas se agruparán en torno a cuatro ejes estratégicos que serán los de Cohesión Social, Igualdad, Cultura y Ciudadanía; Administración y Gestión Económica; Cohesión Territorial y Servicios Públicos Básicos; y por último, Concertación y Desarrollo Local y Tecnológico.

Desde esa nueva forma de organizar la entidad intermunicipal, el presidente se ha marcado dos objetivos prioritarios para el mandato. De un lado, la defensa de los municipios rurales ante la negativa de contar con ellos en el nuevo marco comunitario FEDER y, de otro, estrechar lazos con el Ayuntamiento de Sevilla en torno al área metropolitana.


Sobre este último asunto, Villalobos ha apelado directamente al alcalde de la ciudad, presente en el acto, y lo ha emplazado “a trabajar juntos, de forma muy estrecha, para que Sevilla y su área metropolitana sean la misma cosa cuando se trate de empleo, servicios públicos universales y gratuitos y complicidad público-privada, en aras de un futuro integrador e incluyente para Sevilla y los municipios metropolitanos”.

Por último, el presidente de la Diputación ha tenido palabras para la presidenta de la Junta de Andalucía, que también ha estado en la sesión de investidura, a la que ha dicho que cuenta con ella porque '”como siempre, sé que no me vas a fallar porque no hay alguien que crea más en el diálogo generacional que defiendes y que, conmigo, practicas a diario. 'Por eso sé que vas a responder, como siempre lo has hecho, a las necesidades del municipalismo sevillano y andaluz”, ha concluido Villalobos.