Provincia

ccoo ok octubre

 

Tras la bajada del desempleo en 2.974 personas con respecto al mes anterior, en la provincia hay 168.752 personas sin empleo. Hay que remontarse 15 años atrás para encontrar un número mejor. El secretario general de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha calificado estas cifras de “buena noticia, porque además es que nunca antes hubo tal volumen de contratos indefinidos, lo que ha permitido a muchos sevillanos y sevillanas trabajar hoy con una sensación de seguridad y estabilidad”. Aristu ha añadido que “toca seguir en la senda que funciona, la de ganar en derechos, como ha demostrado la reforma laboral, y hay que evitar decirle no a la subida de un salario mínimo interprofesional que, a medida que ha ido creciendo, ha ido salvando a las familias de la precariedad”.

 



CCOO ha destacado al acierto que ha supuesto la reforma laboral tras registrarse el menor número de personas en paro en un mes de noviembre en Sevilla desde 2008.

 


Tras la bajada del desempleo en 2.974 personas con respecto al mes anterior, en la provincia hay 168.752 personas sin empleo. Hay que remontarse 15 años atrás para encontrar un número mejor (161.990). Además, el paro ha bajado en todos los sectores, siendo servicios el que ha registrado el mayor descenso (-2.218).


El secretario general de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha calificado estas cifras de “buena noticia, porque además es que nunca antes hubo tal volumen de contratos indefinidos, lo que ha permitido a muchos sevillanos y sevillanas trabajar hoy con una sensación de seguridad y estabilidad”. Aristu ha señalado también que “esta coyuntura da confianza a las empresas, que quieren invertir en productividad porque tienen hoy plantillas más estables”.


Pero, para el secretario general de CCOO de Sevilla, “esto no va de triunfalismos. Va de reconocer que hay herramientas con las que se ha acertado, como es una reforma laboral que ha demostrado con creces que funciona para mejorar la vida de la gente”.


“Ahora, toca controlar los precios para que no se asfixie ni a las familias ni a las economías de las empresas y, por supuesto, hay que evitar decirle no a un salario mínimo interprofesional que, a medida que ha ido creciendo, ha salvado a las familias de la precariedad, y que ha hecho que la economía, pese al vaticinio agorero de muchos, funcione mejor”, ha apuntado Aristu.


“Toca, por tanto, seguir en esta senda, la del país que funciona ganando derechos”, ha sentenciado el secretario general de CCOO de Sevilla.