PC Asesores

Solays


Provincia

rodriguez villalobos

 

Hace unos días, el Área de Gestión Sanitaria informaba del traslado de pacientes del Área de Salud Mental a otras unidades de hospitales de la capital. Mientras el presidente de Diputación habla de "cierre" de la unidad, el director del Área de Osuna defiende que "se ha reducido, pero no se ha cerrado" dicha unidad.


El director del Área de Osuna, Celso Ortiz, ha afirmado en una entrevista a Cadena Ser Andalucía Centro que "ha habido una merma importante en la plantilla" por diferentes circunstancias, algunas de ellas motivadas por la sobrecarga de trabajo por el Covid y que "no hay psiquiatras en la Bolsa" de Empleo, pero que la plantilla de psicólogos sigue trabajando y que en la unidad sigue habiendo pacientes, a pesar del traslado de once de ellos a hospitales de la capital.

 

Por su parte, Fernando Rodríguez Villalobos, presidente de Diputación, entiende que se ha producido un "cierre" de la Unidad de Salud Mental del hospital de Osuna, lo cual califica como "ejemplo de cómo la Junta de Andalucía desmantela la sanidad pública" y "deja de atender a una población objetivo de 170.000 habitantes que, si se encuentra con un problema de salud mental, tendrá que desplazarse entre 80 y 120 kilómetros hasta los hospitales de Valme o El Rocío para ser atendida".

 

Rodríguez Villalobos expresa que "el viejo arte de la inacción política como artimaña para precipitar los acontecimientos es realmente la causa del desmantelamiento de dicha unidad mental, porque el problema de raíz no es que ahora no se encuentre personal cualificado, sino que la plantilla existente ha estado sometida a unos niveles de presión asistencial y de estrés laboral que han provocado bajas y vacantes, hasta llegar a la situación actual, con las tres últimas bajas de psiquiatras en el mes de diciembre. Ahora la realidad sanitaria que se deja atrás es la de una población objetivo de 170.000 habitantes que, si se encuentra con un problema de salud mental, tendrá que desplazarse entre 80 y 120 kilómetros hasta los hospitales de Valme o El Rocío para ser atendida. O lo que es lo mismo, todo lo contrario a lo que necesitan y requieren estos perfiles de actuación sanitaria. Porque en estos casos, son cruciales la rapidez y la cercanía al entorno familiar, junto a un importante trabajo a nivel comunitario, con servicios sociales, asociaciones o escuelas de trabajo".

 

"Lo que está ocurriendo con la unidad de Salud Mental en el hospital de Osuna no es más que otro ejemplo de cómo el gobierno de Andalucía desteje silenciosamente la red sanitaria que, durante décadas, ha intentado establecer un trato cercano, directo y personalizado con los pacientes a lo largo y ancho de nuestra geografía. Frente a eso, hoy la Consejería de Salud pretende hacernos creer que la creación de macroáreas sanitarias es buena para ciudadanos y profesionales, cuando las organizaciones sindicales de la mesa sectorial de sanidad ponen en evidencia lo contrario", añade el presidente de Diputación de Sevilla, que ha valorado positivamente el pacto que el Secretario General del PSOE-A, Juan Espadas, acaba de ofrecer al presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, "para una modificación presupuestaria que permita la readmisión de los 8.000 profesionales sanitarios despedidos por el gobierno regional en octubre y la continuidad de los 12.000 que finalizan su contrato en marzo".7

 

"Una Unidad modelo"

 

Para Villalobos, la Unidad de Salud Mental Comunitaria de Osuna representaba "el éxito en la gestión pública de la sanidad, descentralizada y enfocada en un servicio cercano para la ciudadanía. Un modelo por el que Andalucía llevaba apostando décadas y que, ahora, se está dejando caer por parte de la clase política dirigente en nuestra comunidad autónoma. En el nacimiento en 2001 y posterior consolidación de aquella Unidad de Salud Mental, ubicada en el Hospital de Osuna y cerrada ahora desde el pasado 30 de diciembre, fueron partícipes activos los Ayuntamientos de la comarca de la Sierra Sur, con sus alcaldes y alcaldesas al frente, respaldados por profesionales sanitarios de esos municipios. Pero ahora, el desmantelamiento sanitario que llevó a la Junta a no renovar a 8.000 profesionales de la salud en octubre conduce también al cierre de la unidad de Salud Mental en el hospital de Osuna, después de que los sindicatos lleven meses denunciado gestión ineficaz del servicio y, principalmente, una desidia institucional que con su inacción ha permitido que la Unidad pase de contar con 12 psiquiatras a solo 4, lo que ha provocado su cierre", ha apostillado el presidente: "A estas alturas, seguir empeñados en ocultar el desmantelamiento progresivo de la sanidad pública andaluza se antoja tarea difícil para el gobierno de nuestra comunidad. Bien harían en reconocerlo, y en devolver el derecho sanitario pleno a los vecinos y vecinas de todos los pueblos de nuestra tierra", concluye.

Suscríbete al canal de Youtube