et flamenco iv

 

EDUARDO TERNERO. LA VOZ FLAMENCA. Muchas mujeres despuntaron en el flamenco durante el XIX. Muchas debieron ser grandes intérpretes, grandes artistas, a pesar de la falta de libertad del sexo femenino en aquellos tiempos y al machismo existente en el seno de las familias, de la sociedad, no solo flamenca sino en general. Seguimos rememorando féminas flamencas de aquella época como Juana Escalona Fajardo, “la Juaneca”, nacida en 1846, en el barrio de la Trinidad de Málaga....

 

 

Leer más...

MUJER FLAMENCO 3

 

EDUARDO TERNERO. LA VOZ FLAMENCA. Seguimos la estela de mujeres ilustres dentro del flamenco, mujeres que marcarían una etapa histórica, mujeres, muchas de las cuales se perdieron en el anonimato, otras lucharon contra viento y marea por expandir el flamenco que llevaban dentro. Hablamos ahora de Rita Giménez García, “Rita la Cantaora”, nacida en Jerez (1837), aunque muchos creen que era oriunda de Sanlúcar de Barrameda; se inició muy joven cantando por los bares y tabancos de su ciudad, Un empresario se la llevó a Madrid y estuvo actuando junto María y Juanas, las “Macarrona” y Juan Breva, en el café Romero y el café del Gato), alternando con “Fosforito el Viejo”, la “Coquinera”, Manuel Pavón y Manuel Escacena, llegando a ser la cantaora más conocida de su tiempo. Ese mismo año la situamos en el Circo Parich, donde actúa Rita con Juan Breva y la bailarina Soledad Menéndez en el espectáculo “Feria de Sevilla”....

 

 

Leer más...

palestina destrozos

 

EL POEMA DE LA SEMANA. Hoy rescatamos el sublime  'Confines', de Carlos S. Olmo Bau, una composición original en la forma poética y sublime en el fondo, que anima a cada uno de nosotros a alzar la voz contra la violencia y la injusticia, como explica el profesor Antonio Martín del IES López de Arenas en el blog 'Un poema cada semana', motivación que nos debe llevar, en ese sentido, a ser imprudentes para a través de la conciencia propia desafiar a los status quo a los que precisamente una actitud rebelde y comprometida, molesta. No nos resistimos a adelantar el final de esta poesía de belleza profunda en la denuncia y, a su vez en los sentimientos, con las que el poeta Carlos S. Olmo Bau nos deleita: (Imagen: Mohammed Talatene).

 

Salimos desnudos a las plazas.
Alzamos la voz.
Le ponemos nombre a los olivos.
Todo con esa impotencia de quienes sabemos
que amarse
no
evita
que
la
sangre
riegue
la
tierra                 

 

 

Leer más...

ET FLAMENCO MUJER FOTO 2

 

EDUARDO TERNERO. LA VOZ FLAMENCA. Son muchas las mujeres habidas en el mundo del flamenco, anteriores a Pastora; es decir, nacidas con anterioridad al XX: mujeres de las se desconocen muchos de los aspectos de sus vidas. Por desgracia, muchos de los datos que manejamos son elucubraciones, otros son hallazgos actuales que están modificando sus datos y reseñas, provocadas por constataciones, estudios de registros…, que los medios informáticos están facilitando. Francisca Colomer Sierra, nacida en Valladolid en 1861, es la famosa “Rubia de Málaga”, que con tres años se trasladó a Málaga. Recorrió, siendo aplaudida y querida por el público andaluz, toda la geografía andaluza, desde Huelva a Almería. Fue contratada por Silverio en el “Burrero”. Allí conoció al Canario (Manuel Reyes Osuna), con el que muchos dicen se ennovió, o al menos tuvieron un romance. Otros apuntan que, “El Canario”, sentía celos de las actuaciones de la Rubia. Cuentan que disputaban cada noche, ya que, aquella mujer era cada vez más aplaudida y querida por el público asistente. Se llegó a decir que, el “Canario”, pidió a Manuel Ojeda el dueño del Burrero que no la contratase. No sabemos cuál sería el motivo para que, “El Canario” y el padre de la Rubia, una noche del verano de 1885, tuviesen una discusión acalorada en el local y que de las voces llegasen a las manos de tal forma que, en las puertas del Café de verano “Nevería” (junto al Puente de Triana), Lorenzo Colomer, padre de Francisca, asestó una puñalada al Canario que le costaría la vida...

 

 

Leer más...

et flamenco mujer 1

 

EDUARDO TERNERO. LA VOZ FLAMENCA. Desde que se tiene conocimiento escrito, sabemos que, dentro de la cueva, en los chozos, en los corrales, en los pueblos; en las reuniones, en las fiestas flamencas…, la mujer, sobre todo la mujer gitana, ha participado tanto o más que el hombre. Además ha sido la transmisora de esos valores flamencos a la prole. Recuerden lo que decía Camarón, “Todo lo que sé, lo he ‘aprendío’ de mi ‘mare’ ”; efectivamente, hemos podido ver un documental (años 70 del XX), donde Juana Cruz hacía unos cantes con los mismos rasgos y ‘soníos’ flamencos que los hacía su hijo José Monge Cruz. No debemos olvidar que la presencia de la mujer ha sido básica en la formación y desarrollo de los cantes flamencos...

 

 

Leer más...

Más artículos...