Ágora

seagro

Bar Manolo

hotel gm

Grupo Lecru

dibén


Firmas


alt

“Ante lo ocurrido con la caída de parte de la muralla almohade, se nos cae una parte de nosotros mismos, como personas, como pueblo, se cae la historia y la fisonomía de nuestro pueblo. Se pierde algo de nosotros mismo, aunque no nos demos cuenta”. Así lo expresa el marchenero Antonio Díaz Ramos, residente en Palma de Mallorca y que hace unos días envió a este respecto dos cartas al presidente del Gobierno solicitándole intervención urgente. “Ante lo ocurrido con la muralla creo que la reacción tiene que llegar ya por parte de toda la comunidad en su conjunto”, manifiesta.



Si gran parte del patrimonio se está perdiendo, al ritmo que están ocurriendo los “desastres” ¿cuántos años puede durar lo que nos queda? No creo que tanto como los que llevan.


 El penúltimo caso fue el derrumbe total del Puente Mamedra, que por cierto creo que se tenía que volver a levantar ¿Qué les contaran a las generaciones venidera cuando los padres, los abuelos cuando paseen con sus nietos por algunos lugares de Marchena, que aquí había un puente, aquí unas casas señoriales, aquí unas murallas, aquí el lavadero del cementerio y así no sé cuantas cosas más….?


No entiendo todo el lío que se montó cuando la ampliación del casco histórico, posiblemente justificado, porque afectaba a los propietarios de los inmuebles y en consecuencia a la construcción y como es lógico cada uno de nosotros defendemos lo que nos afecta directamente.


El patrimonio también nos afecta porque es algo muy nuestro desde hace siglos. Está ahí porque lo hicieron nuestros antepasados y es la herencia que nos dejaron para que la mantengamos  y, a ser posible, sacar un beneficio ¿Que sería de España y de otros países si no fuera por el turismo cultural?

alt


Ante lo ocurrido con la muralla creo que la reacción tiene que llegar ya por parte de toda la comunidad en su conjunto, todas las asociaciones, hermandades, peñas, empresarios, profesionales  etc. En fin, tendría que haber una respuesta como mínimo a la que hubo con la ampliación del casco histórico.


Es una pena que desde 1994, en el cual se realizo una serie de estudios del patrimonio, en el cual ya quedaba reflejado por los técnicos la situación de la muralla, y tras el estudio arqueológico de 2006, no se haya efectuado ningún tipo de actuación para su conservación.


Si desde 1994, las instituciones correspondientes se hubiesen preocupado de ir restaurando todo lo que transcurre por la Carretera de los Poyetes y quitando todo lo que a día de hoy está construido apoyándose en la muralla y que fuese transitable, ¡cuántos visitantes mas podría tener Marchena con lo que ello supondría de ingresos para un sector del pueblo y en consecuencia para Marchena en todos los sentidos, tanto económico y como pueblo que se cuida de su  patrimonio! 

 
Posiblemente sea el momento para crear una asociación para la defensa del patrimonio.


 

Antonio Díaz Ramos.      


Palma de Mallorca, 9 de agosto de 2014.

 

Suscríbete al canal de Youtube