Opinión

et agujeta

 

EDUARDO TERNERO. LA VOZ FLAMENCA. Hoy traemos una dinastía de cantaores de la zona de Jerez-Los Puertos, una saga – de las más puras –, dentro del flamenco. Son al menos cinco generaciones de cantaores y cantaoras que, sin duda alguna, han sido fieles a sus creencias flamencas y a sus raíces. La familia “Los Agujeta” es de las que más han sabido guardar y conservar esas cepas del flamenco antiguo, del flamenco más añejo. Una saga que se ha ramificado impregnando tres siglos, del (XIX al XXI).

 

 


 

 

Las primeras noticias de los Agujeta, cuando aún no se denominaban así, las encontramos en escritos e investigaciones de J.M. Martín-Barbadillo, que nos inicia el camino diciendo que proceden del Puerto de Santa María, donde Diego de los Santos se casa con Ricarda Boneo. Una de sus hijas, Micaela, se casará con Gabriel Soto que fue tío del gran cantaor Manuel Torre. Otro hijo del matrimonio, Diego de los Santos Boneo (nacido en 1845), se casó con Juana Navarro Morón y pusieron su domicilio en Jerez, en la calle Acebuche. De esta unión nacerá, en 1880, Tomás de los Santos Navarro que será el primer jerezano de la saga. Tomás se casa con María Gallardo Suárez, que era natural del Puerto de Santa María, cuyo hermano (José Gallardo Suarez “El Chalao”) se casó con Pilar Loreto Fernández y fundarán la rama de los “Garbanzo” y los “Mijitas”).


Seguimos con Tomás y María, los cuales tendrán dos hijos cantaores, entre otros: Manuel “Agujeta el Viejo” (nacido en 1908) y Domingo “Rubichi” que será precursor de otra de las sagas de artistas jerezanos. “Agujeta el Viejo” (el primer “Agujeta”) recibió el apodo por estar trabajando muchos años como cambia-agujas de trenes, es del único que tenemos referencias como cantaor casi profesional.


Se trata de un artista de pureza, jondo, que recogió los sones de Manuel Torre, del Marrurro, Carapiera, Tío José de Paula…, de casi todos los grandes del XIX. “Agujeta el Viejo” canta con una profunda voz y una riqueza de estilos propios de ese rincón de su tierra entre los Puertos y Jerez. Fue un cantaor que en su juventud tuvo poco éxito, se dedicó a la fragua, pero sus cantes por toná, seguiriya, soleá, martinetes y los romances han dejado escuela y ese sabor a añejo y dolor de los cantes primigenios.


Manuel “Agujeta el Viejo” se cría en una familia donde se vivía el cante. Cantaba su hermana Carmen (madre de Miguel Pastor de los Santos “Gitanillo de Bronce”) y su hermano Diego que se quedó ciego, vendía lotería y cantaba para morir. Otra saga la formarán su hermano Domingo de los Santos Gallardo “Rubichi”, padre de Diego “Rubichi” y abuelo del tocaor Domingo “Rubichi”.


Agujeta el Viejo se casa con Ana Pastor Monge, natural de Rota y tendrán nueve hijos: Tomasa, Juana, María, Lica, Francisco Juan, Diego, Luis y Manuel, casi todos cantaores profesionales. “Agujeta El Viejo” grabó poco y moriría en Rota en 1976. Allí, se le rinde cada año homenaje, en la Peña Flamenca que lleva su nombre: Tertulia “El Viejo Agujeta”.


Manuel “Agujeta”, hijo de “Agujeta el Viejo”, nacido en 1937, será el más conocido de la saga de los ya apodados “Agujeta”. Manuel, dejó la fragua familiar y se fue a Madrid donde grabó su primer disco, actuó en la película “Flamenco” con Carlos Saura, en un documental biográfico con Dominique Abel y reportajes como “Rito y geografía del Cante”. Se casó con Josefa Bermúdez y tuvieron nueve hijos de los cuales cuatro son sordomudos como su madre y solo Antonio y Dolores siguen la saga cantaora.

 

Manuel “Agujeta” fue capaz de mantenerse en sus raíces y creencias; pero, sus declaraciones y su manera de vivir, le traicionaban. Admirado por los defensores de lo más ‘puro’ del cante gitano como Caballero Bonald, Quiñones, Félix Grande…, que han sentido admiración por su egocentrismo y su nomadismo (vivía entre Rota y Sanlúcar, en su autoconstruida casa, aislado del mundo con su segunda esposa, la bailaora japonesa Kanako, actuando en pocas ocasiones).


Hay que reconocer en Manuel el ser guardián de los cantes más profundos. Eso le ha llevado a ser considerado como uno de los cantaores más puros de la historia moderna del flamenco; pero también, hay que decirlo, como uno de los más polémicos. Manuel domina el compás de la fragua, las tonás las seguiriyas, soleares, martinetes, fandangos…Como dice el guitarrista Manuel Moreno “Moraito”: “Manuel nos sorprende”, y Manuel sorprendía porque, hasta diciembre de 2015 que murió, pudimos tener la oportunidad de escuchar, en vivo, los cantes primitivos del XIX.


Diego de los Santos Pastor, “Diego Agujeta”, hermano de Manuel e hijo de “Agujeta el Viejo”, publicaría a los 75 años su primer disco en solitario, aunque su trayectoria como cantaor ha sido larga, sin embargo, nunca se había interesado en ello, siendo un cantaor de gran talla en seguiriyas, tonás y por soleá, siguiendo la estela de su padre.


Antonio “Agujeta”, es hijo de Manuel “Agujeta” y nieto de “Agujeta el Viejo” (Jerez 1962). Desde su infancia destacó en los cantes por seguiriya y soleá. Con 13 años ya subió a los escenarios, siendo una de las grandes promesas de lo ‘jondo’, asistiendo a festivales y concursos y haciéndose un sitio de gloria dentro del flamenco; pero todo se torció. Antonio arrastra un pasado muy doloroso, todo por su inclinación hacia el mundo de las drogas, que le condujeron al robo y a la cárcel. Sin embargo, Antonio “Agujeta”, desde su confinamiento pudo rehacer su vida, ha grabado varios trabajos y pudo salir con permisos para algunas citas. Parece ser que su vida se ha enderezado.


Otro “Agujeta” que ha saltado a la palestra últimamente, grabando un gran disco, aunque, ya llevaba tiempo en el mundo profesional, ha sido Manuel “Agujeta hijo”, el más pequeño de Manuel “Agujeta”. Manuel es un gran baluarte del cante añejo, del cante por martinete y seguiriya, siguiendo la estela familiar, con una forma de cantar muy personal y muy del estilo de los cantes de esta saga.


Su hermana, Dolores “Agujeta”, ha grabado también y es la que representa la continuidad de la familia en el cante. Es madre de 6 hijos: su hija, Virginia “Agujeta”, se dedica al baile y su hijo, Antonio “Agujeta Chico”, nacido en Jerez en 1983 canta y toca la guitarra. Desde los 11 años acompañaba a su madre en las actuaciones, ha recorrido toda la geografía española compartiendo escenario con grandes músicos y de diversos géneros. Es uno de los pocos cantaores que en la actualidad se acompaña el mismo con la sonanta.

 

Con toda seguridad, la continuidad de la saga de los “Agujeta”, en principio, se perpetúa.