pololo ko copia

 

DANIEL LORO (Primera edición agotada en facebook tras leerla Media Marchena. Aquí, segunda edición para la otra media)En la tranquila y sosegada villa entoldada, donde los cubre cielos poco podían hacer ante el sofocante calor de julio, había un kiosco que todos los vecinos conocían y en cierto modo también amaban. Era el Kiosco del pololo, regentado desde hacía tiempo por su hija, una mujer de carácter afable y siempre con un cotilleo que contarte. El kiosco no solo era famoso por sus heladas cervezas y papas del cochero, sino también porque desde él, la tabernera fue testigo de la historia de un desamor que desgraciadamente acarrearía terribles consecuencias para el puesto de cervezas. La hija del pololo, de un tiempo a esta parte, sentada en una silla estratégicamente colocada; había empezado a espiar a su vecino, un tal palomo, excéntrico dueño y chef del pequeño restaurante temático "La Cueva"...

 

Leer más...

portada flamenco

 

EDUARDO TERNERO. Aquí concluimos esta primera parte dedicada a inicios del flamenco. Con estas líneas, pensamos, puede darse por finalizada esa etapa primigenia, aún vestida de corto, de uno de las más ancestrales artes que existen. Un arte, patrimonio de la humanidad, creado y cultivado con el sudor y la sangre de los perseguidos, de los enmudecidos, de aquellos que sufrieron en sus carnes el dolor y las vicisitudes más inhumanas, acuciados por el fragor de los tiempos, la indolencia de la religión y los estamentos gubernamentales del momento; aunque, como todo en la vida, tenga sus momentos de euforia, de liberación del ánimo…

 

Leer más...

portada

 

EDUARDO TERNERO. Ya hemos hablado de la importancia de la mujer en el mundo del flamenco, hemos comentado la vida de muchas cantaoras, bailaoras, guitarristas…, habidas a lo largo de la historia antes de la aparición de la gran Pastora la “Niña de los Peines”. Hemos aprendido como vivieron aquellas féminas su ligazón al flamenco, sus dificultades y su dependencia del mundo masculino. ¡Cuánto valor añadido tenían que superar estas mujeres para poder alcanzar la fama y poder cantar ante un público! ¡Cuánta frustración a lo largo de la historia!

 

Leer más...

plaza arriba redi

 

EDUARDO TERNERO. Quien ha conservado la esencia, a quien debe el flamenco su mayor protagonismo es, sin duda alguna, al pueblo gitano. Existen familias, sagas completas que se han volcado en él, ha sido su bandera. Sea con el cante, en la guitarra o con el baile; con sus raíces y costumbres, con sus letras y su musicalidad, su misticismo y su duende… desde su llegada a España lo han atesorado hasta nuestros días.

 

Leer más...

manuela 1

 

JOSÉ DE ARIMATEA. Manuela, huérfana de madre desde temprana edad, menuda, de mirada profunda como mil noches, llega a Marchena en 1937, procedente de Paradas, esa rara avis enclavada en el centro de la Campiña cuyo acento rememora a los emigrantes leoneses que acudían a las ferias de ganado y que acabaron estableciéndose en la localidad. Llega sola, con un crío bajo el brazo. Las malas lenguas dicen que el chico es fruto de una violación; el dolor de su rostro solo parece confirmar el atroz rumor. Sus pechos turgentes, que amamantan la vida con la que carga en brazos, llaman la atención de las mujeres de las casas pudientes, que acceden a aceptarla como criada. Bajo esa circunstancia, se desempeñará como nodriza, como cocinera, como lavandera…(Imagen: Kati Horna. Una mujer trabajadora amamanta a su hijo en Vélez Rubio, provincia de Almería, en 1937).

 

 

Leer más...

Más artículos...