Local

El tercer punto del Pleno Ordinario de junio trató sobre la dación de cuentas de la liquidación del presupuesto municipal del ejercicio 2008. Mientras que el equipo de Gobierno destacó que el remanente de tesorería ha pasado de 8 millones de euros negativo a 5,561.000 euros en apenas 2 años (descenso de aproximadamente 1 millón de euros en el último año), la oposición se centró en reseñar que las inversiones reales ejecutadas por el equipo de Gobierno son de menos de 2.100.000 euros sobre los casi 9.800.000 presupuestados, a los que sumaron más de 1.600.000 de otros créditos que se han incorporado durante el año.


El concejal de Hacienda y portavoz del Grupo Popular, Jorge Vega, puntualizó que las inversiones se presupuestaron en 2007 para 2008 en un contexto en el que el Banco de España y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pronosticaron un crecimiento anual del 3,2 por ciento, lo que ha originado “muchos españoles endeudados porque han pedido hipotecas que no pueden pagar”, además de destacar la labor de su equipo para que Marchena sea uno de los municipios donde el crecimiento del paro se contiene mejor. Vega criticó que el ex alcalde socialista Juan Antonio Zambrano acumuló “3 millones de euros de deuda en 300 días de gobierno”. El portavoz popular dijo que “si en bonanza llevó al Ayuntamiento a la ruina, ¿qué hubiera hecho usted ahora, salir corriendo o cerrarlo?”, dirigiéndose al portavoz socialista.

Zambrano consideró los presupuestos de 2008 “malos de solemnidad”, exponiendo que están “descuadrados, desnivelados y que incumplen el principio de equilibrio, la tasa del agua no puede recoger jamás un superávit de 235.000 euros o percibir de Aquagest 539.000 euros en diciembre de 2008 con la aplicación de un canon que no ha entrado en vigor hasta marzo de 2009””.
     
En este sentido, un informe de la intervención recoge que “como consecuencia de la antigüedad de algunos de los saldos sería conveniente que por parte del Pleno de la Corporación se aprobara un expediente de depuración de saldos. En concreto, por lo que respecta a los capítulos 3 y 9 (gastos financieros y pasivos financieros respectivamente), en lo que respecta al préstamo concertado con AQUAGEST SUR S.A. Las obligaciones pendientes de pago , tanto del ejercicio corriente como de ejercicios cerrados no son reales, pues según consta en escrito presentado por la citada Entidad con fecha 3 de Junio de 2.009, dichas obligaciones se encuentran saldadas, siendo preciso recoger únicamente el apunte en contabilidad municipal.
    
Por otro lado, constan con la citada empresa tanto obligaciones pendientes de pago como derechos pendientes de cobro que fueron igualmente saldados a través de la aprobación de las tarifas del suministro domiciliario de agua potable correspondientes al ejercicio 2.008, por lo que sería igualmente preciso, una vez aprobado el expediente de depuración de saldos darlos de baja en contabilidad, con el consiguiente resultado en el remanente de tesorería municipal”.
     
Zambrano denunció que en la liquidación de cuentas “no aparecen 321.000 euros del convenio urbanístico con Harineras Camacho, que faltan 866.000 euros de gastos de personal mientras que el coste de Vega, alcalde, Malagón y los concejales mileuristas es de 265.000 euros para todos los marcheneros”. Asimismo criticó que los incentivos de personal “suban más del 350 por ciento, de 38.000 a 136.000 euros”.
     
Otro de los aspectos que lamentó fue “el incremento de las partidas de gasto externo mientras se reducen las partidas a asociaciones y clubes deportivos o se dejan de aplicar 24.000 euros presupuestados para premios y becas a jóvenes, 18.000 de apoyo a las pymes o 6.700 para materia de inmigración”.
     
Otro de los motivos de debate fue el descenso de impuestos indirectos recaudados por el Ayuntamiento, 600.000 euros según PP y 300.000 según IU y PSOE; impuestos que dependen fundamentalmente del sector de la construcción: en un principio, el Ayuntamiento presupuestó recaudar alrededor de 1.300.000 euros en este apartado.
     
Finalmente, en cuanto a la carga financiera del Ayuntamiento, el portavoz del Grupo Andalucista, José Antonio Fernández, resaltó que ha pasado de 11 a 9 millones de euros y criticó la falta de uso por parte del gobierno socialista anterior a inversiones finalistas como las de 600.000 euros para el arreglo del mercado de abastos, 500.000 para el centro de Salud o 300.000 para la construcción de la piscina climatizada.