Local

La Agencia Andaluza del Agua ha emitido un informe favorable para la transformación de 480 hectáreas de olivar de secano situadas en término municipal de Marchena en regadío, según anunció ayer el responsable técnico de la Comunidad de Regantes del Gordillo, Sebastián Delgado, en una charla informativa ante decenas de agricultores marcheneros que se interesaron por este asunto. La participación de los agricultores en este proyecto será fundamental para su definitiva aprobación por parte de la Consejería de Medio Ambiente.El rendimiento del regadío "triplica" el de secano en el olivar, ya que se puede pasar de recoger 2.500 kilos a entre 6.000 y 8.000 por hectárea.


Hace varios años ya se constituyó la Comunidad de Regantes de la Vega del Corbones en la Puebla de Cazalla, abarcando pequeñas zonas de Osuna, Morón y Marchena, que cuenta con 2.000 hectáreas de regadío. Estas nuevas 500 hectáreas, situadas en término de Marchena cercano a la Puebla de Cazalla, concretamente en la zona del Gordillo, vendrían a ampliar la superficie de olivar de regadío en la zona, y tras una dura batalla por acabar con el monopolio del regadío para la zona de las Vegas Bajas sevillana y la derivación de competencias del Estado a la Junta en tema de Confederación Hidrográfica, cinco años después de la presentación de este proyecto se ha emitido un informe favorable en el que se exige la concreción con datos de demandantes de olivar de riego para que definitivamente le sea adjudicado a esta Comunidad de Regantes del Gordillo, según explicó Delgado.

En este sentido, el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Marchena, Manuel Ponce, tras un debate con los agricultores que se reunieron en el salón de actos del Ayuntamiento, optó por abrir un plazo de presentación en el que se recomienda a los agricultores que se inscriban en la secretaría de Alcaldía lo más rápidamente posible para que el proyecto no caiga de nuevo en saco roto. Además, se retomará a propuesta de los agricultores, un listado del año anterior que se expuso en la Cooperativa San Isidro Labrador, en un tiempo en el que el proyecto de regadío estuvo a punto de desaparecer, lo que no impedirá que se tenga en cuenta a quienes en su momento se apuntaron y deseen retomar la idea de transformar sus olivares de secano en regadío.

"Sería una pena que no hagan uso de esta posibilidad", manifestó Delgado a los agricultores, explicando que el proyecto consistirá en la construcción de una balsa de agua que proporcionará aguas invernales a los agricultores del 15 de septiembre hasta el 15 de abril, aunque en una perspectiva de fuuro a corto plazo el olivar será considerado cultivo con derecho pleno a regadío y no sólo temporalmente, como en la actualidad ocurre.

La captación de agua se haría "muy cerca del río" Corbones con esta balsa, y el agricultor tendría que pagar el mantenimiento del coste de llevarle agua a sus tierras y de la instalación del sistema subterráneo por goteros más el coste del agua, lo que supondría aproximadamente, si bien la cantidad será variable en función del agua utilizada, algo más de 100 euros anuales, según afirmó el presidente de la Comunidad de Regantes, el ex alcalde de la Puebla de Cazalla, Manuel Duarte.

Durante esta charla informativa se explicó la necesidad del proyecto por varias cuestiones; en primer lugar por la tardanza de la lluvia que se produce en determinadas temporadas y que cuando llega no impide que el proceso de transformación de azúcares dle olivar en grasas ya se produzca tibiamente a lo máximo, en segundo lugar la citada productividad en la producción, que triplicaría la de secano en un mercado competitivo y cada vez más abiertos a nuevos cultivos de regadío, y en tercer lugar, el desarrollo de la zona mediante puestos de trabajo que generaría una mayor cosecha de olivar, aspecto que recalcó el presidente de Casil, Fernando Berdugo, que consideró este proyecto "muy interesante por la riqueza que puede generar" en Marchena.

El olivar de regadío se encuentra más extendido en la provincia de Jaén en Andalucía, con excelentes resultados según los ponentes, que recalcaron la importancia de que en las próximas semanas los agricultores marcheneros se sumen a este proyecto con su participación, ya que "es la última oportunidad", afirmó el responsable técnico, que explicó que "desde julio de 2005 la Unión Europea no permite la ampliación a regadío de ni una sola hectárea", por lo que este proyecto se permitirá por ser presentado antes de esa fecha.

Por último, dentro de que los costes se abaratarían para la Comunidad y agricultores si qiuienes participan se encuentran cerca de la zona del Gordillo, tanto responsables de la Comunidad como Manuel Ponce abrieron la posibilidad de inscribirse a un marco geográfico más abierto, que al menos abarque toda la zona de la carretera de Marchena a Puebla de Cazalla, a partir de lo cual se elaborará un mapa de situación que se enviará a la Consejería para la definitiva aprobación del desarrollo del proyecto. Los agricultores sólo necesitan presentar en secretaría de Alcaldía datos de su nobre y apellidos, polígono y parcela.