Local

El portavoz del Grupo Popular, Jorge Vega, lanzó en Pleno anoche una afirmación que puso la sombra sobre la número 2 del PSOE de Marchena y diputad de Juventud, Beatriz Sánchez: “Imaginemos hipotéticamente que uno de sus concejales, por ejemplo usted señora Sánchez, se compra una parcela que vale 100.000 euros y estuviera escriturada en 40.000” en un discurso de defensa de su honorabilidad en el que también imaginó “hipotéticamente” que el portavoz de IU, Francisco Rey, “tuviera un chalé ilegal”.  Sánchez explicó que el precio se debe a que el vendedor fue su suegro e invitó a denunciar a Vega, al que acusó de señalar a terceras personas no presentes en Pleno, mientras que Rey le retó igualmente a demostrarlo con datos.



El punto octavo lo fue sólo físicamente, ya que en el transcurso del Pleno, Vega, ausente en dicho punto, volvió con ganas de defender su “honorabilidad” mediante acusaciones veladas a Beatriz Sánchez (PSOE) y al portavoz de IU, Francisco Rey, apuntando principalmente a la concejala socialista, a la que advirtió que ese caso podría “hipotéticamente acabar con su carrera política”.


Dicho sea de paso que hipótesis es la “suposición de algo posible o imposible para sacar de ello una consecuencia”, según se define en el RAE o “lo que se establece provisionalmente como base de una investigación que puede confirmar o negar la validez de aquella”, Vega dejó abierta la posibilidad de que lo dicho por él fuera real.

Por lo tanto, en el punto 14 referente al inventario de bienes municipales, derivó el punto hacia estos hipotéticos casos después de que Vega manifestara que “la honorabilidad en términos políticos cuesta mucho trabajo ganársela”, siendo ésta muy importante en una carrera política y yendo por delante que “es muy fácil destruirla”, explicando que, a su juicio, es lo que intenta Zambrano con el portavoz del Grupo Popular, que le dijo al portavoz socialista que “usted sabe lo que busca y volverá a su instituto o a lo mejor se pide el traslado”, y esperando que los compañeros más jóvenes de la política saquen las lecciones correspondientes de estos casos.


En este punto, manifestó: “Imaginemos hipotéticamente que alguno de sus concejales, por ejemplo usted señora Sánchez, imaginemos que se compra una parcela que vale 100.000 euros y la escritura por 40.000 euros, imaginemos hipotéticamente”, para añadir “¿qué hay detrás de todo esto?”, para tras hacer una pausa indicarle que “hay que plantearse que estas cosas pueden acabar con la carrera política de la gente” y que “cuando una persona compra lo que sea y lo escritura por mucho menos valor, comete un fraude a la Hacienda pública y municipal, o en caso contrario, si compras algo por precio inferior a su valor, ¿a cambio de qué?”.


Vega expresó que “no se puede jugar con la honorabilidad de las personas cuando no se tiene razón” para luego manifestar “yo me compro una casa donde me da la gana o compro cosas y digo que las compro por menos”, señalando que, con esas hipotéticas circunstancias, no debería hacer un discurso tan “demagógico, falso e hipócrita, quien sabe por qué, contra quién y qué se busca”, en relación con el hecho por los socialistas sobre su compatibilidad.


El portavoz del Grupo Municipal de IU, Francisco Rey, respondió que “muchas veces hacen falta datos, levantar sospechas está muy bien, pero denuncie con papeles lo que cree más conveniente”, señalando que “lo que está muy claro es que un concejal estuvo asalariado sin estar firmado su contrato y luego sigue trabajando y cobrando porque le da la gana sin pedir la compatibilidad, y eso es un dato”, para manifestarle que ha estado “cobrando tres años y medio de dos frentes, eso es aprovecharse del poder y de la debilidad de su compañero de Gobierno”.


Beatriz Sánchez, que respondió por alusiones, dijo que hipotéticamente el Grupo Socialista podría decir que aparte de los 400 euros que cobra Vega por las empresas podría hacerlo en mayor cantidad en “B”, para espetarle a Vega que “quiero que me diga las cosas a la cara y mañana me denuncie”.


Sánchez explicó que “si usted ha leído las escrituras verán que los dueños de esa parcela son mis suegros, se la he comprado a mi familia y es libre de ponerle el precio que les dé la gana, como si me la quieren regalar, yo no me oculto, yo digo la verdad”, para referirse a que se tuvo que “chupar que se dijera que mi padre estaba contratado por este Ayuntamiento para que un familiar estuviera aquí, y mi padre le dijo al señor alcalde que no quería ese contrato, se está usted metiendo donde no se tiene que meter, y es un acto de cobardía política no decirlo claro”.


Posteriormente, le invitó a hablar con el portavoz en Diputación del PP, Juan Bueno para que le enseñe su Visa, ya que “yo no la tengo y usted ha dicho eso un día, cuatro y seis, si quiere también le doy el modelo de mi coche para que lo sepa su servicio de espionaje, gobierne aquí en Marchena y haga lo mejor para Marchena, pero que sobrepase ciertos límites no se lo voy a consentir, ha hablado usted de soborno y dinero negro”.
Vega tomó la palabra para indicar que Sánchez se había puesto “sumamente nerviosa” después de “permitirse el lujo de decir que ingreso dinero indebidamente por una mera cuestión formal y subsanable” en referencia a la sentencia del TSJA mientras el Grupo Socialista “va diciendo que yo me llevo el dinero y con ese dinero se arreglan los problemas del pueblo”.


Posteriormente manifestó que las donaciones tributan fiscalmente y le manifestó que tendría que hacer registro de intereses en la Diputación y en el Ayuntamiento para que constara la diferencia de los 60.000 euros, añadiéndole que “de Hacienda y de fiscalidad sé un poco más que usted” para comentarle a Rey que le ha llegado escuchar a hablar de sus hijas, lo cual negó en rotundo el concejal de IU, alque el alcalde riñó ostensiblemente por defenderse fuera de turno de palabra.


Vega dijo que se le ha obligado a hacer un “striptease integral” y que su sentido de la moralidad “está más que claro, repasando otras cuestiones como que José Alcaide Villalobos “cobraba de Fibes sin trabajar” en ella, o que un ex alcalde de Marchena “cobraba sin saber muy bien exactamente a que se dedicaba durante diez años” ya fuera del Ayuntamiento de nuestra localidad, y relacionando estos casos con el escándalo de los ERES, que se han producido “cuando se han acabado todos los enchufes y todos los FIbes y siglos XXI, ¿y ustedes son los defensores de los trabajadores”.


El portavoz popular defendió su retórica de términos hipotéticos y recordó que el Grupo Socialista ha buscado su “ruina personal y familiar, haciendo todo lo necesario para quitarme del medio, ha actuado de forma desalmada, sin escrúpulos y usted es el brazo derecho del señor Zambrano”, manifestó a Beatriz Sánchez.


Vega acabó su discurso con la vista puesta en el 22 de mayo indicando ser el candidato más votado de la historia del PP en Marchena, con 3 concejales, y Zambrano y Rey los menos votados de sus partidos, con 6y 1 respectivamente.


El alcalde recordó cuando en la revista socialista lo llamaron “Juanito el Mentiroso” hace 5 años y se sintió dolido por las referencias de los socialistas a los familiares del alcalde que son contratados en el Ayuntamiento defendiendo que en el Consistorio “entra el que le corresponda”.


Rey respondió a Vega negando de nuevo de forma contundente que se haya referido a cualquier familiar de él ni de nadie y recordándole que en las elecciones generales el PP obtiene “1.000-1.200 votos más “que cuando se presenta Vega a las municipales.


Beatriz Sánchez recordó en el último turno las sombras de incompatibilidad sobre Martín Romero y Sánchez Metro al principio de la legislatura, las cuales nunca se demostraron y criticó que en su caso se hayan referido a personas que “no pueden defenderse”, para decir posteriormente que la palabra hipotéticamente no es más que un mero recurso de Vega para acusar directamente, ya que "todos sabemos ese juego" y dirigiéndose al alcalde: "¿señor alcalde, cree que es de recibo?", para manifestar a Vega "vaya a los Juzgados y denúncieme, intenta justificar lo injustificable", concluyó.

Vega, tras acusar de hacer de su caso el "problema número 1 de Marchena" a los socialistas, dijo a Beatriz que se había puesto "nerviosa, debido a su inexperiencia, usted se ha acusado sola. Usted ha puesto de vuelta y media a mí y al alcalde y ahora dice que no se traspase las líneas, voy a coger un pañuelo para que se me sequen las lágrimas", para finalmente entrar en la estrategia de desgaste a Zambrano manifestando "lo primero que tienen que hacer es quitar a ese señor de líder, no merece bajo ningún concepto ser alcalde de Marchena, ser alcalde es el mayor honor, pero también la mayor responsabilidad, y hay que querer a Marchena para serlo, usted no quiere al pueblo de Marchena", dijo Vega, para concluir "arregle sus papeles y evite preocupaciones en el futuro y más cosas" dirigiéndose a Beatriz Sánchez.

El alcalde condenó que se entre en lo personal si bien acusó al PSOE de "prender fuego" continuamente, en lo que fue en todo caso una sorprendente toma de distancia respecto a la contundencia verbal de Vega, algo en cierta medida lógica ya que con este caso se abre la veda sobre los hipotéticos chalés ilegales o alegales que cada uno de los familiares de concejales y de cualquier marchenero de a pie pueda tener.

Rodríguez Aguilera acabó reseñando una serie de calificativos como "apático o inútil" que sobre él se han escrito en el boletín del PSOE. "¿Esto no lo firma ninguno de ustedes?" repitió continuamente en su intervención.