Local

El alcalde de Marchena, Juan Rodríguez Aguilera, ha reaccionado a un comunicado de los trabajadores de Radio Televisión Marchena en los que reclaman los salarios impagados de junio y julio, anunciando "cambios de funcionamiento" en la sociedad municipal. Los trabajadores esperan que estos cambios no se materialicen en forma de reducción de la plantilla y recuerdan que siguen trabajando "con total compromiso y día tras día", a pesar de los impagos mientras que el alcalde ha hecho uso del propio medio de comunicación público para realizar estas declaraciones que La Voz de Marchena recoge del informativo del viernes en TV Marchena, presentado por el nuevo Gerente, Vicente Córdoba.


Rodríguez Aguilera mantuvo una reunión esta semana con el representante sindical y representantes de los trabajadores de RTVMarchena en la que no ofreció ningún tipo de compromiso formal al pago de los salarios de junio y julio, según expresa el comunicado de los trabajadores, que denuncian la "incertidumbre" que genera esta situación en familias que dependen del sueldo mensual de los trabajadores, que también respondieron al alcalde en el propio informativo que "hasta finales de junio no cobraron todos los trabajadores los salarios de abril y mayo".

Tanto en el comunicado informativo de la situación que los trabajadores "han difundido con carteles y por medios ajenos a RTV Marchena" como en el del respuesta en el Informativo del viernes, las declaraciones del alcalde han provocado que los trabajadores "se vean obligados a responder" en este espacio televisivo, donde el nuevo gerente Vicente Córdoba leyó un comunicado de los trabajadores en el que manifiestan con rotundidad que "los ingresos de publicidad nunca han sufragado gastos de las nóminas", a raíz de que el alcalde justificara los "cambios de funcionamiento" en "una reducción de los ingresos por publicidad en más de un 60 por ciento".

Los trabajadores niegan cualquier responsabilidad de ellos en los ingresos publicitarios, aclarando que la sociedad "es 100 por cien municipal y su funcionamiento depende del Ayuntamiento de Marchena".  El alcalde había manifestado previamente en declaraciones al informativo que "el Ayuntamiento está casi al día en la subvención que le paga a MECOMAR, sólo faltan 6.000 o 7.000 euros que es una cantidad muy inferior a los salarios que se adeudan". La subvención, manifestó el alcalde, "paga la parte líquida de las nóminas, pero no seguros sociales o IRPF, que se han pagado con gastos como los de publicidad, que ha caído por la crisis".

Rodríguez Aguilera insistió en los citados "cambios de funcionamiento" sin aclarar cuales serán y a pesar de que hace pocos meses el anterior Gerente, José Manuel Baranco, se vio forzado a dimitir de su cargo por la "pérdida de confianza" del equipo de Gobierno, que años antes lo había propuesto junto a IU cuando se encontraban en la oposición, confianza que ahora recae en el nuevo Gerente, Vicente Córdoba; además de la reducción a media jornada de otro trabajador que desempeñaba sus funciones a jornada completa.

Los trabajadores han explicado que mantienen la voluntad negociadora y su compromiso con la función social que desempeñan en RTV Marchena y expresan en el comunicado de respuesta que "jamás han cobrado nocturnidades, horas extras o trabajos de fin de semana, a pesar de que se recojan en el convenio colectivo, que se encuentra a la espera de renegociación desde principios de 2008", y han aclarado que son "los únicos trabajadores del Ayuntamiento" que se han visto abocados a esta situación.

Insistiendo en los "cambios de funcionamiento" y en que se buscará que "los gastos sean más acordes con los ingresos que se tienen", cerró el alcalde la entrevista con el nuevo Gerente: "Aprovechando la entrevista para el inicio del plazo del censo de regularización de viviendas en suelo rústico quiero aclarar algunas cuestiones en relación al comunicado" de los trabajadores de TV Marchena, expresó en el inicio de sus declaraciones el alcalde, que se muestra "abierto a propuestas", si bien los trabajadores por el momento rechazan cualquiera que pase por la reducción de una plantilla, ya de por sí insuficiente, según precisaron en su comunicado de respuesta.