Local

El concejal de Salud, Manuel Ponce, expuso ayer muestras de la calidad apta del agua y explicó todos los procesos homologados de análisis, para considerar "disparatado y desproporcionado" que los portavoces de PSOE e IU manifestaran que la mayor medida de mezcla con agua de los pozos puede afectar a la salud, con la muestra de una botella turbia por parte de Francisco Rey, que ha asegurado que "la alarma ya está generada cuando los marcheneros abren el grifo cada día, no porque un concejal enseñe una botella". El equipo de Gobierno, a instancias del PP, acordó recurrir la ley andaluza de aguas, que supondrá un coste añadido de más de un millón de euros para Marchena en los próximos cinco años, pérdida de competencias y la creación de infraestructuras supramunicipales "innecesarias", según expuso el portavoz Jorge Vega.

 


 

Ayer al mediodía se convocó un Pleno Extraordinario, entre otros asuntos, para recurrir la ley andaluza de aguas. Aunque el principal motivo de interés estuvo en la aclaración por parte del concejal de Salud, de la calidad Apta del agua en Marchena, algo que volvió a originar debate.

"Lamentablemente hay dos portavoces que más allá de la discrepancia, intentaron poner en duda la potabilidad del agua, el portavoz de Izquierda Unida llegó a enseñar una botella de agua turbia y el del PSOE dijo textualmente que el agua de Marchena podía afectar a la salud primero, y luego a la sanidad, y es un hecho lamentable que con estas declaraciones lleguen a alarmar a la sociedad, a alertarla con la salud, que es una de las alertas que más funciona junto a cuestiones de inseguridad o catástrofes naturales", manifestó el andalucista Manuel Ponce, que insistió en que la actitud de ambos portavoces fue de "desvergüenza política y de una voluntad extremedamente negativa".

Ponce explicó la turbidez del agua en agosto en que durante ese mes "y como un hecho excepcional que ocurre cada 15 años" se cambió el contador general, por lo que se quedaron algunos depósitos vacíos, se cortó el agua, y, al volver a llenarse "hay cosas que se sedimentan por el peso físico, las primeras aguas mueven el sedimento y nos lo bebemos, y es verdad que es nuestra obligación limpiar los depósitos, pero de ahí a inferir que la turbidez afecta a la salud pública me parece desorbitado, es una irresponsabilidad de tal magnitud, que parece que aquí ya vale todo", señaló.

 

Ponce añadió que "¡alguien puede creer que el Estado vaya a dejar en mis manos la potabilidad del agua, y que yo lo vaya a dejar sucio todo para que se vaya muriendo la gente! Afortunadamente estamos en un estado moderno y eso es incierto".

Posteriormente, explicó que las mediciones están reguladas por prármetros cualitativos y cuantitativos por Decreto del Estado, por lo que se preguntó "¿cómo es posible alarmar a un pueblo entero enseñando una botella de agua turbia?  ¿por eso cree que va a tener más votos?"

Manuel Ponce manifestó que Aquagest contrata a un laboratorio externo para analizar factores como el color, olor, amonio, conductividad, turbidez, PH...entre otros, en diversos puntos de nuestra localidad prestablecidos y variados, que posteriormente el personal del Servicio Andaluz de Salud analiza las muestras, que se envían a un laboratorio de Osuna, y posteriormente a un laboratorio del Estado, para finalmente pasar un control trimestral en Alicante, donde en este último "se analizan todos los posibles parámetros contaminables, radioactividad, pesticidas..", y "¿se puede sembrar la duda por parte de un portavoz desorbitado, desproporcionado"?.

"Lo que tenían que hacer hoy todas las personas que han ido a los supermercados a comprar agua mineral es parar a los dos portavoces, y pedirles el dinero, sí a ustedes que me asustaron, que me lo devuelvan", concluyó indignado Ponce, que comunicó que todos estos resultados se cuelgan en la página del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas al Consumo), con acceso libre para todos los ciudadanos, por lo que invitó a los portavoces de PSOE e IU "a no recurrir a historias sin fundamento y sin sentido".

Posteriormente, Manuel Ponce nos facilitó unos resultados de los últimos análisis que confirman la calidad APTA del agua de Marchena.

No obstante, el portavoz socialista Antonio Luis Sánchez Metro, aclaró que Zambrano (no presente en el Pleno de ayer), sólo explicó que "con los datos de la menor compra de agua por parte de Aquagest no cuadran los números y el porcentaje mayor de agua de los pozos podría afectar a la potabilidad".

En este sentido, puestos en contacto con el portavoz del grupo municipal de IU, Francisco Rey, éste señaló que "el empeoramiento de la calidad del agua en el pueblo de Marchena, y eso es lo único que hemos tratado de reflejar, es evidente, se saca mucha agua de pozos de cal dura. La alarma está generada cuando la gente abre el grifo, no cuando un concejal enseña una botella, la calidad del agua se ve día a día por todas las personas".

Manuel Ponce, que calificó de "patraña" la muestra de la botella turbia, leyó un informe de ayer mismo realizado por Aquagest en el que se señala que "el control sanitario del agua distribuido por las entidades suministradoras obedece a la normativa europea", según un decreto donde se recoge "tanto la periodicidad como los puntos donde se realizan dichos controles", según podemos observar aproximadamente cada dos o tres semanas, señala el informe de Aquagest, que explica el calendario analítico consensuado con la autoridad sanitaria que se establece.

"En concreto en Marchena se realizan tres analíticas completas y 20 de control, en laboratorio homologado por la Autoridad Sanitaria", que se pueden consultar en la web del referido SINAC, para finalizar exponiendo que "aparte de estas analíticas se realizan controles diarios de cloro residual libre en varios puntos para garantizar la correcta desinfección del agua suministrada a Marchena".

Ley Andaluza de Aguas

El equipo de Gobierno presentó una propuesta para que el Ayuntamiento de Marchena se sume a la iniciativa del PP de Andalucía de recurrir la ley andaluza de aguas ante el Tribunal Constitiucional y promover todas las acciones necesarias (incluidas campañas informativas) para la nulidad y la suspensión de su aplicación, algo contra lo que el portavoz socialista ayer, Antonio Luis Sánchez Metro, hizo saber al portavoz del Grupo Popular, Jorge Vega, que "¿ahora no se trata de una golfería no?", en referencia al término empleado por el portavoz popular para calificar la labor de "obstrucción de Zambrano" cuando anunció que probablemente alegará la subida del agua en Marchena.

Siendo este el eje de debate entre los dos contendientes políticos, Vega expuso la moción, similar a la del PP andaluz para todos los municipios donde gobierna, o cogobierna como es el caso, Vega pasó a exponer las motivaciones para este recurso:

"Lesiona los principios de autonomía local consagrados en la Constitución Española y la Europea" a través de la aplicación de cánones de mejoras de depuración, obras generales, tarifa de utilización, conteniendo un "entramado burocrático extenso e ineficaz con nuevas figuras tributarias recaudatorias, "sin contemplar financiación" para suministro o casos de inundaciones y en consecuencia, "gravando a las clases más desfavorecidas" a través de precios únicos con los que la Junta de Andalucía pretende llegar a 2 euros el metro cúbico en el precio del agua, expuso Vega.

Vega también señaló en la lectura de la propuesta que "los importes serán diferentes con el mismo consumo, si en una vivienda hay distinto número de personas", lo cual no le parece razonable, más cuando "la Agencia Andaluza del Agua ha dejado de ejecutar 800 millones de euros", para ahora crear "una superestructura intervencionista que además de obligar a aplicar estos parámetros a entidades municipales, excluye de las ayudas a los Ayuntamientos que no cumplan con esos parámetros", en un intento de que "los ciudadanos perciban que los Ayuntamientos gestionan" la ley andaluza, y sin establecer compensaciones por invertir en depuradoras, concluyó.

El concejal socialista Antonio Luis Sánchez Metro, ayer portavoz, quiso "felicitar al señor Vega por copiar la propuesta de su partido", leyendo similar noticia de Almería y esperando que el PP de Andalucía "al menos le envíe todos los folletos y así no los tenga que pagar el Ayuntamiento y se ahorra gastos de imprenta".

"Ahora esto no es una golfería, eso es fair play" en relación al hecho de recurrir, manifestó Sánchez Metro, que insistió en que éste se tramita ante una ley "perdida en el Parlamento por el PP y aprobada por PSOE e IU, pero eso no es una golfería política más sabiendo que tienen mayoría en el Constitucional, eso es defender los intereses de Marchena, y nosotros no defendemos los intereses de Marchena, defendemos quizá los de Marinaleda", ironizó el portavoz socialista.

Sánchez Metro destacó la unidad de gestión de las diversas cuencas hidrográficas andaluzas a través de esta ley, y recordó que una vez aprobado el anteproyecto de ley por parte del Consejo Andaluz del Agua, del que forma parte el Grupo Popular, se han aceptado "el 80 por ciento de las 1.300 alegaciones presentadas", pero "usted no presenta alegaciones, sólo le interesa desde que su partido se lo dijo", expresó dirigiéndose al portavoz popular, al que dijo que "al menos deje andar lo que se aprobó legalmente y limpiamente en el Parlamento", para destacar otras cuestiones como el interés por "la sostenibilidad, los ecosistemas pluviales y la conservación, así como la recuperación de la calidad de las aguas, también de las subterráneas" que promueve la Ley Andaluza de Aguas.

"Esto es un atentado directo a la autonomía municipal" respondió Vega, pero "ya sabemos que ustedes defienden los intereses del PSOE de Sevilla, de Andalucía y de Madrid, con el cirio que habéis montado porque se suban 5, 6 o 7 céntimos" el precio del agua, para añadir que considera "injusta" la ley andaluza, por lo que "es necesaria la acción política" ante ella, "en ningún caso esto es una golfería, no tiene nada que ver".

Vega señaló que las previsiones para cubrir los nuevos cánones se sitúan en 160.000 euros para 2011, 200.000 para 2012, y así sucesivamente 230.000, 280.000 y 323.000, lo cual suma 1.193.000 euros en los próximos cinco años, lo cual "son palabras mayores" ante una ley "aprobada como al PSOE le dio la gana" después de proceder a nueva votación parlamentaria para excluir unas alegaciones del PP aprobadas en una sesión anterior, dijo Vega, que señaló "el empeño en que a cada andaluz le cueste el agua 2 euros el metro cúbico, y ya lo pueden adornar de todo lo ecológico y sostenible que quieran".

El portavoz popular criticó otras cuestiones como la pretensión de cobrar 0,05 euros por usar una bolsa de compras, ya que "hay que mantener a mucha gente en los entramados gordos, colocar a mucha gente, mantener paniaguados en estas empresas públicas o en Mercasevilla, esto es el socialismo andaluz", dijo mostrando una foto de una mesa con representantes de Mercasevilla disfrutando de una suculenta mariscada en Bruselas, para culminar exponiendo nuevamente como en el Pleno anterior el aumento del cobro del agua por parte de Aquagest a Marchena, de 400.000 a 1.000.000 de euros en pocos años, "eso es la política socialista", manifestó.

El portavoz socialista, Antonio Luis Sánchez Metro, manifestó de nuevo el interés surgido por parte del PP marchenero en esta cuestión  una vez que le ha llegado de Andalucía y dijo que "usted no ha presentado nada, ninguna alegación" en el proceso anteriormente abierto, por lo que "¿usted a quién defiende, a los marcheneros, o al Señor Arenas?".

Sánchez Metro mencionó la "cohesión territorial, creación de bancos públicos del agua, cobro de riego al regadío por volumen de agua y no por superficie".

Asimismo,dijo seriamente a Vega que "si usted tiene un partido tan fuerte que le trae los recursos preparados para la ley del agua, vaya  a los Tribunales y denuncie al Consorcio de una vez por eso de los derroches y todo eso que usted dice".

Vega insistió en el "monopolio del control del agua" que la ley pretende establecer y concluyó manifestando que en Andalucía estamos a la cabeza en paro debido al PSOE que "nos genera ruina y desconfianza, lo único que sabe hacer es crearnos impuestos y comer marisco...esa es la realidad de la vida".

El portavoz andalucista Manuel Ponce criticó la fundación de entes públicos para cubrir la ley, ya que "normalmente en ellos hay un montón de gente trabajando y nadie sabe para qué, lo que tienen que hacer las administraciones superiores es dejarse de tanta subvención condicionada y ayudarnos para lo que realmente los Ayuntamientos quieran desempeñar en sus pueblos", a la vez que criticó que se impongan precios por número de personas en la unidad familiar, cuando por ejemplo, puede haber familias "con cuatro hijos muy ahorradores que se duchen en el Polideportivo en vez de en casa".