Local

La Iglesia de San Agustín ha acogido este mediodía la misa en Honor de la Patrona de la Hispanidad y de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar, ofrecida por el prior del convento, José María Lanseros, y a la que han asistido teniente de la Guardia Civil de Marchena y varios componentes del cuerpo, miembros de la Base Aérea de Morón de la Frontera, tenientes de alcalde del equipo de Gobierno municipal, miembros del Grupo Socialista, y representantes de las hermandades de nuestra localidad, en una Iglesia completamente llena.


La mañana del 12 de octubre, día de la Hispanidad, ha despertado con la tradicional misa en honor de la Patrona, con una nutrida representación oficial del equipo de Gobierno con siete de sus diez concejales presentes; los primeros tenientes de alcalde Jorge Vega y Francisca Malagón, y los concejales José Zapico, Antonio Calle, Carmen Baco, Mariano González Pimentel y Esther Álvarez, además del portavoz del Grupo Socialista Juan Antonio Zambrano, y el concejal Enrique Martín Romero.

Varios hermanos mayores y representantes de las hermandades marcheneras, encabezados por el presidente del Consejo Francisco Duarte, y los miembros de la asociación del Pilar también han estado presentes en este acto del día de la Hispanidad que ha comenzado a las 12:00 horas con 300 personas asistentes a la Iglesia de San Agustín, incluidas también las hermanas mercedarias.

El prior José María Lanseros, ha recordado el patronazgo que la Virgen del Pilar ejerce en "gloriosas instituciones como la Guardia Civil, y también Correos", durante el saludo protocolario a sus representantes, que trabajan por "el bienestar" de nuestro país, además de recordar una vivencia personal a través de la cual conoció la devoción de un Guardia Civil por la Virgen del Pilar, un "hombre bueno" que siempre mantuvo la fe en la Virgen durante una larga enfermedad.

Asimismo, lanzó un rotundo mensaje para quienes "se les olvidan incluso la misa dominical durante el resto del año", en alusión al lleno que se vivía en la Iglesia hoy y apelando a que "durante todo el año hay que mostrar este amor a la Virgen" para que perviva "el rico presente de santidad", además de instar a los fieles a "dar amor a quien más lo necesita, al que necesita levantarse" y a "construir un mundo más justo".

Los fieles y representantes de la Guardia Civil dieron lectura a varios textos religiosos durante la homilía, observándose en uno de los lados del altar central una nueva bandera mariana celeste y blanca.

Finalmente, particulares, asociaciones, hermandades, Gobierno municipal y Guardia Civil colocaron ofrendas a los pies del altar en honor a la Virgen del Pilar, mientras el coro cantaba francamente bien varios himnos a la Patrona de la Hispanidad y cánticos habituales de las misas.

Después de la misa, los fieles besaron la medalla de la Virgen del Pilar para poner de esta forma fin a los actos religiosos de este día, ya que como se conoce, por motivos de las obras que se están realizando en San Agustín, la asociación ha preferido que este año no haga acto de presencia en procesión la imagen por las calles de Marchena.