Local

La sensación de vacío y de escasa actividad en Marchena se ha notado desde la circulación de tráfico y personas hasta el cierre de casi el 100 por cien de los pequeños y medianos comercios de nuestra localidad en el centro y también en los polígonos industriales. El cierre de la plaza de abastos, de Día y Lidl, Centro Planelles o de Muebles Sarria, han sido algunos de los más llamativos, además de la parálisis casi total en la construcción.


El sector privado ha respondido de forma distinta, y se puede decir que casi el 100 por 100 de las pequeñas y medianas superficies, y al menos el 50 por ciento de las grandes empresas que acogen a un alto número de trabajadores, han cerrado sus puertas debido a la huelga de los empleados.

No se puede cuantificar, pero la sensación de tráfico vacío, de pocas personas por la calle, de cierre de numerosos pequeños negocios ha sido notable y común a todas las zonas de Marchena, desde el barrio Madre de Dios al centro de Marchena, donde destacaba la plaza de abastos cerrada al público o también el centro comercial Planelles con la chapa echada, e incluso en los polígonos industriales, con la gigante tienda Sarria haciendo extraño el paisaje cerrado, si bien algunos bares de la zona abrieron al público y algún que otro taller o negocio, si no para el público, si trabajaba puertas adentro o en almacenaje de material, si bien eran una mínima parte.

Algunos de estos pequeños negocios aguardaba a la expectativa si abrir o no abrir, especialmente en las calles de Marchena, después de las noticias de primera hora de la mañana con tantos incidentes en las ciudades españolas. En Marchena no ha llegado a tal punto, aunque bien es cierto que por lo que fuera, algunos comerciantes nos han manifestado evitar abrir para no enfrascarse en problemas con los piquetes.

De hecho, los bancos, donde en todos ellos ha trabajado el personal al completo, mantenían alguna de sus puertas cerradas a la espera de alguna llegada a la que se le atendía, pero con todos los profesionales desempeñando su actividad, también para evitar chocar con los piquetes sindicales. De todas formas, recabando datos en todos ellos salvo en el Banco Santander, que no nos quiso atender, sólo una persona se ha acogido al derecho a huelga.

Respecto a las grandes superficies y empresas, si ya reseñábamos el caso de la asistencia al trabajo de las plantillas de Fixeda y Procavi y el cierre de Matarile por la huelga, a esta última le podemos añadir las superficies de Día y Lidl, que no han abierto hoy, así como otras tiendas de mediana superficie de objetos del hogar, carpintería, fontanería, talleres y distintos tipos de servicios que han permanecido cerradas al público por la mañana en polígonos industriales.

Mercadona y Aldi han abierto sus puertas al público con sus trabajadores desarrollando la jornada con normalidad. En el primero de los centros, poco antes de las 8:00 horas hicieron también acto de presencia los piquetes sin incidentes que reseñar.

Respecto a las gasolineras, ha de comentarse que una de ellas ha permanecido cerrada y la otra abierta, en cuanto a las que prestan servicio en la travesía de San Ignacio y por otra parte que se ha podido ver a algún que otro autobús de Linesur desempeñar su trabajo con normalidad.