Local

obras rojas marcos entrevista 2 resultado

 

Las molestias que están causando las obras de la calle Rojas Marcos son mucho más que molestias. Se han producido cierres temporales de negocios, pérdidas económicas al punto de que muchos representantes de los comercios de la zona manifiestan vender menos actualmente que en época de pandemia o pagar más impuestos del dinero que ingresan por ventas. Otros directamente expresan que la dilación en la terminación de la ejecución de las obras para la remodelación y adaptación de la calle Rojas Marcos está generando una situación en la que "están jugando con nuestro pan" y todos coinciden en sentirse indignados por cuanto "nadie se ha pasado por nuestros comercios para interesarse por nosotros, preguntarnos, darnos explicaciones de los motivos de la tardanza". La incertidumbre les agobia, ya que pronto llegan campañas de temporada alta en la que los perjuicios podrían volverse a notar, y ese sentir se traslada incluso a la calle Antonia Díaz, donde han empezado hoy las obras "sin que nadie nos avise y haciéndose los dueños y señores de la calle". Dificultades para la carga y descarga, suciedad, polvareda, malos olores, algunos desperfectos que ha ocasionado caídas de personas, incluso algún destrozo no compensado o reducción de espacios, son problemas que van más allá de las molestias para comerciantes que quieren dejar claro, ante todo, que no se oponen a que en Marchena se realicen obras, ni mucho menos, pero que exponen que, aun con todos los perjuicios, se han visto abandonados, ignorados, despreciados y no escuchados, que pagan sus impuestos y sus cuotas de autónomos igual que si todo marchara a la perfección y que solicitan a los gobernantes de nuestro pueblo que actúen como servidores públicos, que es para lo que han sido votados y por lo que ganan sus sueldos.

 


Nos han acompañado nueve responsables del pequeño y mediano comercio marchenero a los que agradecemos su disposición en tiempos en los que no es fácil exponer ninguna realidad de nuestro pueblo en condiciones de normalidad. Además de esos nueve, tres más se han excusado en urgencias irremplazables, mostrando de antemano su acuerdo con las reivindicaciones que plantean.

 

Como todo marchenero, comprenden que en un pueblo se realicen obras, y no se muestran en absoluto contrarias a ellas. De cualquier modo, estas obras forman parte del día a día normal del funcionamiento de los municipios y están financiadas por los impuestos de todos los ciudadanos. Se hacen y se construyen con el esfuerzo de todos, tanto las realmente efectivas y beneficiosas para el bien general como las fallidas con las que los miles de pequeños contribuyentes perdemos dinero en algunas que otras ocasiones. Y responsabilidad de idearlas, proyectarlas y ejecutarlas tienen quienes reciben salario público de esos contribuyentes, así como las empresas privadas a las que el ente público paga, sean de financiación propia o por subvenciones que provengan de otras administraciones. Todas ellas (las administraciones) están obligadas por lealtad institucional y a los citados contribuyentes a tener buena voluntad la una hacia la otra, pues en cuanto a las obras se refiere, gestionan el dinero no de un alcalde, alcaldesa ni presidente o presidenta, sino de los referidos contribuyentes y sus respectivos esfuerzos económicos, que no son pocos, para ese bien común. 

 

Dichas estas obviedades que son a veces pospuestas por completo, entremos de lleno en el tema que nos ocupa y que no es otro que unas obras de remodelación y transformación urbanística de la calle Rojas Marcos que comenzaron pocos días después de Reyes Magos, y que casi siete meses después mantienen preocupados a comerciantes de la zona, que mejor que nadie conocen la realidad y que nos hacen tomar un conocimiento más directo de ella.

 

"En el inicio de la obra, aunque no nos informaron directamente y lo hicieron a través de los medios de comunicación, sabíamos ya lo que suponía una obra, pero fuimos comprensivos. Lo que ocurre es que de enero nos plantamos ya casi en agosto y para colmo llevamos con las obras dos semanas paradas", manifiesta José Manuel Puerto Morejón, de More Fotografía. Se ha hablado en Pleno del encarecimiento de los materiales por la inflación a partir de la primavera y aumento de las materias primas (ese incremento de los precios de las obras, lo cubrirá Diputación próximamente), No obstante, el caso es que, no solo por estos problemas, evidentemente, se prolongan en exceso unas obras de un tramo de terreno no demasiado amplio.

 

"No solo están paradas las obras sino que no se nos explica si es por motivos técnicos o económicos. Y mientras tanto, la gente tiene miedo de venir al centro, pues no hay aparcamientos y cada vez se hace más difícil, y ahora han empezado las obras en Antonia Díaz, lo que ha terminado por cerrarnos todos los accesos, y no han avisado a nadie".

 

Xao, representante de la tienda china, señala la "dificultad para cruzar de lado a lado de la calle y de una calle a otra" y expone que "han bajado las ventas un 80 por ciento" en su comercio, además de las dificultades para algunas cargas y descargas que ha de realizar.

 

Un reenvío de WhatsApp en el que la alcaldesa de Marchena (recordamos que no tiene a bien informar en este medio pese a nuestra apertura a recoger información municipal) explica que cumplirá con su programa de "transformar Marchena" y que este objetivo es lógico que acarree algunas molestias, es rebatido por los asistentes: "Es mucho más que molestias", afirma Luis Jiménez, responsable del Mampa: "He tenido que cerrar provisionalmente desde hace un mes; no son solo molestias, es el ruido de las máquinas, el polvo; la gente se quiere tomar una copa en un sitio tranquilo y no en estas condiciones", expresa preocupado porque la dilación pueda ser mayor.

 

Lole Romero, de Complementos Romero, señala, ya habiendo cerrado durante una semana, que "me vuelvo a plantear cerrar", puesto que "tengo que pagar más impuestos de lo que gano".

 

Cástor Ortiz, responsable del estanco frente al Arco de la Rosa, cifra su descenso de ventas en "un 70 por ciento" en estos últimos meses e invita a los comerciantes presentes en esta entrevista a que "alguien me diga cuándo será el fin; nadie lo sabe, a esto no se le ve el fin", señala, indicando las enormes dificultades para dar la vuelta e ir de una acera a otra a distintos comercios.

 

obras rojas marcos entrevista 4 resultado

 

La calle Antonia Díaz, donde han comenzado las obras, indirectamente ha estado afectada en estos meses, lógicamente, aunque aún lo notan ya más de lleno en los últimos días. El representante de Electrojorge y recogiendo el sentir de varios comerciantes de la calle, señala que "nadie nos ha dicho cómo vamos a tener que cargar y descargar. Se han hecho dueño de toda la calle. Está cerrada. No se puede entrar por ningún lado y nadie ha venido a explicarnos nada". 

 

Añade que "me gustaría saber si va a tardar mucho la obra, porque lo mismo no me interesa abrir. Deberían decirnos qué tiempo tardarán, como cuando en una casa va un albañil a trabajar y el propietario y él acuerdan unos plazos, pues aquí debe ser igual, y si se prolongan en el tiempo, deberán indemnizarnos", reclama: "Creo que, con buena voluntad, no se debería llegar a lo mismo que ha pasado en la Plaza Vieja, y solicitamos que haya más rapidez, que si tiene que venir un municipal a quitar y poner una valla que venga, con voluntad se pueden hacer las cosas un poco mejor".

 

obras rojas marcos entrevista 3 resultado

 

Luis Jiménez, al hilo de posibles ayudas económicas, espera que, si en algún momento llegan ayudas a los comerciantes de esta zona, "no sea como la última vez, que te llega y luego la tienes que devolver cuando haces la declaración; eso es como prestártelo".

 

No obstante, la mejor ayuda posible, coinciden todos, es la agilización de las obras y que no se hagan constantes situaciones como las que expone Belén Valverde, responsable de la tienda de Deportes T-Winner: "Los transportistas se las ven y se las desean para llegar aquí. No hay zona habilitada para la carga y descarga. Al menos que haya una zona para facilitar la llegada al comercio", expone, afirmando que "la clientela se me ha visto reducida y las obras han afectado bastante a las ventas".

 

Añade que la temporada alta de septiembre se seguirá viendo afectada por la prolongación en el tiempo de las obras, falta de aparcamientos y todos los elementos que hacen que "cueste acceder" a la zona.

 

Por otro lado, denuncia la "falta de consideración" en la ejecución de las obras con los comerciantes de la calle Rojas Marcos, ya que ha visto como, por ejemplo, "delante de la puerta de mi tienda han puesto materiales de obras que pueden colocar dos casas más para abajo en una vivienda deshabitada, o tampoco tienen miramientos para poner una máquina de gran tamaño tapando el escaparate. ¡Que venimos de una pandemia! ¡Están cargándose el comercio!", expresa molesta.

 

rojas marcos obras 10

 

José Manuel Puerto Morejón recalca los olores a aguas fecales del socavón de la puerta de entrada al Planelles (nuestro olfato lo atestigua) y cita que "cuando preguntamos a los empleados no nos dan respuesta de lo que pasa con situaciones como esas".

 

Lole Romero comenta que "a mí se me están metiendo cucarachas en la tienda como un demonio de grandes", tras los problemas en el subsuelo en la zona del Arco de la Rosa, así como una caída bastante desagradable que tuvo lugar anteayer. Otras situaciones complejas que se han dado en la calle es la asistencia de ambulancia para atender a una persona que se desmayó ayer en calle Rojas Marcos, penetrando el vehículo por medio de la obra para asistirla.

 

El representante de Restaurante Rey, por su parte, se muestra pesimista respecto al tiempo de finalización de las obras: "Es mentira que vayan a terminar pronto, y era mentira que fueran a terminar en junio", comenta en coloquio con Morejón, que recuerda que "dijeron desde el Ayuntamiento que estarían terminadas en junio las obras" por esta calle. Rey es tajante: "Todo es mentira, se van a alargar dos años y lo sé de buena tinta. Navidad y Semana Santa nos las comemos sobrado", manifiesta.

 

Al igual que Lole Romero, Rey piensa que el hecho de comenzar obras en unas calles sin terminarlas en otras "empatanan" el centro de Marchena, en lo que coinciden todos los asistentes: "No es normal irte a otro lado y dejar una calle levantada", apostilla Lole. "No estamos en absoluto en contra de las obras que haya en Marchena, pero vamos a terminar de una vez una parte y luego empezamos otra", comenta el portavoz de Electrojorge.

 

"Les da completamente igual Marchena", afirma el representante de Restaurante Rey: "Cobramos todos los días 28 en el Ayuntamiento y 14 veces al año y les da igual el comercio, el que tiene que pagar sus contribuciones, les da igual totalmente".

 

Cástor Ortiz incide en que no nos han dado "ninguna justificación" y que "ningún político se ha dignado a acercarse a preguntarnos" por la postura de los comerciantes,al respecto de lo cual, varios entrevistados echan en falta que la moción de Marchena Cien por Cien de defensa de sus reivindicaciones hubiera estado acompañada por una visita de su portavoz a los comercios. Respecto al equipo de Gobierno "han venido, han salido en las cámaras, pero no han hablado con nadie", señala Morejón, mientras que Lole reconoce haber sido atendida por la alcaldesa "pero no me ha dado solución más que denunciara si quisiera"..."cómo a ella no le va a costar el dinero", apostilla Rey.

 

Luis Jiménez, de Manpa, recuerda que en uno de los avatares de la obra se rompió un sardiné de su bar y que se dirigió al Ayuntamiento, tras lo que habló con la arquitecta, quien le dijo, expone, si había hablado con el encargado, a quien una vez que se dirigió  "me dice, por qué no me lo has dicho a mí, y yo le dije que porque no me lo dijiste tú a mí cuando me lo rompiste, pero se han callado a ver si picaba. Han pasado tres meses y sigue roto el sardiné", expresa Luis.

 

obras rojas marcos entrevista resultado

 

Francisco García, de Bar La Cueva, afrontaba la temporada de verano, tan propicia para ir al lugar a tomarse unas cervezas y tapas, en el Arco de la Rosa, pero "me han puesto ahí seis tubos. Cuando podía poner 16 mesas, llegó un municipal un día y me dijo que no podía poner más, porque me denunciarían. Y ahora que pongo 8, la mitad, ¿a quién denuncio yo? ¿?a los municipales?" "Pero la tasa sigues pagando la misma", le expone Rey. "Claro, yo lo sigo pagando todo igual, y como todo, el autónomo y todo", añade 'Palomo'.

 

"A mí lo que me sorprende es que para la variante nueva, el paso a nivel, se anuncie esta megaobra, teniendo esto patas arriba", afirma Morejón, que reivindica que "se proteja no solo al patrimonio, que está muy bien, sino a los comerciantes, pero que venga aquí el agua y esté todo eso embarrado...no importa demasiado y creo que también hay que cuidar a las personas".

 

Puerto Morejón espera que la llegada de la campaña electoral para las Elecciones Municipales de 2023 no afecte a la ejecución de las obras: "Yo no quiero pensar que los intereses partidistas estén por delante del bien común y "que no quieran dar el acelerón en la campaña para decir mira, mira y mira, y de aquí a que empiece la campaña en la próxima primavera, que faltan muchos meses, dejen desprotegidos el comercio, que ahora tenemos la campaña de inicio del cole, luego las Navidades..."

 

"Como sea un interés partidista que estén esperando a febrero, marzo o abril para pegar el acelerón, tenemos las campañas comerciales de septiembre y Navidades perdidas", añade More, en el mismo sentido que Lole Romero añade que "está visto y comprobado, lo que queda, partiendo todas las calles por todas lados, estarán terminándose las obras para la fecha de las elecciones, es indiscutible".

 

Si dan ese "acelerón" preelectoral, Puerto Morejón expresa que "es para coger Marchena entera y decir mira, ponerse ahí en el Ayuntamiento el que queráis, pero nosotros no vamos a votar, porque de todas maneras estáis jugando con nuestro pan".

 

"No son molestias. Si antes nos han pegado una patadita en el pie, ahora nos están dando patadas por todas partes", añade el comerciante marchenero que tiene su negocio en el interior del centro comercial Planelles.

 

"Hemos vendido más en plena pandemia que ahora", expone Lole Romero, añadiendo Electrojorge "todo el mundo ha vendido más en pandemia que ahora".

 

Finalmente, Puerto Morejón reitera que existe "falta de interés de los políticos y de los técnicos del Ayuntamiento, de los funcionarios, que son servidores públicos todos. Todos los concejales y la corporación que está ahí se supone que son servidores públicos, nuestros, y los ponemos ahí para cuando tengamos un problema no tengamos que hacer esto y marearnos la cabeza, sino que se la partan ellos por nosotros, que se les paga. Son nuestros representantes, nos pidieron el voto. ¿Dónde están ahora? Justíficame el voto, justifícame el esfuerzo de ir a votar. Yo no te quiero ver en campaña dándome la mano y saludándome. Ahí no te quiero. Te quiero ver ahora, cuando tengo el problema", concluye con este alegato Morejón para que se agilicen las actuaciones correspondientes y cada cual contribuya en el ejercicio de sus funciones, puesto que los perjuicios en el comercio marchenero de la zona de calle Rojas Marcos y aledañas, son evidentes, tal y como todos los entrevistados han reiterado, tanto como una incertidumbre que les afecta no menos y un excesivo tiempo de ejecución de las obras que no ha sido de recibo para ellos y que esperan que no se sigan produciendo en otras zonas de Marchena.

 

rojas marcos obras 7

 

 

Suscríbete al canal de Youtube