Local

La modificación de unas ordenanzas que presentan alternativas al pago del 10 por ciento de prestación compensatoria por inversión a una gran empresa ganadera y que apoya el traslado de este tipo de actividades a suelo no urbanizable pero más coherente con el medio ambiente de los animales, permitirá que esa gran empresa no emigre fuera de Marchena, ya que "estaba desesperaíta por el recaudar por recaudar de este equipo de Gobierno", señaló el portavoz del Grupo Socialista, Juan Antonio Zambrano. (fotografía de archivo).


La modificación aprobada en Pleno de la ordenanza fiscal para la regulación de actuaciones urbanísticas de interés público y social en suelo no urbanizable, planes especiales y proyectos de actuación, se aprobó en Pleno de Julio por unanimidad con objeto de "favorecer que las empresas avícolas, porcinas, bovinas y ovinas se queden en Marchena", indicó Jorge Vega, portavoz del Grupo Popular y concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Marchena.

Por lo tanto, la modificación aprobó apoyar el traslado fuera del casco urbano para que las empresas inversoras que "han conseguido convencer al concejal de Desarrollo Económico ante el peligro de que se fueran a ir y han hecho que dé un paso atrás", afirmó el concejal socialista Juan Antonio Zambrano, que indicó que "ya desde hace tiempo desde nuestro grupo se propuso bonificaciones por puestos de trabajo que creen las empresas", frente al "afán recaudatorio del equipo de Gobierno que cobró 300 euros de tasa administrativa en lugar de 60 y que ha querido cobrar 100.000 euros a una empresa que va a cobrar un millón, lo cual nos parece excesivo", señaló Zambrano.

El portavoz del grupo Popular respondió que "una vez más el señor Zambrano tenía que sacar los trapos sucios, cuando esta modificación la hemos hecho con la voluntad de apoyar a toda esta actividad agrícola ganadera, aunque también hay que buscar el equilibrio para que los nuevos polígonos industriales no se conviertan en polígonos fantasmas", por lo que "lo que se ha hecho es favorecer a estas empresas desde un punto de vista fiscal para que se establezcan en Marchena y apoyar también a los pequeños empresarios y al autoempleo que pueden generar, ya que forman un sector industrial fuerte".

El alcalde recordó que la prestación compensatoria establece un máximo de un 10 por ciento de cobro a los inversores "por ley de la Junta de Andalucía, por la Ley de Ordenación Urbanística, esto no se lo ha inventado el Ayuntamiento de Marchena", a la vez que incidió en la dificultad de aunar criterios para bonificar según la cantidad y calidad del empleo que se genere.

Rodríguez Aguilera dejó caer que "si ustedes le aplicaban el 10 por ciento a unos sí y a otros no, estamos hablando de otra historia", mientras que Zambrano insistió en que "hay que motivar la inversión y ver como otros Ayuntamientos lo hacen favoreciendo las bonificaciones por puestos de trabajo creados, podéis pedirle la información y hacer lo mismo".

Finalmente, el portavoz del Grupo Popular, Jorge Vega, dijo a Zambrano que "si los propietarios de esta gran empresa estaban desesperaítos y usted lo sabía, ¿por qué no ha traído una propuesta aquí y ha esperado a que este equipo de Gobierno se queme con el asunto? Éste es el primer Pleno posible al que he podido traer esta cuestión una vez que me lo han hecho saber el caso los responsables de la empresa, y aquí está el asunto, y de desesperaítos nada, tardamos en llegar a un acuerdo cinco minutos".

IU apoyó la propuesta por considerar su portavoz del Grupo Municipal, Francisco Rey, que "presenta en una balanza bastantes más ventajas que inconvenientes".