Local

Esta mañana hemos podido ver las inmediaciones del Arroyo del Lavadero y el propio arroyo totalmente reformados en sus metros iniciales junto al parque Francisco Malagón. La ornamentación con piedras nuevas y vallado de madera, favorece un pasaje agradable en las inmediaciones del arroyo que se encuentra frente al cementerio.


Lo cierto es que el adecentamiento de los terrenos de alrededor de los primeros metros, y la colocación de algunas piedras, ha dado otra imagen al arroyo, del que se prevé que a través del Plan E se lleve una acción similar en la prolongación del mismo en el que aún no se ha actuado.

La arboleda, el fluir del agua y el toque clásico del vallado de madera, invita más que antes al transeúnte a pasar un rato por el lugar.