PC Asesores


Local

ciudadanos portavoces

 

El grupo político Ciudadanos del Ayuntamiento de Marchena expone que, desde que entraron a formar parte de la corporación municipal en 2019, “observamos que las cifras que se presentan en los ingresos, concretamente en conceptos como el IBI, están sobredimensionadas y no corresponden con la realidad recaudatoria en nuestro pueblo”. El portavoz de Ciudadanos, Andrés Mateo, y el concejal Abraham Martín Crespo, señalan que el equipo de Gobierno presupuesta “por encima de la realidad” y que, a entender de este grupo político, parte del dinero de subvenciones externas y financiación que llega al Ayuntamiento se usa para gastos del día a día “cuando se sabe que habrá que devolverlo, por lo que se está generando una deuda que Marchena no se puede permitir”.

 

 


 

 

“Venimos contemplado año sí y año también que se estiman ingresos por impuestos directos por cantidades que no se recaudan”, manifiestan los representantes de Ciudadanos.

Los concejales de la formación naranja indican que el 14 de enero de 2021 comprobaron que había pendiente de cobro tres de los siete millones que se presupuestaron en 2020 en impuestos directos.

 

“Este déficit recaudatorio nos hace ver que resulta del todo imposible llevar a cabo el capítulo de gastos en su totalidad, siendo un capítulo que incluye partidas como servicios públicos básicos en urbanismo, vías públicas, limpieza viaria, parques y jardines y diversas actuaciones importantes en el día a día de un pueblo”.

 

Abraham Martín expone que “todas las obras y proyectos que actualmente están en marcha, son llevados a cabo mediante subvenciones externas (Diputación, Junta o Europa), de lo cual nos alegramos”, si bien expresa su “preocupación por el día a día de Marchena” y expone que “lo que nunca falla de estos presupuestos son los nueve millones de euros que se gastaron en sueldos y salarios” de 2020.

 

“Queremos puntualizar que las explicaciones oficiales que nos dan a este desfase recaudatorio, son que tarde o temprano ese dinero se recauda”, ante lo que Ciudadanos entiende que “si hay un año natural y contable para materializar esos presupuestos, si no han entrado en las arcas municipales esas cantidades antes de que acabe el año, es imposible cumplir con los gastos prometidos”.

 

Ciudadanos expone que, en la documentación que se les entregó el 30 de marzo de 2021, que "es con la que se firma la liquidación del presupuesto, aunque se llevara a pleno para su aprobación definitiva a finales de septiembre, quedaban por ingresar más de un millón de euros en concepto de impuestos directos, de los cuales más de 600.000 euros corresponden a IBI, cantidades, estas sí, que se repiten cíclicamente".

 

“Creemos que esa magnífica gestión de la que se alardea, no se corresponde con la realidad y nos hacen plantearnos si los superávit arrojados hasta le fecha no están inflados o dirigidos para conseguir fines como cumplir criterios para obtener financiación ajena, véase préstamo para la piscina terapéutica y endeudar más al pueblo, aunque después cambie esa financiación a FEAR de Diputación”, asegura Abraham Martín.

 

Ciudadanos concluye que, día de hoy, “un pueblo como Marchena no se puede permitir que a final de un ejercicio como en 2020 se reflejara una deuda a largo plazo de 6.840.872,18 euros, o quedarse sin recaudar un millón de euros todos los años, ni podemos permitir presupuestar por encima de la realidad. Hemos podido comparar la situación recaudatoria de IBI con pueblos como Mairena del Alcor, y ellos presupuestan menos que Marchena en recaudación de IBI, actúan más acorde a la realidad, y ese debe ser nuestro fin, hacer que el equipo de Gobierno actúe acorde a la realidad y trabaje con total claridad, como exige la Ley de Transparencia que incumple”.

 

Piscina terapéutica: “El equipo de Gobierno pidió un préstamo deprisa y corriendo para paliar déficit presupuestario del Ayuntamiento”

 

piscina terapeutica


La piscina terapéutica ha contado con un presupuesto para su ejecución de 2.875.451,61 euros en cargo al remanente positivo de tesorería de la liquidación presupuestaria 2019/2020.


A este respecto, Abraham Martín, considera “inexplicable” que se pidiera en julio y se empezara a pagar en septiembre de 2020 un préstamo por el importe de su presupuesto al completo, casi tres millones de euros, y se tuviera que “cancelar el exceso en febrero de 2021”, para empezar las obras “en marzo o abril” de este año.

 

El representante de Ciudadanos explica que finalmente la piscina tendrá un coste muy inferior al presupuestado, aproximadamente de un millón de euros menos.


“El Interventor nos dice que el dinero sobrante se puede utilizar para otras cosas, pero que tarde o temprano el Ayuntamiento tendrá que pagar ese préstamo”.


“Lo que hizo el equipo de Gobierno fue pedir un préstamo deprisa y corriendo para ir paliando el déficit presupuestario que tiene el Ayuntamiento”.


“Extrañeza” por los cambios en los datos económicos entre enero y marzo de 2021


Ciudadanos muestra su “extrañeza” porque “en todo el ejercicio 2020 se recaudaran solo 422.000 euros de lo que quedaba pendiente en impuestos directos y del 14 de enero al 30 de marzo de 2021 se recaudara más de dos millones, llegado así finalmente a los 4.111.000 recaudados que se indican en la liquidación”.


Abraham Martín manifiesta que “es una diferencia bestial, nos quedamos pasmados”, considerando que “lo que verdaderamente pasa es que el equipo de Gobierno actúa a salto de mata”, y añadiendo que “a final de 2020 había más de 2.200.000 euros en IBI sin recaudarse de los 4.579.000 presupuestados y a final de marzo está casi todo cobrado, o en ingresos totales pendientes de cobro había tres millones a final de 2020 y en 30 de marzo de 2021, solo hay 637.000”.


Ciudadanos concluye que el equipo de Gobierno “actúa a salto de mata, sin claridad, pasando dinero de unas cosas para otras y todo ello está generando una importante deuda en el Ayuntamiento”.