Juventud

Sensacional sentido del buen gusto musical del grupo paradeño Cuarto Creciente, que atrajo al público congregado en el I Festival Mimo Rock, con destino a ayudar al grupo de rock alternativo La Voz del Mimo a recaudar fondos para seguir su andadura. La subida de Partida al escenario para poner voz a Jesucristo García, de Extremo Duro, con los acordes de Cuarto Creciente enardeció al público de todas las edades, así como el carisma mostrado en todo momento por la solisa Cristina, del grupo de Paradas, que rescató temas de Fito y Fitipaldi, los Rolling Stones y Triana...¡casi ná!


Sin lugar a dudas los grupos marcheneros y de la comarca no están dispuestos a dejar indiferentes a nadie, absolutamente a nadie. Y eso sucede sencillamente, porque valen, se lo curran, y sobre todo, en sus más diferentes estilos, tienen contenido. De esta forma, La Voz del Mimo se ha trabajado un festival que durante muchas horas de la noche del sábado y la madrugada del domingo fue seguido por unas trescientas personas que vieron en directo grupos como Acero, Cuarto Creciente, La Voz del Mimo evidentemente, y como no, la Expresión Lírica, que quiso colaborar desde su rap reivindicativo e incluso lleno de improvisación, siempre de lado de los más desfavorecidos, con rabia, con firmeza y con una certeza en sus letras.

A partir de ahí se fueron sucediendo intervenciones de distinto grupo hasta que Cristina, Octavio, Jesús y los componentes de cuarto creciente comenzaron a mostrar su más que digno repertorio, variado y fruto del buen gusto musical de sus componentes, de diversas edades. Se marcaron entre otros un "Quiero beber hasta perder el control" de Fito y los Fitipaldi, muy del aprecio del público marchenero, junto a varios temas más de este grupo.

Posteriormente el Serenade, muy del estilo de Cristina, despertó los saltos del público rockero. Es éste uno de los grandes temas de Dover, del Dover de raza y fuerza de sus primeros tiempos, de ese Dover verdaderaente oscuro y rabioso, más diabólico musicalmente que el de la actualidad según sus propios seguidores. Y rescató con acierto ese tema Cuarto Creciente.

Ante el éxito del grupo y  un público que pedía más, la actuación de los paradeños se prolongó hasta pasadas las 2:30 horas de la madrugada. Partida, cantante de La Voz del Mimo, grupo organizador del evento y que buscó a sus grupos hermanos en estilo, mensaje y contenido, se subió al escenario a petición de Cristina y los experimentados componentes de Cuarto Creciente (han sido teloneros de Danza Invisible y han actuado en Palo Palo con Urquijo, de Los Secretos) tocaron de una forma fidedigna en los instrumentos, un tema que pone los bellos de punta, Jesucristo García.

La canción por antonomasia del genial grupo Extremo Duro la cantó Partida entregado. Son de las que ponen a todos desatados. "¡Cuánto más necesito para ser Dios, Dios, Dios, cuánto más necesito convencer!", la historia de la cruxifición que supone el círculo vicioso de las drogas, la marginación social, la desorientación personal e incluso la frustración por desamor y por todo en general, en este impresionante tema que un día brindó para la posteridad Rober, de Extremo Duro, y que bueno es que jamás caiga en el baúl de los recuerdos.

Y todo esto mitad tierno mitad rabioso según el momento de la canción hizo disfrutar al público, dándose la paradoja de que cuando Partida tenía 4 años empezaba a sonar Jesucristo García y la larga relación de temas de este grupo totalmente independiente y que sigue siendo grande. Circunstancia más fenomenal aún si se descubre que entre el grupo había un buen número de público que aún no habría nacido,lo que le da grandeza y hace preguntarse muchos por qués que se resumen en una respuesta; son muy buenos y sus letras muy directas. Y para rizar el rizo, público congregado que en algunos casos también llevaba mucho rock a sus espaldas, y quizá por eso se desmarcaron con los Rolling Stones para obsequiar a estos fieles del rock, e incluso con un tema de Triana alegre, flamenco y sentido donde los haya, Abre la Puerta Niña, con Josué, de La Voz del Mimo, tocando la caja y Cristina cantando a la limón con el público en un momento que se hizo bastante especial y bonito.

Así transcurrió la noche para despedirse Cuarto Creciente con "¡Que borricá!", lema paradeño de toda la vida, frase del pueblo llevada al escenario en forma de ese rock rural andaluz que nunca pierde su gracia.

Por lo tanto, la aportación musical fue muy completa y muy bien interpretada, además de algunos de sus temas propios. Ya la noche la cerraría La Voz del Mimo con el tema que lleva su nombre, Despierta, Otro trago de gineba, Por lo que ha sido, Dejad al pueblo en paz y Loco, tú, y ojalá que siga progresando con su buena música y su fidelidad a sí mismo en el futuro este buen grupo marchenero.

 

Suscríbete al canal de Youtube