Juventud

 

El heptacampeón del mundo de Cálculo Mental y triple medallista en las Olimpiadas del Deporte Mundial, Record Guinnes en sumas de 100 dígitos tanto individualmente como en 10 bloques o en multiplicar dos números de ocho cifras, Alberto Coto, ha animado a los alumnos a aplicar las habilidades de cálculo a su vida práctica diaria para desarrollar su mente. Coto ha dado exhibición de suma de 15 dígitos en 3 segundos, o de multiplicación de dos números de cinco cifras en menos de 10 segundos, o deducción de números pensados por alumnos a partir de que éstos les dijeran los resultados de largas operaciones. Sus cálculos del día de nacimiento de los alumnos según operaciones matemáticas o explicaciones de cómo adivinar raíces cúbicas al instante han revolucionado a los alumnos de ESO y Bachillerato del IES Isidro de Arcenegui.

 


 

Lo de esta mañana en el IES Isidro de Arcenegui ha sido realmente apoteósico, con los alumnos volcados con todo un campeón Mundial de Cálculo Mental, un asturiano que aunque genio de los números, ha demostrado ser una gran persona y buscarle su aplicación real y su faceta educativa a los números.

De su extenso curriculum y una filosofía de vida y de aplicación de las Matemáticas siempre acorde con la realidad y desde un espíritu constructivo e integrador sin dejar a nadie atrás ni considerarlo fracasado por no llegar a determinadas metas altísimas, se puede tomar buena nota en su magnífica web

Pero lo más importante es que ha dado cuenta de ello mostrándose como un tipo afable, este asturiano de Langreo nacido en 1970 y del que se ha podido apreciar también su facilidad para conversar y sintonizar con los alumnos, cualidades prototípicamente no asociadas a los genios matemáticos y que se han denotado hoy perfectamente para mayor satisfacción de todos, incluidos los profesores del Departamento de Matemáticas del Isidro de Arcenegui que tan excelente idea han tenido siete años después de que el propio Coto visitara el centro educativo marchenero en sus primeros años de fama mundial.
Han sido dos sesiones, cada una con un grupo, en las que ha aprovechado para llevar a cabo una charla amena y en menos de una hora de duración, condensar bastantes ejemplos y casos prácticos, además de los propios puramente matemáticos de un genio que, no sin razón, concibe la vida como una serie de situaciones en las que las personas se ven obligadas a manejar matemáticas para casuísticas muy distintas, o que bien sabiéndolas utilizar pueden desarrollar su inteligencia y ciertas habilidades mucho mejor.
Comenzó la segunda sesión, que presenciamos íntegramente in situ en el salón de actos del IES Isidro de Arcenegui, encomendándole a los alumnos que multiplicaran su día de nacimiento por 2, le sumaran 4, multiplicaran ese resultado por 50, le sumaran el mes (por ejemplo 1 si el día de nacimiento es enero), todo ello lo multiplicaran por 100 y a esta cifra le restaran la edad, dividiendo el resultado entre 2. Si al caso, por ejemplo, la operación sumaba 101.536, respondía exactamente la fecha de nacimiento, día de la semana en el que se produjo, año, fecha de próximo cumpleaños y del último. A la velocidad de un rayo, incluso superior a la de por sí rápida pronunciación para acortar el mínimo tiempo de respuesta, prácticamente inmediata de esta misma manera al menos en 10 casos de alumnos, todos los que le preguntaron, y que desde un principio se quedaron alucinados. Toda una experiencia.
Contaba Alberto García anécdotas como que al ver películas de la Guerra Mundial, las típicas en las que comienzan dando fechas, ya tiene la mente automatizada, "es como respirar", explicaba a los alumnos: "II Guerra Mundial, 8 de febrero de 1945, es jueves, el día está ahí en la fecha, yo lo veo".
Así sucesivamente los alumnos les decían los números de unas seis cifras y Coto respondía en algunos casos incluso antes de que terminaran los chavales de decirlas dado que como él mismo explicó, las operaciones matemáticas las tiene prácticamente automatizadas para estos casos.
"18 de noviembre de 1995", a lo que el matemático respondía sin titubeo alguno, "sábado", "13 de diciembre de 1994", "martes y trece, la fobia al trece se llama triscaidecofobia".
Durante toda la charla haría referencias a los juegos de 'azar' preguntado por ello, caso del póker, en el que siguen teniendo ciertas ventajas estos mentalistas, aunque ya hoy en día en los casinos explicó que existen sistemas de conteo por máquinas en lugar de manuales que han complicado la existencia a los matemáticos, si bien afirmó que nunca se ha planteado jugar en serio, aunque la afición sí le nacería cuando de pequeño "apostábamos cinco pesetas en la familia jugando a la baraja" con su familia, que se asombraba de que sumara los puntos con una rapidez inusitada a sus 5 años o que poco después hiciera exámenes de cálculo mental preparados para una hora de duración, en unos 3 minutos: "pensaba que los demás eran muy lentos, pero porque vivía metido en la realidad de que calculaba muy rápido sin darme demasiada cuenta".
Continuó Coto multiplicando a propuesta de un alumno 38.597 x 83.164. En unos segundos estableció 3.209.880.908, más o menos los mismos 7.25 segundos en los que estableció su mejor marca personal de multiplicar dos números de cinco cifras cada uno.
En términos generales, el campeón mundial explicó que "hay que trabajar la concentración, entrenar las habilidades, como en el deporte, no renunciar nunca a hacer ejercicio mental en diferentes situaciones, por ejemplo en el mercado cuando compro ya voy sumando el precio de los productos mientras los meto en la cesta, o cuando he viajado a México o Bolivia últimamente pues con el cambio de moneda siempre se puede jugar matemáticamente".
Incluso en temas de salud puso un ejemplo magnífico Coto, en el caso del tabaco, no fumador que previamente cuando se planteó si fumar o no calculó que "si una persona fumadora se fuma de media una cajetilla al día y cada caja tiene 20 cigarros, en 20 años se fuma 144.000 cigarrillos", manifestó ante el "uaaaauuuuuuuu" de probablemente muchos jóvenes iniciados en el consumo del tabaco. "Eso hace 13 kilómetros 800 metros de cigarrillos en fila y un presupuesto de un viaje al Caribe a un hotel de cinco estrellas con jacuzzi incorporado una vez al año cada uno de esos 20 años".
Tras este ejemplo que habrá dejado a más de uno con ganas de volver 20 años atrás, Coto siguió realizando ejercicios como descomponer en cuatro cuadrados el número de matrícula de un coche siguiendo la fórmula matemática universal de que todo número de cuatro cifras se pueden descomponer en la suma de los cuadrados de cuatro números, realizando la operación correspondiente con el 5093, a propuesta de una alumna y del siempre activo público.
Habló también de "gente muy singular" que frecuentemente aparece en el mundo de los genios matemáticos, comentando que de pequeño "no hablaba mucho", aunque hoy por hoy salta a la vista que es una persona francamente normal, si bien piensa que "tiene buena parte de real" esos prototipos acerca de los genios sobre que son "personas con su componente autístico", relatando el caso del japonés que logró sacarle 40.000 decimales al famoso número pi en 2004, o del británico Daniel Tammet, un joven de apenas 31 años que es capaz de desarrollar habilidades de cálculo a través de asociar los dígitos con colores distintos debido a enfermedades de autismo y sinestesia que padeció en la infancia y que le hace que se le representen tanto números como idiomas (domina 11 y lo suele hacer en pocos días, como en un reportaje de la TV finlandesa se observó), en forma de paisajes.
También reveló Coto que estas habilidades de cálculo se reproducen en casos extraños como el dos hermanos cigóticos que no sabían calcular pero que "sonreían si se les exponía un número de 6, 7 u 8 dígitos que fuera primo", algo "asociado a paisajes numéricos" que los especialistas valoraron que pudieran representarse en sus mentes.
Tras esta disertación sobre estos casos francamente excepcionales, los alumnos multiplicaron tres veces un número de entre el 10 y el 49 a propuesta de Coto, para con el resultado, el genio matemático averiguar de golpe la raíz cúbica, tras lo cual explicó un método a los alumnos de aproximarse a ella a través del estudio de la última cifra de elevar al cubo los dígitos del 0 al 9, que nunca se repite. En este ejercicio, los alumnos participaron con gran brillantez animándose a acertar raíces de números de seis cifras.
Así, Coto, que ya se hizo famoso desde su aparición estelar en Qué Apostamos, en 1999 y que batió su primer récord de multiplicar en el casino de Torrelodones, alternaba sus cálculos con valoraciones sobre las películas "a veces con alguna exageración pero casi siempre reales" que representan a los matemáticos, caso de Rayman y la memorización del protagonista de las guías de teléfono de ciudades como Nueva York.
Posteriormente en 3 segundos sumó quince dígitos del 0 al 9 explicando que los neurólogos le han comunicado que cuando suma lo hace a la velocidad de lectura, es decir, nada más verlo, lo tiene ya calculado. De ahí que sea francamente especialista en sumar 100 dígitos en 17 segundos, es decir, a razón de seis por segundo, o diez bloques de 100 en 3 minutos y 42 segundos, en ambos casos siendo record Guinnes, como en multiplicar dos números de ocho cifras en 27 segundos, o sumar 15 dígitos en 1,6 segundos, entre otros muchos méritos mundiales alcanzados.
Una maratón de números hasta para su propia mejor marca en la carrera de 42 kilómetros y 194 metros, que es de 2 horas 55 minutos y 49 segundos para los mortales, 10.549 segundos, cantaba Coto entusiasmado y con la ilusión del primer día disfrutando tanto como los propios alumnos.
La magia de los números, título éste de su último y reciente libro que difunde por toda España, en Andalucía permanecerá durante toda esta semana y buena parte de la próxima, aparte de contenerse en los extraordinarios records mundiales, está viva y presente en el libro con numerosos ejemplos adaptados a la naturaleza, el deporte y la música, y ejemplos didácticos para alumnos de Secundaria que les pueden ser francamente útiles y de gran aprendizaje, a la par que reseña datos interesantes para los aficionados al deporte como la media de puntos de Pau Gasol en la NBA.
La mente al servicio de las matemáticas y el empleo de las habilidades propias en el día a día, no es otro que el objetivo de este genio que lo promueve convencido de que es lo mejor para el futuro de los alumnos más allá de calculadoras que a veces son obstáculos para no desarrollar la mente en la práctica diaria, algo según hemos visto hoy realmente divertido, productivo y motivador.