Juventud

Los alumnos del IES Fuente Nueva de Morón representaron anoche en la sala municipal de Cultura la comedia Anfitrión, del autor griego Plauto, con adaptaciones francamente geniales al lenguaje andaluz llenas de gracia y unas interpretaciones magníficas por parte de los alumnos, con el argumento inverosímil del 'adulterio' de Alcmena, esposa del 'fanfarrón' general Anfitrión, en una divertida mezcla de lo humano y lo divino llena de recursos cómicos por parte de los actores, sobresaliendo con matrícula de honor la interpretación del esclavo Sosia. Esta noche a las 21:00 horas, Siete Contra Tebas.

 


 

Ficha Técnica: ANFITRIÓN DE PLAUTO. Adaptación y dirección: José Luque
DRAMATIS PERSONAE: ANFITRIÓN (general tebano): Pedro Cubiles, SOSIA (esclavo de Anfitrión): Jesús Caballero, El dios MERCURIO: Javier Luque,El dios JÚPITER: Fran López, ALCMENA (esposa de Anfitrión): Estefanía Fdez. Y hacen un poco de todo: Marina Gómez como la LUNA, BROMIA (esclava de Alcmena),…Jordi López como el SOL, BLEFARÓN (piloto de la nave), …

Fue realmente estupendo el jolgorio en los doscientos espectadores que acudieron a la Sala Municipal de Cultura. En esta obra de teatro del grupo In Albis, Anfitrión, todo el mundo juega a saber quien es quien tras el enamoramiento del dios Zeus (Júpiter en la comedia) de la mujer del general Anfitrión.

Un Dios que se convierte en el propio guerrero y hace también a su esclavo a semejanza del de Anfitrión para crear una divertida comedia de enredo que se hace especialmente interesante por la mezcla en una línea difusa pero que provoca no pocas veces la carcajada, entre el lenguaje elevado de la nobleza y los dioses, y el lenguaje llano con las adaptaciones al acento y expresiones andaluzas, logradas con una precisión magistral por parte de Pepe Luque con su adaptación.

Con una naturalidad sorprendente propia de grandes actores, que realmente es lo que anoche demostraron ser, y un talento sobresaliente en todos ellos, éstos pasan de una situación a otra  sin saber muchos de ellos quien es quien y logrando una desesperación del guerrero en un contexto en el que nadie sabe quien se está burlando del otro ni realmente lo que pasa.

Resulta cómico en buena parte de la obra las idas y venidas de Anfitrión presumiendo de sus trofeos de guerra que no sabe que su esposa ya ha recibido y esos cambios de escenario de la noche al día gracias a los poderes del Dios que prolonga la noche, ambientados alguno de ellos como la propia letra de la canción dice con el Nuevo Día de Lole y Manuel, de ahí esa curiosa y original mezcla del griego y el andaluz que está muy bien conseguida y que nos hace tanto disfrutar en la obra.

Al hilo de las idas y venidas de Anfitrión sonó el Por qué Te vas, de Janette, con cada personaje bailando a tono con sus características, y quedando francamente bien en cada momento preciso de la obra, sin abusar de las composiciones musicales, pero utilizándolas justo cuando hacía falta, con guiños a los 70 también con Adamo y a los 80 con Alaska dándole un punto de surrealismo muy divertido a la obra.

El papel del esclavo Sosia es realmente brillante con un repertorio de recursos cómicos excepcional y sorprendiendo cuando menos lo espera al público una y otra vez por sus gestos de asombro, de picardía, de comicidad propiamente dicha...

La esposa acompaña perfectamente la acción cumpliendo su papel y sacando de sus casillas al torpón guerrero una y otra vez, mientras éste crea una relación de protección-desesperación con su esclavo Sosia que hace reír permanentemente al público, al punto de que una pequeña de muy pocos años en las gradas exclamó "es que es verdad, es que ese está mal de la cabeza" en uno de los diálogos, casi haciendo reír a los propios actores.

De fondo aparecen los dioses en determinados momentos de la obra, habiendo de apuntar en este sentido la elegancia y fidelidad del vestuario a la época.

El final de la obra resulta especialmente gracioso por la tormenta que se desata, con la hilaridad del nacimiento de dos gemelos engendrados por cada Anfitrión de turno, sintiéndose el verdadero orgulloso de que uno de los dos haya venido al mundo con la fuerza del Dios (representa el mito del nacimiento de Hércules) y sintiéndose muy honrado por ello.

En definitiva, una comedia con un gran sentido del humor con decorados e iluminación francamente buenos, actores mejor aún, ya que las buenas obras las hacen aún mejores grandes actores, mientras que malos actores pueden llegar a estropear las buenas. 

Y prueba inequívoca, sin duda lo fue Anfitrión, de que el teatro de raza pura, de interpretación intensa, de gestualidad imprevisible y de gente volcada altruistamente con este maravilloso arte, siempre resulta más gratificante porque se parece al teatro al punto que es teatro, y no es redundancia cuando hemos visto hace poco obras más parecidas a insulsas series de televisión.

La ovación del público de todas todas y las caras de satisfacción de los actores y director de la obra, motivadísimos a pesar de haberlo ganado ya todo con este Anfitrión a la andaluza sin desprenderse nunca del espíritu griego, son una inyección de optimismo para el arte del teatro en su más amplio significado de la palabra.

Esta noche, Siete Contra Tebas

El grupo In Albis da paso a la tragedia esta noche, a las 21:00 horas en la sala municipal de Cultura, con la representación de esta obra de Esquilo.

Siete contra Tebas. Ficha técnica: PERSONAJES
ETÉOCLES: Javier Luque MENSAJERO 1/HERALDO: Pedro J. Cubiles EXPLORADOR/MENSAJERO 2: Fran López
CORO CORIFEO 1: Miriam Gallardo  CORIFEO 2: Isabel Román
COREUTAS:  Marta Bautista, Tamara Valle, Laura Cala,   Estefanía  Fernández, Marina Gómez,  Sara de la Torre,  Natalia Castro, Ana Franconetti,  Amanda Borrego, Marta Porras.
 

ANTÍGONA: Estefanía Cruz ISMENE: Marina Gómez POLINICES/PERCUSIÓN: Jesús Caballero 

Con la colaboración especial de Juan José García
 

ESTA OBRA SE REPRESENTÓ EL 467 a. C. Tercera de una trilogía (Layo, Edipo –ambas perdidas- y Siete contra Tebas) y el drama satírico La Esfinge, también perdido, con las que ganó el concurso ese año. ESQUILO (525-456 a.C.). Nacido en Eleusis, conoció las penalidades terribles de la guerra, ya que participó en las Guerras Médicas, y pudo saborear la dulzura de la victoria; de ahí que los conflictos trágicos encuentran en sus obras una solución positiva. Sus 7 obras conservadas son un canto de alabanza a la justicia de Zeus: Los Persas, Los Siete contra Tebas, Las Suplicantes, una trilogía completa la Orestea: Agamenón, Las Coéforas y Las Eumenides; y el  Prometeo encadenado.
 

Siete contra Tebas es la segunda tragedia conservada más antigua (467 a.C.) tras Los Persas (472 a.C.). Esquilo, de los tres grandes trágicos (junto a Sófocles y Eurípides) es el más arcaico. Redujo las partes corales y creó el diálogo dramático, aunque la parte coral  sigue siendo todavía muy importante. Introdujo el segundo actor en escena. La acción es simple en sus obras por tratarse de trilogías. Esquilo es olímpico y distante. Sófocles y Eurípides pertenecen a una época más humana. Sus tragedias son un gran espectáculo musical y poético.

ARGUMENTO: A la muerte de Edipo, rey de Tebas, heredan el trono sus hijos Etéocles y Polinices. Acuerdan turnarse cada año; pero Etéocles se niega a cedérselo a su hermano cuando le corresponde. Y Polinices, refugiado en Argos, viene a conquistar la ciudad con ayuda de los jefes argivos. Son con él, siete en total, que atacarán cada una de las siete puertas de Tebas, de ahí el título de la obra. En la Séptima Puerta se enfrentarán los dos hermanos, Etéocles y Polinices, y cumpliéndose la maldición de su padre se darán “mutua muerte”.
 

EN SIETE CONTRA TEBAS COLEA EL MITO DE EDIPO: Desde su nacimiento llevaba Edipo la maldición de un oráculo que había presagiado que si nacía mataría a su padre y se casaría con su madre. Edipo huyendo de su destino se topa de frente con él sin saberlo. Así mata a Layo su padre, y, tras derrotar a la Esfinge, se casa con su madre Yocasta. Después de muchos años conocen la noticia. Yocasta se suicida y Edipo se arranca los ojos, lanzando una maldición a sus hijos: “que se repartan mi herencia con la espada en la mano”.

UN NUEVO RETO: Tras Las Aves de Aristófanes “In albis Teatro” retoma la tragedia, cuando todavía resuenan los ecos de nuestras Troyanas. Una nueva tragedia y nada más y nada menos que de Esquilo, el más arcaico de los poetas trágicos, y con un difícil coro que llena el escenario con hermosísimos cantos corales. Muchas dificultades para alumnos de instituto iniciarse en Esquilo y llegar a ponerlo en escena; pero mientras más lo entendíamos, más hemos ido amando este hermosísimo texto que Esquilo nos regaló con su Siete contra Tebas. Mucho, muchísimo trabajo salvando continuas dificultades, que quizás hoy no vienen al caso; ya está aquí gracias a nuestro tesón y eso es lo que cuenta. Sólo una obsesión: intentar transmitir “con nuestros medios” el espectáculo musical y poético que suponía una tragedia del gran Esquilo, y todo ello con alumnos de 4º ESO, 1º y 2º de Bachillerato. "Esperamos que todo el entusiasmo que hemos puesto para montarla, haya merecido la pena. Ya sólo desear que los dioses nos sean favorables y que todos vosotros disfrutéis con el goce poético y estético de esta hermosa tragedia griega", concluye Pepe Luque

ANFITRIÓN DE PLAUTO. Adaptación y dirección: José Luque
DRAMATIS PERSONAE: ANFITRIÓN (general tebano): Pedro Cubiles, SOSIA (esclavo de Anfitrión): Jesús Caballero, El dios MERCURIO: Javier Luque,El dios JÚPITER: Fran López, ALCMENA (esposa de Anfitrión): Estefanía Fdez.

Y hacen un poco de todo: Marina Gómez como la LUNA, BROMIA (esclava de Alcmena),…Jordi López como el SOL, BLEFARÓN (piloto de la nave), ,…

"Nuestro más sincero agradecimiento una vez más a Carmen Leonés,  a Loli Mena y a Juan Bermúdez por embellecer nuestro trabajo. Y a nuestro centro por darnos la oportunidad de hacer teatro", agradece el director del teatro.