Juventud

La nueva normativa de las pistas de skate de Marchena, inauguradas hace dos meses oficialmente, prohíbe la entrada a menores de 12 años, establece grupos de entre 10 y 20 personas para su uso que habrán de designar a tres responsables del mismo, obligatoriedad de llevar casco y exime al Ayuntamiento de Marchena de responsabilidad en caso de accidentes a la vez que obliga a los padres a abonar económicamente los desperfectos que se produzcan. La delegación de Juventud está enviando carta a los padres para que dén el visto bueno a las nuevas normas.


Según la nueva normativa que está llegando de momento a los padres de los niños y adolescentes más habituales en las pistas de skate, pero sobre la que se continuará informando en el edificio de San Jerónimo en el área de Juventud a todas las personas que estén interesadas, se incluyen novedades de distinto tipo que pasamos a detallar.

Todas las personas interesadas en utilizar las pistas de skate habrán de tener un mínimo de 12 años cumplidos, y habrá de pertenecer a uno de los grupos con disponibilidad de uso.

Grupos los cuales se constituirán de entre 10 y 20 miembros y habrá de nombrar "a tres de ellos como responsables del mismo", indica la nueva normativa, que señala entre las funciones que le corresponden a estos responsables "abrir y cerrar en el horario autorizado, permanecer durante dicho horario al menos uno de ellos, vigilar que no se tire basura ni se entre con animales al recinto ni botellas de vidrio, en definitiva, que se mantenga limpio, vigilar que el grupo disfrute de la instalación para la práctica del skate park y no para cualquier otro uso".

La normativa añade que el casco es "obligatorio" para quienes entren en el recinto y "recomendable" el uso de protecciones en codos, muñecas y rodillas, así como prohíbe el uso de la zona habilitada para bicicletas de bike trial y "vigilar que sólo las bicicletas BMX adaptadas utilicen la pista de skate park".

Los técnicos de la delegación de Juventud nos ha confirmado que habilitará unos horarios por grupo tal y como se hacen en el resto de instalaciones deportivas marcheneras, es decir, de modo similar a pabellón o polideportivo municipal, y que estos horarios no se podrán intercambiar con otros grupos.

Para los casos de accidentes y lesiones, la nueva normativa marca literalmente que "el Ayuntamiento no se responsabiliza de las lesiones o accidentes que se produzcan por la práctica del deporte, por lo que para poder usar la instalación, el usuario tiene que firmar la ficha de alta de usuario, y en el caso de ser menor de edad, con la firma de su padre/madre o tutor por lo que se responsabiliza de los daños que se puedan producir o causar a un tercero, por la práctica del referido deporte".

La Policía Local u otros trabajadores municipales contarán con los listados con los datos de usuarios y también de padre/madre/tutor para controlar el cumplimiento de las normas y avisar en caso de accidente, según indica la normativa.

La carta acaba estableciendo unos compromisos por el que los padres están obligados a aceptar todo lo indicado en la normativa, haciéndose ellos responsables de los incidentes que puedan sucederse en las instalaciones y haciéndose responsable del "deterioro del material o instalaciones en caso de hacer un uso inadecuado del mismo, debiendo abonar o reparar los desperfectos ocasionados", condiciones que si se incumplen conllevaran desposeer al usuario de su acceso a las instalaciones.