Juventud

coro pinata 1

 

El marchenero Alberto Pulido Morejón, más conocido como El Puli, de 20 años de edad, ha visto cumplido uno de sus sueños. En la noche del viernes se subió a las tablas del teatro con La Piñata, título (o denominación) de la unificación de los coros de Bandera y Monti y de Antonio Procopio. ‘El Puli’, como es conocido en Marchena, cogió su guitarra en el emblemático escenario del Falla y disfrutó, acompañado por sus incondicionales familiares y amigos, de una noche inolvidable en la ciudad de Cádiz, donde llegó en 2021 a estudiar Medicina, carrera en la que vuelca su alma y cuyas puertas de la Facultad se abren justo enfrente del teatro de los sueños del Carnaval gaditano.

 



“No se puede explicar con palabras. Cuando se sueña a lo grande, se viven cosas grandes. Tenía que llegarle. Él ha puesto todo el empeño. Es un chico trabajador, constante y que ha cumplido un sueño”, nos expresa emocionada su madre, Ana Belén Morejón, que siguió en el Falla la actuación de su hijo, al igual que también Miguel Ángel Pulido, su padre, su hermano, su cuñada y su prima Aurora. Aprovechamos estas líneas también para agradecer a su tía Elisa Isabel que nos pusiera al tanto de la noticia.

 

coro pinata 2


“Cuando empecé a estudiar en Cádiz, indiscutiblemente, aparte del objetivo primordial de sacar adelante la carrera, tenía un objetivo, carnavalescamente hablando, que era actuar en el Falla”, declara el Puli, que nos atiende telefónicamente a la mañana siguiente de la actuación en la ronda preliminar del Concurso de Agrupaciones de Carnaval.


Pasar por el Gran Teatro Falla, junto a la Facultad de Medicina, es un aliciente más que, en su día a día, ha ido alimentando este sueño que empezó a forjarse, quién sabe si sin saberlo entonces, en Marchena, en plena adolescencia, cuando ya con trece años de edad participó en el Carnaval, en el Coro de Marchena, aquel año de 2017 ‘Por un mundo feliz’.

 

un mundo feliz ok

 

puli chirigota


En el mismo 2017, El Puli comenzó a preparar el Carnaval 2018, e imprimió una fuerte personalidad a una chirigota juvenil que dirigió, una auténtica piña de amigos, chavales con arte a raudales que protagonizaron ‘La reina de la hamaca’. El Puli, en ese 2018, hizo doblete con el Coro, en aquella edición ‘Eso es así’ y en 2019 sorprendió a todos con la ‘RAA’, Real Academia Andaluza, en la que la chirigota juvenil dio un salto musical y de calidad en sus voces, fruto del crecimiento de aquellos jóvenes que aportaron tanta alegría y frescura al carnaval de nuestro pueblo.


De ahí en adelante, El Puli, que en el 2020 fue guitara de ‘La fábrica de los sueños’ (Comparsa Femenina de Marchena) no ha dejado de tocar la guitarra, y desde el primer curso de la facultad es integrante de la tuna de Medicina, de la que varios de sus componentes salían en un coro de Carnaval, hasta que uno de ellos le dijo que hacía falta un guitarra para la edición de 2024, “y obviamente le dije que sí”, manifiesta Alberto Pulido Morejón, consciente de que “no es nada fácil” aterrizar en el mundo del Carnaval gaditano.

 

coro pinata 6


La unión de El Noly en la música y Paco Cárdenas en la composición después de muchos años sin coincidir (además del letrista José Carlos Armario), la unificación del coro de Banderas y Monti con el de Antonio Procopio han dado lugar a ‘La Piñata’, con contenido inspirado en las revueltas de 1947 con las que el Carnaval volvió a las calles gaditanas, tras años de censura franquista contra la que el pueblo se rebeló: “Música corta y rápida, letras bonitas y sencillas, tal como se hacía en la época que recreamos”, explica Puli, sobre el estilo e idiosincrasia de la agrupación con la que está participando.


Desde hace varios meses, “hemos ensayado muchísimo, porque en el Carnaval de Cádiz hay que darlo todo”, si bien Alberto Pulido Morejón, antes de entrar en esta formación carnavalera fue consciente de “lo que puede ser una virtud y un problema, a la vez, que es acabar la carrera, y eso lo transmití” a la dirección del coro, que le ha permitido, para tener mayor tiempo de cara a los exámenes de enero, trasladarse a Marchena entre el 25 de diciembre y 6 de enero, donde además de cumplir su “objetivo primordial” de avanzar en los estudios, se ha reencontrado con sus padres, Ana Belén y Miguel Ángel, que viven en Madrid desde hace unos años, donde Anabel es responsable nacional de afiliación a la ONCE: “Mi familia sabe que he cumplido un sueño, que para mí ha sido un logro, y precisamente por ello, han disfrutado muchísimo” en la gradas del Falla.


Desde las tablas, “el hecho de que estuvieran mi padre, mi madre, mi hermano, mi prima y mi cuñada me hizo sentir un apoyo que me resultó fundamental”, expresa Puli.


En su día a día en Cádiz, “la forma más gratificante, al final del día, de evadirme de los estudios, es pasarme media hora cantando y tocando la guitarra”, resalta, destacando que “cuando vine a Cádiz creía que el Carnaval me iba a descentrar un poco de los estudios, pero ha sido al revés”, nos comenta a la mañana siguiente, donde desde primera hora, pese a la acumulación de emociones y horas del día anterior, se ha encerrado a estudiar para los exámenes de esta semana: “Se ha creado entre ambas facetas un efecto mariposa increíble, al punto de que, independientemente del resultado que obtenga el coro, ya puedo decir que he estado en Cádiz y que he salido en el Falla, que es algo de lo que me habría arrepentido eternamente de no buscarlo de verdad y quererlo como he querido”.


El primer carnaval, denominado Carnaval de Verano, atrasado en el calendario por el Covid, le fue imposible vivirlo intensamente, ya que fue su primer curso de Medicina y los exámenes imperaron y el pasado, en su segundo , lo disfrutó recién acabados los exámenes del primer cuatrimestre, que en Cádiz que “está todo pensado para coordinarse el trabajo y el Carnaval”, se hilvana todo perfectamente: “Ya en 2023 participé de forma más activa, pero viendo el Carnaval en la calle, yo, sencillamente pensaba, tengo que salir, tengo que estar ahí en las bateas de las carrozas o en la del Falla”.


De cara a este 2024, lo ha vivido desde el sacrificio y tiempo dedicado en los ensayos, que lo ha sobrellevado mejor con el apoyo de su compañero de piso y también guitarra del coro de La Piñata, Francisco Rus Muñoz: “Le estoy muy agradecido”, subraya Puli.

 

coro pinata 3

 

coro pinata 7

 

 

coro pinata 5


Después de las preliminares, “me gustaría pasar ronda, y no por el resultado, sino por volver a disfrutar otra vez de estar en el Falla”, expresa el marchenero, que destaca, tras su primera actuación, “el saber estar y el apoyo que hemos sentido del público, que es exigente, pero nos animó en todo momento”, por lo que se llevó “una grata sorpresa” en una actuación que “se me pasó volando, los treinta minutos me parecieron que fueron dos minutos. Creo que todavía no soy consciente de haber actuado en el Falla, de ver que la gente está ahí y ha comprado una entrada porque tú vas a actuar”. Las vivencias de camerinos y momentos previos, tampoco se le olvidarán al Puli, que compara las sensaciones con las de aprobar o suspender exámenes y lanza el mensaje de que “muchas veces los seres humanos nos centramos nada más que en el objetivo y el resultado y no vemos todo lo que hemos caminado para llegar al resultado, y si se suspende no quiere decir que no se haya disfrutado de la asignatura”.

 

El Puli, que nos atiende gentilmente por teléfono, camino de la Biblioteca al barrio de Mentidero, donde vive, en sabia decisión, cerca también de La Caleta o de la Viña, entre otros enclaves emblemáticos, manifiesta que “el arte del Carnaval es una de las formas más reivindicativas de poder expresarse y en el que se demuestra la lucidez de los gaditanos y de cualquier otra persona que haga un pasadoble”.


“Sea en Marchena, en Cádiz o en cualquier otro lugar, siempre he apreciado la calidad de las personas que son capaces de componer”, destaca, si bien precisa que “en Cádiz, para los gaditanos el Carnaval es la principal seña de identidad, y los ensayos de Carnaval van por encima de otros muchos aspectos de sus vidas, por lo que las agrupaciones se vuelcan y la calidad del Carnaval es exquisita, y sobre todo, el compromiso con los ensayos es firme y total, que creo que es lo que verdaderamente los diferencia”, concluye Alberto Pulido Morejón, que saborea y vive Cádiz, donde vive y siente desde septiembre de 2021, donde sus deseos son sus sueños y sus sueños se van haciendo realidad: “Si apruebo los exámenes y me subo a mi batea en Carnaval, soy el hombre más feliz del mundo”.

 

coro pinata

 

coro pinata 8