Juventud

Los 16 grupos de jóvenes que participaron en la Gymkhana organizada por Cruz Roja disfrutaron de una amplia diversidad de pruebas que englobaron desde apuntar con tartazo al compañero, buscar tesoros perdidos o habilidades sensoriales, hasta preguntas culturales que habían de superar a cada paso. La fiesta de grupos musicales tuvo menos repercusión de la esperada por el abandono de los chavales llegada la hora del botellón.


Los grupos de la gymkhana pasaron pruebas por varios puntos de nuestra localidad desde el pabellón cubierto donde buscaron a Wally, hasta el cementerio o el museo Coullaut Valera, donde disfrutaron del juego del huevo y la cuchara.

Además, pudimos hacer un seguimiento de algunos equipos como Assasin Crew, vestidos con pantalones militares, o los Mohicanos, en puntos del barrio de San Juan donde tuvieron que apuntar con esponjas con nata (tartas) al compañero para sumar más puntos mientras adivinaban que en la cárcel de Marchena estuvo el famoso escritor Cervantes encerrado en el siglo XVI.

En la calle la Cilla, rincón del poeta Antonio Salvago, unos voluntarios disfrazados les enseñaban unas fotografías para que los participantes adivinaran sus rostros, como también hicieron lo propio a la pregunta de qué institución pública tenía su sede en la Plaza Ducal; el Ayuntamiento de Marchena.

Cerca de los terrenos de la Feria, aprovecharon la presencia de la industria olivarera para probar sus habilidades de gusto, tacto, olfato, oído y vista con varias pruebas de palpar sabores de distintos productos así como melodías a raíz de ráfagas de sonido en teléfonos móviles.

Mientras tanto, en la Alameda, otros grupos buscaban el tesoro perdido animados por dos muy buenos actores como los jóvenes marcheneros Carmen y José Antonio, este último estudiante de arte dramático y que rememoraron la esfera de siglos pasados con una interpretación perfecta de su papel.

Voluntarios de distintos puntos de la provincia colaboraron con los de Cruz Roja Marchena en esta iniciativa de ocio alternativo contra la droga y el alcohol, que no contó con el éxito que se esperaba, ya que la presencia de grupos en el escenario fue muy inferior a la anunciada por la organización y aunque la asistencia de público sin ser extraordinaria no fue mala, el abandono fue masivo una vez que se anunció la gymkhana alrededor de las doce y media, una de la noche, lo que hizo que se concluyeran las actuaciones.

El presidente de la Asamblea Cruz Roja, Raúl Luque, ha expresado que "lamento que muchos jóvenes abandonaran cuando anunciamos la gymkhana, porque nuestra intención era seguir la fiesta allí dentro en la sala de Cultura con actuaciones de grupos musicales, puede ser que muchos no se sepan divertir sin botellón, o que tuvieran que recogerse temprano, por lo que estamos muy descontentos con que se acabara tan pronto la fiesta", si bien "el éxito de participación de la gymkhana ha sido tremendo, los equipos se lo pasaron en grande e incluso tuvimos que dejar a algunos suplentes sin poder participar, desde Cruz Roja queremos felicitar a los 16 equipos".