Juventud

 carmen marquez economia 3 resultado

 

ENTREVISTA. Carmen Márquez Cortés, alumna que acaba de concluir 2º de Bachillerato en el IES Isidro de Arcenegui de Marchena, debate sobre cuestiones de actualidad económica de enorme interés para la ciudadanía. Después de quedar tercera clasificada de España por equipos con la Universidad de Sevilla en las Olimpiadas de Economía, cursará el doble grado de Derecho y Economía. En entrevista mantenida con ella, le rebosa vocación, inquietud por el mundo en el que vive, agudeza para el análisis económico de distintas cuestiones y espíritu crítico e inconformista. Carmen Márquez expone que de la aplicación de un tipo u otro de políticas económicas (expansivas, restrictivas...) determinan el desarrollo de la economía, que la comprensión de esta materia es fundamental en la vida cotidiana de las personas, como por ejemplo a la hora de enfrentarse a un asunto bancario, o que en la esfera política se han incumplido propuestas de ayuda a los autónomos que hubieran contribuido con este importante grupo de profesionales del país, entre otras cuestiones. Además, propone una salida a la crisis desde políticas de equilibrio económico o que los máximos responsables de las políticas económicas (ministros o consejeros) cuenten con una formación específica en economía potente que les haga tomar decisiones verdaderamente planificadas y consecuentes, a la par que anima a los jóvenes marcheneros a desempeñar carreras que realmente les motiven y sean vocacionales para ellos.

 


 VÍDEO RESUMEN ENTREVISTA A CARMEN MÁRQUEZ EN EL CANAL DE YOUTUBE DE LA VOZ DE MARCHENA

 

"El funcionamiento de un conjunto de herramientas para que la sociedad tenga mejor futuro y podamos conseguir vivir en un mundo mejor" es el noble propósito de Carmen Márquez Cortés, una joven marchenera de 18 años a la que la Economía, una vez que la ha estudiado en Bachillerato a través de las asignaturas de Economía y Economía de la Empresa, le ha transmitido que "puedes cambiar cómo vive la gente; todo depende de la economía, de si un Gobierno impone un tipo u otro de políticas económicas con más restricciones o más expansiva puede cambiar totalmente la situación de una familia, y también me ha hecho ver cómo estudiar tantos factores que afectan a todo el mundo, pero que realmente la gente no los suele tener en cuenta". Como ejemplo de ello, pone el hecho de poder ver en televisión una información sobre la subia de los tipos de interés, ante lo que muchos ciudadanos toman la actitud de "¡bueno, haré lo que sea! lo que me diga el del banco o mis abogados, pero realmente no tiene en cuenta el efecto que tiene esa noticia en nosotros".

 

carmen marquez economia 2 resultado

 

Carmen Márquez realiza estas reflexiones en entrevista que mantenemos después de que haya conseguido el tercer premio nacional de las Olimpiadas de Economía a la que concurren universidades de toda España, en un equipo de tres personas de la Universidad de Sevilla que superaron la primera fase, ganando el concurso provincial, consistente en un examen en el que le pusieron preguntas tipo test, problemas y una vez superada esa parte le era corregida la de comentario de texto. La fase nacional del Concurso se ha celebrado en esta edición en Sevilla, donde ha convivido durante tres días en un hotel con jóvenes de toda España, coincidiendo en su habitación con una chica de Madrid, y a su vez haciendo muchos amigos y amigas y completando encuentros de convivencia y visitas a monumentos de la ciudad hispalense, como el Alcázar, en torno a la celebración de la final, en la que el equipo sevillano fue tercero de España tras completar un examen en el que tuvieron que resolver problemas desde demanda o elasticidad hasta situaciones de contabilidad o matemáticas financieras complejas que ya se ven incluso en la Universidad, aplicadas a la vida real en los problemas que le plantearon.

 

Esta experiencia, que ha vivido con ilusión y entusiasmo Carmen Márquez en el año en el que ha coronado sus estudios con una excelente calificación en la PAU, le ha reforzado, si cabe, le refuerza aún más en su decisión de estudiar el Doble Grado de Derecho y Economía. Precisamente el estudio de las asignaturas del ámbito económico a partir de 1º de Bachillerato, nos comenta, fue lo que le hizo buscar una opción combinada, ya que la idea de Derecho la tenía clara con anterioridad. De la economía le apasiona personalmente "saber cómo tocar un botón y que pase tal cosa, tocar otra y mejorar aquello, conocer las diferentes políticas económicas, y también a la hora de que te hablen de algo, saber tú entenderlo, porque en otros ámbitos leyendo o informándote un poco puedes conocerlo, pero la economía es algo muy específico y a la vez muy amplio que nos afecta a todos. Por ejemplo, que vayas al banco a pedir un préstamo y que te digan la tasa anual equivalente es de tanto, y saber tú lo que significa y no necesitar de alguien que tenga que explicártelo".

 

Analizando la situación económica actual, explica que "el Covid ha afectado mucho. La economía aún sigue la tendencia que el Covid le ha impuesto y la gente responsable de la política económica es la encargada de que la economía vuelva a su sitio y de que sea en una senda óptima para la sociedad", añadiendo que "en esta época de recesión se deben incentivar políticas para que la gente consiga empleo, reciban ayudas y así vuelvan a conseguir un nivel de ingresos o un nivel económico para entrar en una expansión, pero moderamente, porque en la economía, a veces, si hacemos políticas para conseguir lo máximo posible, también es malo, ya que, con la inflación que tenemos, no todo el mundo puede llegar a ese nivel de ingresos o a costearse la alimentación o sus necesidades básicas", explica: "Lo idóneo es conseguir el equilibrio entre lo mínimo y lo máximo, y que todo el mundo pueda llegar a fin de mes, por así decirlo".

 

Una vez que ha apuntado el tema del Covid, la estudiante marchenera, amantes de los paseos a caballo para disfrutar del aire libre y que nos comenta que leer le proporciona "adquirir más soltura a la hora de redactar", continúa profundizando sobre el devenir de la economía a raíz del momento en que entramos en pandemia y preguntada por su visión acerca de las políticas aplicadas entonces, que implicaron decisiones drásticas como cierres de casi todos los sectores económicos, expone que "es verdad que lo primero es la salud de las personas y que el parón fue necesario para reducir contagios. Hay que ponerse en el lugar de quienes habían perdido sus trabajos, pero también de quienes querían seguridad y los mínimos contagios y riesgos. Por ejemplo, en los bares, cuando pusieron pantallas de plástico o límites de distancia entre las personas, estaba bien, pero también había que mirar que a quien abriera el bar no le saliera más caro tenerlo abierto que cerrado".

 

"También es verdad que se supone que iban a cobrar menos a los autónomos, a los parados, y muchos autónomos en esa época no podían seguir adelante, pero nos damos cuenta de que cuando pasa el boom de la pandemia, le suben los impuestos a los autónomos y a todo el mundo, o de que el bono cultural de 400 euros para jóvenes que anunciaron y que iba a promover la cultura, que la gente saliera, fuera a conciertos y teatros, ha sido solicitado solo por 2.000 personas cuando podrían haberlo solicitado 500.000, porque no han informado bien, y cuando pasa el tiempo te das cuenta de que te han engañado un poco, de que no te lo han dicho claro, y te quedas como estabas", valora la estudiante marchenera sobre estos temas de actualidad.

 

carmen marquez economia resultado

 

Carmen Márquez recuerda de su paso por el IES Isidro de Arcenegui debates que "son muy buenos" en la asignatura de Economía, en la que cada cual, alumnos y profesores, participaban argumentando y contraargumentando sobre las ventajas e inconvenientes de los grandes modelos económicos, y en esta situación de inflación, crisis de las materias primas, alimentos, recursos energéticos que escasean o con cuyos precios se 'juega' en ocasiones según intereses determinados, la joven marchenera, preguntada por si el modelo de producción actual se encuentra agotado, cree que "el modelo puede tener fallos, porque no todo es perfecto, pero creo que tienen que ver un cúmulo de circunstancias que se han producido en un tiempo muy reducido, como el COVID, la subida de los prrecios de la luz y de la gasolina. La economía no es algo que se pueda cambiar a corto plazo. Necesita su tiempo para que todo vuelva a su cauce, a enderezarse, y de tantas cosas no nos ha dado tiempo a recuperarnos de la anterior cuando entrábamos en la siguiente. Lo que se debe hacer es actuar y aplicar políticas económicas para que los efectos no sean tan graves".

 

Ante este panorama, Carmen nos sorprende por su certera reflexión a nuestra pregunta '¿Qué harías si fuera ministra o consejera de Economía, ante esta situación actual, y cuáles serían tus criterios en líneas generales en las políticas económicas?', respondiendo que "lo primero que haría es un estudio bien a fondo de los gastos; luego, informar a la población bien de las ayudas a las que pueda acceder y sobre todo, prever muy bien los efectos de cada política, que la política económica sea más pensada y pensando en las consecuencias, y no que aquí y ahora, por ejemplo, se bajen los precios y se haga tal política en el momento y ya está", afirma, contraria a la improvisación en política económica.

 

Los conflictos empresa-trabajadores son objeto de debate en esta entrevista, y respecto a la subida del salario mínimo, al darse en un contexto de aumento de la inflación, Carmen Márquez expone que "es un tema complicado; pues el salario mínimo ha subido, pero aumentan los precios y nos quedamos prácticamente igual. Hay que tener en cuenta que la subida del salario mínimo puede hacer que las empresas opten por tener 45 trabajadores, en vez de 50, y que trabajen más y pagarle lo mismo prácticamente. Incluso si a la empresa le parece bien que aumente el salario mínimo, si les aumentan también los impuestos y la seguridad social y otros tipos de impuestos, la empresa se da cuenta de que el coste de un trabajador va a ser más alto que el beneficio que pueda obtener a través del trabajo de esa persona".

 

Volviendo a las responsabilidades políticas en economía, confluyen en numerosas ocasiones los intereses políticos y económicos, o bien existen puertas giratorias de las que ya en su juventud tiene opinión formada al respecto, pronunciándose sobre cuestiones como fijar o no un salario mínimo a directivos de grandes empresas: "Ahí hay un problema porque muchos ex altos cargos del Gobierno tienen un papel de altos directivos en empresas de luz, de agua, de recursos que son necesarios para todo el mundo. Entonces tampoco sabes si es bueno fijar un salario mínimo, porque lo mismo puede ser el alto cargo un ministro que ya tiene un sueldo vitalicio por haber pasado por el Gobierno o lo mismo puede ser una persona que ha luchado y ha conseguido tener un nivel de vida gracias a su preparación específica".

 

Lo que sí tiene claro es que "se puede reducir el gasto público en políticos. Lo primero es seleccionar a una persona que sea realmente eficiente en su puesto; soy ministra de Economía, pues tengo que estar bien formada en la materia y ser consciente de lo que se hace y no tener estudios en otra cosa totalmente distinta. Se podría necesitar un asesor para temas que se escapen del control, pero no un asesor, ayudantes por todos lados que al final lo que hacen es cobrar y el ministro o ministra o cargo en cuestión al final no hace su trabajo, sino que solo cobra por tener un cargo". 

 

La vocación, clave para afrontar estudios que te puedan llenar como persona; el uso de las nuevas tecnologías, una magnífica herramienta si es el adecuado.

 

carmen marquez economia 4 resultado

 

Carmen Márquez Cortés, que va a estudiar el Doble Grado de Derecho y Economía, apasionada de ambas disciplinas, aconseja que los jóvenes de Marchena "estudien realmente lo que quieren, que es como se van a motivar de verdad y lo que le va a ayudar a alcanzar sus metas, más que si estudian algo con lo que no estén contentos o que realmente no les guste, pues así es menos llevadero y les va a costar más trabajo".

 

Para cumplir los sueños y proyectos que se fijen hay que proponérselo y "estudiar y estudiar hasta conseguirlo", un camino que considera más adecuado que el de "estudiar por hacer algo y seguir con lo que se establece".

 

Entrando en debates de la juventud de hoy en día, en el aspecto académico están muy presentes las nuevas tecnologías: "Te informan muchísimo. Ahora entras en Internet y buscas información sobre una carrera en cualquier sitio de España, incluso del mundo, y puedes obtener información; pero también tiene sus inconvenientes, pues a la hora de estudiar conozco a muchos amigos y amigas que tienen que apagar el móvil, ponerlo en silencio, guardarlo en un cajón...al final hay que tener la habilidad de decir, pues lo pongo boca abajo, no lo miro y hasta que no acabe lo que estoy haciendo, no voy a cogerlo. Al final, tenemos tanta información que lo que hace es atraerte y dices, bueno voy a leer algo o ver un vídeo, y al final se convierten en diez vídeos, no paras, han pasado dos horas, no has hecho lo que tienes que hacer y te agobias", explica, a la par que expone una crítica a los "muchos fallos" para tramitaciones electrónicas necesarias como por ejemplo las matriculaciones en la Universidad, que originan "frustración" y "desesperación" ante los graves parones informáticos que se dan en no pocas ocasiones.

 

"Es verdad que las tecnologías tienen sus cosas malas y buenas como todo, como cosa buena, por ejemplo, el poder estar conectado en casa y hacer un trabajo conectado con diferentes personas que pueden estar en otros países incluso, la facilidad para buscar libros e información, preguntar a profesores, y eso está bien para facilitar el estudio, investigar, reunir informaciones de distintas páginas para contrastar y crear algo que de verdad considere bueno" a la hora de organizar los apuntes,.

 

 Aunque Carmen afirma que "la mayoría de jóvenes no están pendiente de las noticias y de lo que ocurre en el mundo y solo se preocupan de tener un título, o una carrera y vivir bien", señala que trabajando en mayor medida la motivación de los estudiantes, podría verse otra realidad en cuanto a este aspecto: "El grado de motivación es más bien baja, los padres y profesores deben intentar motivar a sus hijos y a sus alumnos, captar lo que realmente quieren hacer sus hijos, sabiendo que tienen una vida por delante y propiciar que puedan hacer algo productivo. Por ejemplo, si quieres ser piloto, médico o abogado, pues ver entre todos qué pasos necesita dar el joven para poder llegar a su meta. A la hora de que vaya cumpliendo esos pequeños objetivos, pues que tenga la satisfacción de haber llegado a conseguirlo y sentirse con eso recompensado, por difícil que haya sido, y no decirles a los niños si llegas a lo mínimo, te felicito y te doy un regalo. Lo que hay que intentar es que los niños den lo mejor de sí y no solo por conseguir un regalo, sino por la satisfacción de conseguirlo, por sí mismo. La motivación es fundamental, comprar unas chuches por sacar un cinco, solo hace que el niño vaya solo a por un cinco, no a por más, aunque depende de los límites de las personas, pero es así. Se puede motivar además de muchas maneras, dando una charla o exponiendo los beneficios de estudiar y tener una buena formación, informando de las posibilidades a la hora de conseguir trabajo, mostrando ventajas e inconvenientes de estudiar una carrera o un ciclo, en definitiva, motivar a las personas teniendo en cuenta su capacidad y no intentar que alguien que le es difícil llegar, desmotivarlo y decirle no hagas esto porque no puedes, sino motivarlo e incentivarlo a que lo consiga".

 

 

 

Suscríbete al canal de Youtube