Juventud

 

ies piedelobo 10

 

A raíz de una palabra, tema o concepto que se le ofrece, el poeta Álvaro Piedelobo escribe poemas sobre la marcha en una máquina de escribir, objeto que hasta hace apenas dos décadas era el día a día de nuestras vidas y que la acongojante celeridad que, a veces no nos lleva a ninguna parte, ha llevado a parecer que fuera 'prehistórico'. El caso es que en el IES Löpez de Arenas, donde asistió el escritor a la Semana de las Humanidades, queda alguna reliquia que fue bien empleada por Piedelobo. En plena interacción con los alumnos del centro educativo surgieron bellas obras de arte en verso. 


Piedelobo escribe cuentos desde los siete años y desde los catorce años de edad, poesía, desde su sentido más inconformista y subversivo. Desde 2014, en círculos de amigos y allá donde surja la magia, hizo de la poesía su forma de entender la vida. 'Desorden versificado' fue su primera obra publicada en 2016, y paralelamente comenzó a salir por  las calles con la performance poética de la máquina de escribir bajo el lema “tú me das el tema y yo escribo el poema”.

 

El mercado del Rastro de Madrid es uno de los puntos más emblemáticos de su itinerante actividad poética que recorre todo tipo de vías públicas. Allí sigue forjando poemas junto a Pablo Urizal o a la también veterana de la poesía improvisada Nuria Herrera. Piedelobo forma parte del colectivo 'Momento Verso' y fue María Helena del Pino quien le puso por primera vez frente a la improvisación tecleada.

Su poemario Soledades ha llegado a la mayoría de ciudades de España, a Argentina, Chile y Perú. Actualmente trabaja el proyecto 'Me duelo a un vuelo', una colección de seis libros que propone un viaje colectivo a través de la poesía. El formato en que se plantea surge en defensa de la autogestión y en contra del consumo rápido en el arte.

 

Así, "permitiendo algo de locura para que la inercia de la vida con lo cotidiano no muera", como se refleja en uno de los versos compuestos por el poeta en el IES López de Arenas, se presentó en el instituto marchenero, generando bastante expectación entre los alumnos, que mostraron sorpresa al principio por el formato, y en breve tiempo, una entrega total que acabó sorprendiendo al propio autor.

 

Álvaro Piedelobo valora que este tipo de actividades "sirven para que no te dé miedo el papel en blanco", en este caso a alumnos, a jóvenes de unos 14 a 16 años de edad, que "superan el miedo a exponerse" con este tipo de iniciativas, algo "muy importante para quien quiera comunicar".

 

ies piedelobo 3

 

ies piedelobo 6

 

ies piedelobo 7

 

ies piedelobo 8

 

ies piedelobo 9

 

ies piedelobo 5

 

ies piedelobo 11

 

ies piedelobo

 

Poemas de frustración, amor, dolor, amistad fueron elaborados por el poeta a raíz de que los alumnos y alumnas propusieran estas temátias, entre otras. "Esquivando la norma, la diversidad asoma" es, por ejemplo, el inicio de uno contra el bullyng en el que Álvaro Piedelobo hace un llamamiento contundente y esperanzado a la unión de los jóvenes contra la violencia y la humillación en las aulas.

 

Otro de las satisfacciones que se llevó Álvaro Piedelobo de Marchena fue ver que "los chavales son capaces y se sienten capaces de escribir", pues continuaban las ideas previamente esbozadas y se animaron a coger la máquina de escribir y componer poemas tras este encuentro colectivo con el que surcaron grietas, con el que dibujaron ilusiones y destriparon en el papel, a tinta, toda la actualidad de la vida, de sus vidas y de sus emociones.

 

ies piedelobo 12

 

ies piedelobo 2

 

 

Suscríbete al canal de Youtube