Juventud

Enrique "El Bili", vocalista de la banda At Least de Almería, fue la sensación en la tercera semifinal del Concurso de Hip Hop Rock Ciudad de Marchena, con sus piruetas y la espiral de música desenfrenada, que arrastró al público a botar como locos en la sala Akasha durante la que fue la segunda actuación de la noche. Los saltos de El Bili del escenario hacia abajo, de ahí a la mesa de billar y el baile micrófono en mano entre convulsiones continuas, despertó la adrenalina en el público que se acercó a la sala cultural-pub marchenero.


 

El rock core del grupo de Aguadulce, con influencias de Deftones o Pearl Jam, entre otros, se manifestó a través de la personalidad de su líder, El Bili, que nada más subir al escenario y tras unos acordes iniciales de presentación, dejó claro que algo distinto, algo especial, debía suceder: "Hay quienes vienen a la música a vender discos, y quienes venimos a pasarlo bien, y quienes lo pasamos bien...acabamos aquí".

Con estas declaraciones y tras arrastrar con una simple mirada al público a un paso del escenario, comenzó el impactante concierto. La música de At Least encierra rabia, dolor, pulso acelerado, desahogo, un ritmo frenético al borde del éxtasis no apto para públicos pasotas-pasivos. El personal respondió en todo el centro de la sala Akasha; fue un auténtico espectáculo ver incluso como un aficionado se lució con unas asombrosas piruetas de break dance a escasos centímetros de un vocalista entregado que se dejó la piel hasta sobre el piso de la sala, donde acabó en las más inverosímiles posiciones sus temas, exhausto. Pueden ver más información del grupo en http://www.myspace.com/atleastxxx

 

Una papeleta más para el jurado, por lo tanto, la espectacular actuación de At Least, que a buen seguro se presume favorito para acceder  la final y optar a ganarla. No fue casualidad el éxito cosechado por el grupo almeriense en Festimad, Lagarto Rock y otros festivales importantes en el panorama musical español. Acaban de grabar disco que en breve estará en las calles, "Anathomy of Irony", eso sí, después de madurar su música y experimentar y expresar todas sus inquietudes, ejemplo sin duda en los tiempos que corren en los que los discos salen como rosquillas sin importar el estilo, ni la expresión, y en muchas ocasiones, ni el mensaje.

 

No hay que olvidar que la tercera semifinal la abrió Deep End, Rock Metal correcto con un estilo que evocaba clarísimamente al mítico grupo Nirvana y toques parecidos a Aerosmith. Les faltó una pizca de pasión, pero también hay que entender que la buena música, sólo necesita las precisas gotas de calidad que el conjunto del Puerto de Santa María puso encima del escenario. Los marcheneros tocaron en la recta final con el vestuario setentero de Kill Courtney con un toque hippi similar al de su música grunge. Lost With The Insanes cerró la tercera semifinal....trabajo por delante, insistimos, para el jurado.