Hermandades

Noche de marchas cofrades interpretadas por un magnífico pianista como el arahaleño Germán García, el pasado viernes en la capilla de la Vera Cruz, completamente llena para la ocasión. La calidad y delicadeza con la que ofreció este concierto, le valieron grandes ovaciones a lo largo de toda la noche.

 


 

El concierto, Música por la Esperanza, no dejó indiferente a nadie, y ante la presencia de Hermano Mayor y numerosos miembros de la Junta de Gobierno de la Veracruz, hermanos, público en general y con las imágenes del Señor de la Vera Cruz y la Virgen de la Esperanza con su atuendo de tonos morados propio de Cuaresma, los sonidos del piano encandilaron una noche de primavera espléndida que se vivió en este marchenero enclave.

Interpretó Germán García en su primera parte marchas como Virgen del Valle, Esperanza Macarena, Madre del Santo Cristo o A ti Manué, para cerrar el concierto con Lágrimas de Esperanza, María Santísima del Dulce Nombre, La Madrugá o Amarguras.

El público le pidió más, porque la ocasión la merecía y la dulzura de los sones de estas marchas a piano hizo que el público mostrara una total admiración y respeto, producto del cual se entremezclaron las citadas ovaciones con un profundísimo silencio cuando sonaban las marchas.

Y ese fue el mérito del pianista, hacer que ni un alma pestañeara, absortas todas ellas en su música envolvente y llena de sensibilidad que culminaría para concluir el concierto con la marcha "Reina de San Juan".

El hermano Mayor, Juan Ramón Baeza, agradecería el inolvidable momento de paz y recogimiento vivido bajo los sones del piano de Germán García, al que también le llegaron palabras de elogio del hermano Antonio Jesús Olmedo, volcado también con la organización de este evento y que le haría entrega de un recuerdo al pianista, despedido ante la más calurosa ovación y cariño inmenso de un público al que se ganó.