Hermandades

Los Belenes marcheneros, a los que muchos de ellos hoy tendrán la última oportunidad de visitar, se están convirtiendo en auténticas ciudades andantes que representan el año 0 del nacimiento de Jesús. Figurillas y recreaciones que van más allá de los personajes importantes para captar el movimiento en torno al portal de personas, animales, de los reyes magos y toda la naturaleza urbana y rural de la época con cuidado detalle, tanto de día y de noche según los cada vez más organizados juegos de iluminación. Les mostramos fotografías de algunos de los Belenes.


Entre esos belenes, el de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (al que pertenece la foto de inicio), destaca por sus grandes dimensiones y la representación de la ciudad sobre las dunas y ríos en cuyos márgenes trabajan los campesinos y que llevan al portal de belén a los Reyes Magos.

La hermandad de la Veracruz también apuesta por una representación parecida, donde se observa en altura la ciudad, los pozos, el propio río y las escalinatas de entrada a las escasas, entre otros muchos detalles.

El Belén del Dulce Nombre de Jesús juega con el interior de los barios de la ciudad mostrando fachadas y balcones de la época.

Mientras tanto, las dos últimas imágenes corresponden a los Belenes de la Humildad y el Cristo de San Pedro respectivamente, teniendo el primero un diseño en profundidad y el segundo con la particularidad de que se trata de un Belén acuático.