Hermandades

La hermandad del Dulce Nombre de Jesús realizó el traslado de regreso de sus imágenes a la parroquia de San Sebastián, donde se pudo ver ya terminada la nueva solería. A las 19:30 horas, por el recorrido más corto, salieron desde el templo de Santo Domingo, antecedidas por el simpecado rociero. A la llegada al templo, también pudimos observar una cripta subterránea que se ha descubierto durante las obras.

 


 

Tras haber acompañado a las sagradas imágenes de la hermandad del Santísimo Cristo de San Pedro durante justo dos meses y medio, tanto el Dulce Nombre de Jesús, como San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Piedad, salieron del céntrico templo de Santo Domingo a la hora fijada.

Esta vez, a diferencia de la procesión primera de traslado, realizaron el recorrido de forma directa hacia la calle San Sebastián y plazuela en este atardecer marchenero de domingo algo ventoso, primero del otoño de nuestra localidad.

Los hermanos portaron en andas las imágenes, escoltadas por los acólitos y con las túnicas verde oscura y verde esmeralda nuevamente para la ocasión.

Fue corto pero de nuevo lleno de gente el recorrido de la hermandad de Jueves Santo, que estuvo acompañada en todo momento por el Coro de Nuestra Señora de la Piedad, que próximamente en octubre presentará nuevo disco.

Aparte de la reluciente solería, podíamos observar una cripta a lo largo del subsuelo de toda la Iglesia de San Sebastián, que se ha descubierto durante las obras, y que se encuentra tapada, ya que se está en fase de estudio para determinar a qué época pertenece y dar luz sobre posibles datos de una parte más de la historia de nuestra localidad.