Hermandades

Nuestra Señora de la Merced salió anoche a las 20:00 horas desde el Complejo Parroquial Madre de Dios, y el barrio que lleva su nombre no le falló, con las calles completamente llenas durante casi todo el recorrido y como es habitual, llena de altares, banderas y motivos que poblaron las fachadas y balcones.


 Es el comienzo oficial de la "Semana Santa Chica" después del pistoletazo de salida con la reciente procesión de la Virgen de los Remedios. Llegarán pronto también la patrona, la Virgen del Rosario, y la Virgen del Pilar. Y para más gozo de los cofrades y fieles, esta tarde el traslado de regreso del Dulce Nombre, Nuestra Señora de la Piedad, San Juan Evangelista y simpecado rociero, desde Santo Domingo a partir de las 19:30 horas hasta la parroquia de San Sebastián.

Si en Marchena nunca el calendario cofrade termina del todo, en esta franja de septiembre-octubre, con el cálido ambiente de verano bañado de la brisa de la noche marchenera, salió a las calles con su poderoso color azulado Nuestra Señora de la Merced.

Acompañada por muchos fieles, monaguillos, miembros del Complejo Parroquial, párrocos de Marchena (el emérito Juan Ramón Gallardo, Tomás Javier Gago, José Tomás Montes), representantes de hermandades de nuestra localidad con el presidente del Consejo de Hermandades, Juan Manuel Vicente Moreno, a la cabeza. Nunca falta tampoco el creador material de la virgen de la Merced, Marco Antonio Humanes.

Con los últimos rayos de sol tras la nueva Iglesia, comenzó su recorrido Nuestra Señora de la Merced, con 30 costaleros bajo las trabajaderas y otra tanda de tantos o más que se relevarían. Con Juan Antonio Pérez y Alberto Rodríguez como capataces principales y una legión de contraguías junto a ellos.

Con el acompañamiento musical de la banda Castillo de la Mota, sublime como siempre y majestuosa en calle Miguel Hernández con señeras marchas acompañadas del buen hacer costalero y de la sapiencia y silencio del público marchenero.

Y altares, y banderas con su rostro cubriendo paredes y balcones, y la Merced misma engalanada en indumentaria y complementos del paso realizado con el cariño de muchos hermanos, ante la masa impresionante de personas congregada en esa calle y en la revirá emblemática con padre Isaac Murillo, donde siguió el mar de motivos relativos a la Virgen.

Tres horas de recorrido hasta volver a su casa y consolidarse en el penúltimo fin de semana de septiembre como una de las Reinas de Marchena y la primera entre todas en el barrio Madre de Dios.