PC Asesores


Hermandades

 

Los beneficios de la verbena de San Sebastián, organizada por la hermandad del Dulce Nombre con el fin de recaudar fondos para sus obras benéfico-sociales, se centrarán  fundamentalmente en esta edición en "ayudar a las familias que pasan necesidad y hambre en Marchena, que son cada vez más", según nos explica el Conciliario de la Hermandad, Luis Javier Carrasco. Del 20 al 23 de enero en la Plaza del Ayuntamiento se celebrará este evento que alcanza la XI edición con barra, actuaciones musicales, juegos infantiles, tómbola y concierto de la Agrupación Musical, entre otras actividades. (fotografía: Luis Javier Carrasco y el hermano mayor del Dulce Nombre, Manuel Ramón Martín Lora).


La verbena de San Sebastián nació en el año 2001 a iniciativa de la Junta de Gobierno presidida por José Antonio Martín Portillo, con objeto de dar realce a una fiesta que se limitaba por entonces a la salida del patrón.

El conciliario actual de la hermandad del Dulce Nombre, Luis Javier Carrasco, recuerda que desde el principio "ha sido tal la acogida de éxito que el año pasado ya se tuvo que celebrar en la Plaza del Ayuntamiento", al igual que en esta próxima del 20 al 23 de enero con actuaciones de La Fragua, Viejo Patio, Pepi La Flamenca y su grupo y la Agrupación Musical, así como la puesta al público de la barra, tómbola, juegos infantiles para niños como el castillo hinchable y diversas actividades, incluido el concierto de la Agrupación Musical el domingo 23 a las 13:30 horas.

Luis Javier Carrasco quiere "agradecer a todos los comerciantes, Ayuntamiento, entidades y particulares la ayuda que desde el principio vienen ofreciendo" a este evento de la Verbena de San Sebastián, del que destaca que "lo más importante es que lo recaudado se destina a obras benéfico sociales de la hermandad", valorando que en la hermandad del Dulce Nombre "se aporta a estas obras mucho más que el porcentaje mínimo fijado por el Arzobispado".

Carrasco señala que "tenemos muchos frentes abiertos", como el trabajo en colaboración con la asociación de lucha contra el Cáncer, Cáritas, la parroquia, el Grupo de Transplantados de Marchena o actividades como la Recogida de Alimentos cuyo reparto se ha centrado en esta ocasión en las familias marcheneras, reduciéndose el envío al pueblo saharaui al que "le hemos enviado lo que hemos podido, pero lo cierto es que las peticiones de alimentos e incluso de alguna ayuda económica que hemos recibido en la hermandad por parte de gente de Marchena, han subido este año el 100%".

El conciliario de la Hermandad incide en que con esta Verbena la hermandad se va a continuar "volcando en el día a día de Marchena, porque entendemos que la gente que ha venido a solicitar nuestra ayuda ha dado un paso muy difícil", por lo que "en la hermandad estamos ayudando a hermanos y no hermanos, y todo el que lo necesite tiene las puertas abiertas, nosotros no queremos oro ni plata, una hermandad no es nada sin su obra benéfica social y destinaremos los beneficios a la gente de Marchena porque hay muchas necesidades y personas que pasan hambre en el pueblo, la ayudaremos en la medida de nuestras posibilidades siempre".

La labor de las hermandades en general y del Dulce Nombre en particular, de la que en concreto habla Carrasco, "debe ser ayudar a todo el que lo necesite, es el verdadero motivo de la existencia de las hermandades aparte de inculcar la religión católica, la gente cuando piensa en las hermandades piensa en costaleros, banda, Jueves Santo, que me parece muy bien y tiene que haberlo, pero tenemos que seguir luchando porque hay muchas más cosas por hacer para ayudar a los más necesitados".

Recuerden que del 20 al 23 de enero pueden acercarse a la Plaza del Ayuntamiento para colaborar con esta causa y disfrutar de un rato agradable y divertido simultáneamente en esta Verbena de San Sebastián.